Paquete Económico 2021 es otra oportunidad perdida: Minerva Hernández

  • Gobierno de Morena abandonó a los pequeños y medianos negocios en paquete económico 2021, indicó
  • El SAT pasará de tener dientes a colmillos, aseveró

La senadora por Tlaxcala, Minerva Hernández Ramos, aseguró que el paquete económico 2021 enviado por el Gobierno federal, representa otra oportunidad perdida para corregir el rumbo de la economía mexicana, toda vez que las medidas plasmadas en el documento no se traducen en mejoría para la población.

Al emitir el posicionamiento del Grupo Parlamentario del GPPAN respecto a la miscelánea fiscal para el 2021, la legisladora tlaxcalteca refirió que el paquete carece de realismo en las proyecciones económicas de la Secretaría de Hacienda, así como ausencia de apoyos o estímulos que reincentiven la actividad económica en el país, derivado de la pandemia por Covid-19.

Asimismo, la también vicecoordinadora económica del PAN se pronunció por la urgencia de discutir temas estructurales, que estén a la altura de las necesidades que enfrenta el país.

“Es urgente abordar los temas estructurales: una reforma integral al gasto público, una reforma fiscal acorde con los tiempos de pandemia y de la economía digital y una nueva convención nacional hacendaria para que los Estados y los Municipios tengan recursos suficientes para hacer frente a sus necesidades de gasto”, expresó.

En el mismo sentido, Minerva Hernández cuestionó la proyección del crecimiento de la recaudación, así como la desaparición de amortiguadores económicos en el paquete económico 2021, pues recordó que el gobierno de Morena acabó en menos de dos años con el Fondo de Estabilización creado durante décadas, por lo que también reprochó el intento de adueñarse de los 33 mil millones de pesos del fideicomiso del Fondo de Salud.

La legisladora reclamó al gobierno de Morena por la falta de apoyos para enfrentar la pandemia, al no contemplar estímulos ni beneficios fiscales para los micro y pequeños negocios, trabajadores y fuentes de empleo, lo que tiene como consecuencia el creciente número de mexicanos en pobreza, que llega ya a 11 millones de personas.

La también secretaria de la Comisión de Hacienda del Senado calificó como inaceptable la política del SAT, al poner a los contribuyentes la etiqueta de elusores o posibles evasores, para justificar las videograbaciones en los domicilios de los contribuyentes, lo que calificó como una actitud preocupante e inadmisible.

“En Acción Nacional vemos con preocupación el incremento en facultades para la autoridad fiscal, de mayores atribuciones y de “dientes” que ya comienzan a generar en la población una sensación de temor ante la autoridad fiscal en lugar de confianza mutua, de cooperación. Y eso se acentúa con las medidas que se establecen en estos dictámenes, conforme a las cuales la sociedad civil organizada está siendo puesta bajo la sospecha de realizar actividades que permitan evadir impuestos y tomar ventaja de la hacienda pública, cuando en realidad lo que están haciendo con estas disposiciones es acabar con el altruismo en México”, concluyó.

ooOoo

Ciudad de México, 28 de octubre de 2020

Comunicado de la oficina de la senadora Minerva Hernández Ramos

Intervención en tribuna de la senadora Minerva Hernández Ramos para presentar el posicionamiento del GPPAN al dictamen de las Comisiones Unidas de Hacienda y Crédito Público y de Estudios Legislativos, Segunda, el que contiene proyecto de decreto por el que se expide la Ley de Ingresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal de 2021, se reforma la Ley del Impuesto sobre la Renta, de la Ley del Impuesto al Valor Agregado y del Código Fiscal de la Federación y la Ley Federal de Derechos.

29 de octubre de 2020 

Versión de la intervención en tribuna de la senadora Minerva Hernández Ramos para presentar el posicionamiento del GPPAn al dictamen de las Comisiones Unidas de Hacienda y Crédito Público y de Estudios Legislativos, Segunda, el que contiene proyecto de decreto por el que se expide la Ley de Ingresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal de 2021, se reforma la Ley del Impuesto sobre la Renta, de la Ley del Impuesto al Valor Agregado y del Código Fiscal de la Federación y la Ley Federal de Derechos.

Senadores, el paquete económico 2021 está basado en supuestos optimistas sobre el PIB y los ingresos que se puedan obtener. Se trata, otra vez, de una oportunidad perdida, como fueron los dos anteriores paquetes económicos donde la mayoría parlamentaria respaldó e impulsó medidas económicas que no se han traducido en una mejoría para la población.

Ante la ausencia de un realismo en las proyecciones económicas de la Secretaría de Hacienda y la ausencia de apoyos y estímulos que verdaderamente reincentiven la actividad económica, muchos analistas ven probable la pérdida de grado de inversión de nuestro país, lo que sería desastroso.

Si bien hubo un repunte en la actividad económica, la imposibilidad del gobierno federal para establecer medidas coordinadas que permitan un mejor control de la pandemia, implican un freno para el desarrollo de las actividades económicas.

Lamentablemente, lo único positivo que da este gobierno son los casos por Covid de sus funcionarios y lo único que crece a diario es el número de contagiados.

Sabemos que falta un largo camino para la recuperación económica y en este paquete no hay soluciones de mediano y largo plazo, la visión de este gobierno nada más llega al 2021, a las elecciones.

Por eso es urgente abordar los temas estructurales: una reforma integral al gasto público, una reforma fiscal acorde con los tiempos de pandemia y de la economía digital y una nueva convención nacional hacendaria para que los Estados y los Municipios tengan recursos suficientes para hacer frente a sus necesidades de gasto, porque tal parece que los municipios no existen ante los ojos del presidente.

La propuesta de la Ley de Ingresos es prácticamente la misma del año pasado con cifras optimistas que no coinciden con lo que aprobamos. ¿Cómo proyectan un crecimiento en la recaudación si están esperando un cierre con menores ingresos presupuestarios en un 0.6 por ciento del PIB? Pura demagogia.

Lo decimos desde ahora: la Ley de Ingresos no prevé otro “guardadito”, pues los recursos del Fondo de Estabilización se los terminaron, se prevé la caída de los ingresos a los estados y a toda a costa quieren apropiarse de los 33 mil millones de pesos del Fideicomiso del Fondo de Salud.

No les bastó el dinero de los fideicomisos, van por más. Pareciera que estamos en “año de hidalgo”.

Para enfrentar la pandemia del COVID, el gobierno del presidente López Obrador no quiso dar ni medio punto del PIB en apoyos fiscales; es decir, ni siquiera superamos los 10 pesos per cápita por mexicano, en este paquete económico no existen los estímulos ni los beneficios fiscales para los micros y pequeños negocios.

A pesar de que ahora habrá 11 millones más de personas en pobreza extrema, se le niega a la gente un apoyo económico, un ingreso básico universal, ni siquiera se permite que quienes ganen menos de 10 mil pesos al mes no tengan que pagar impuestos, no hay un apoyo para los trabajadores ni tampoco lo hay para proteger las fuentes de empleo.

Con el aumento a los derechos del espectro radioeléctrico para los servicios de Internet y de telefonía móvil, ¿cuál es el mensaje que estamos mandando a millones de mexicanos que hoy utilizan esta herramienta fundamental para trabajar desde casa, para continuar con su educación a distancia, a quienes realizan transacciones bancarias desde sus teléfonos móviles y a quienes accedan a información veraz o simplemente a entretenimiento sin poner en riesgo su salud? ¿En qué país estamos? ¿por qué la indolencia?

Se requieren acciones reales y que pongan en marcha el funcionamiento del gran aparato burocrático a favor de los ciudadanos, acciones que francamente no vemos reflejadas en forma concreta en este paquete económico, sabemos que el porvenir como todo es incierto y el próximo año el panorama no será nada fácil.

Sabemos, senadoras, senadores, que la crisis económica asociada con el COVID no tiene comparación alguna, los expertos ya señalan que sus efectos serán mucho mayores que la gran depresión de 1919 o la crisis financiera de 2008.

Sin embargo, quedará en el registro de la historia económica mexicana que ante esta crisis causada por el coronavirus, mientras que en todos los gobiernos del mundo se establecieron paquetes económicos de apoyo a sus gobernados, a sus negocios y a su población más vulnerable, en México simplemente no huno nada.

Este gobierno será recordado por las enérgicas protestas de investigadores, académicos y científicos que hicieron respecto a la extinción de los fideicomisos. La indolencia de este gobierno es más que evidente, a pesar de que la gente de clase media se vuelve pobre y los pobres se vuelven más pobres, este paquete económico reafirma que el tren sigue, que la refinería continua y que el aeropuerto va porque va ¡me canso ganso!

Y también reafirma que para contar con más recursos hay que exprimir al ciudadano, hay que ponerles a todos los contribuyentes la etiqueta de elusores o de posibles evasores para justificar excesos en la intromisión al domicilio fiscal como las videograbaciones, hay que poner a todos bajo sospecha, por eso en Acción Nacional vemos con preocupación el incremento en facultades para la autoridad fiscal, de mayores atribuciones y de “dientes” que ya rayan en colmillos, que ya comienzan a generar en la población una sensación de temor ante la autoridad fiscal en lugar de generar confianza mutua, de cooperación.

Y eso se acentúa con las medidas que se establecen en estos dictámenes, conforme a las cuales la sociedad civil organizada está siendo puesta bajo la sospecha de realizar actividades que permitan evadir impuestos y tomar ventaja de la hacienda pública, cuando en realidad lo que están haciendo con estas disposiciones es acabar con el altruismo en México ¡esto, señoras y señores es inaceptable!

Hoy, con un endeudamiento desmesurado, que no se traducirá en un beneficio directo para la población y cuyo destino se desconoce, con un ejercicio mucho más discrecional del gasto público, es evidente que se está poniendo en riesgo la sostenibilidad fiscal del país pues analistas e indicadores señalan una inminente quiebra corporativa y el quebranto de millones de familias en su patrimonio.

Senadoras y senadores, este gobierno gusta de conducir el país a toda velocidad, en reversa y atropellando a todo cuanto puede: personas, familias, empresas, democracia, leyes, instituciones, división de poderes y la mismísima Constitución.

Reflexionemos lo que pronunciara un sabio mexicano: MORENA es una peligrosa combinación de incompetencia, arrogancia y corrupción.

Ante esto, Acción Nacional votará contundentemente en contra.

Y termino parafraseando el estribillo que repitió el presidente López Obrador en sus tres campañas presidenciales en que presumía que iba a ganar: en las elecciones de 2021 sonrían, porque ya se van.

Es cuanto.

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *