Senadora Martha Márquez Alvarado, durante la discusión de un dictamen en materia de igualdad de género

Intervención en tribuna de la senadora Martha Cecilia Márquez Alvarado para referirse a un dictamen de las Comisiones Unidas de Puntos Constitucionales; Para la Igualdad de Género; y de Estudios Legislativos, con proyecto de decreto por el que se reforman diversos artículos de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

 

14 de mayo de 2019

Versión de la intervención de la senadora Martha Cecilia Márquez Alvarado para referirse a un dictamen de las comisiones unidas de Puntos Constitucionales, Para la Igualdad de Género y de Estudios Legislativos, que reforma diversos artículos de la Constitución

Quiero agradecer a todas, a todas, a todas quienes nos han antecedido, no solo en la tribuna, sino en la vida. Sé que gracias a ustedes estoy aquí, gracias a todas y cada una de las Senadoras que hicieron posible esta iniciativa.

Felicitar a la Senadora Kenia López Rabadán, que conocí al inicio de la Legislatura, el día 6 de septiembre la presentó, era su prioridad, la conocí, me sumé y es la iniciativa que contiene el mayor articulado en esta reforma.

La mujer es una creación especial de Dios.

La mujer tiene una misión especial en la vida y es hacer todo con amor, todo con pasión, todo con lealtad y con mucho, mucho amor.

Yo quiero dedicar a estas palabras a dos, quizá más mujeres de Aguascalientes, que para mí deberían de estar uno, dos o tres niveles más arriba del puesto que hoy ocupan, ellas saben quiénes son, y no sé si no están en esos dos o tres niveles más arriba porque son mujeres, quizá no, quizá no están dos o tres niveles más arriba porque son honestas y porque hablan con la verdad. Ese es el precio que a veces nos toca pagar a las mujeres.

¿Cuántos años, cuántas generaciones, cuántos sucesos tuvieron que pasar para que pudiera ser reconocido el importante papel que tiene la mujer en el desarrollo del país y en las decisiones públicas?

Hoy reafirmamos ese rol fundamental que tiene la mujer en la vida política del país.

Hace un tiempo la reforma político-electoral se dio un paso en este aspecto, en incluir en los cargos de elección popular la paridad de género para que las mujeres pudiéramos formar parte de las decisiones de la vida de este país.

En la actualidad vemos los logros y la pluralidad de estas ideas derivadas de estas reformas, así como en esta LXIV Legislatura, la Legislatura de la paridad de género.

Yo lo aplaudo y creo que estamos haciendo lo correcto, creo que en esta Legislatura de la paridad no pudimos hacer menos y creo que podemos hacer más.

Me congratulo porque con este dictamen estamos dando un paso más allá del tema de paridad y que la podamos plasmar constitucionalmente no sólo para el Poder Legislativo, sino también para el Poder Ejecutivo, para la administración pública y los órganos autónomos, así como para el Poder Judicial.

Las mujeres retoman su verdadero rol que tienen en la sociedad y dejan de lado lo que en el imaginario colectivo se había reducido a simples labores específicas.

Ojalá que esta gran reforma sirva para que los gobiernos tengan una visión de largo plazo.

Ojalá que esta gran reforma sirva para que las obras y acciones de los gobiernos en donde participemos estén planeados, no improvisados, para que haya menos corrupción, para que los niños en espera de padres adoptivos puedan tener más pronto a sus papás.

Ojalá que esta reforma sirva para que ningún medio de comunicación se vuelva en contra de una mujer, que ningún medio de comunicación vuelva a atacar a una mujer que participa en política, minimizando su capacidad y su trayectoria.

Ojalá que esta reforma sirva para que tengamos una sociedad con menos violencia, para que se haga una realidad el enfoque en los gobiernos de apoyo a la primera infancia.

Ojalá que esta reforma para que las Secretarías de Desarrollo Social o de bienestar dejen de ser clientelares y se preocupen realmente por combatir la pobreza, que esta reforma sirva para que ayudemos realmente a las mujeres que menos tienen, que haya en toda comunidad y en toda colonia grupos de apoyo para la mujer.

Ojalá que esta reforma sirva para que se proteja a la maternidad, que ninguna mujer se sienta sola o vulnerable en el embarazo, para que la justicia sea una realidad en nuestro país.

Ojalá que esta reforma sirva para que con nuestros ojos, con nuestras manos, con nuestro amor de mujeres logremos transformar personas, transformar instituciones, transformar nuestro país.

Ojalá que esta gran reforma sirva para que logremos que el acceso a la salud sea más palpable para la familia y en especial para quienes menos tienen.

Ojalá que esta reforma sirva para que el deporte y la cultura estén cerca de nuestros hijos y que cerca sea un parque en su colonia, en su comunidad.

Ojalá que esta reforma sirva para que nuestra mentalidad nunca sea superior, sino de liderazgo y de humildad para trabajar en equipo con nuestros compañeros los hombres y juntos logremos transformar al país.

Ojalá que esta reforma sirva para que en las entidades y dependencias que encabecemos las personas sean tratadas con dignidad y que logremos transmitir a todos los servidores públicos lo que son realmente, servidores públicos de los que dependen nuestra gente, nuestros problemas y nuestras soluciones.

Ojalá esta gran reforma sirva para que en la impartición de justicia se mire a la gente, se mire a las familias, se mire a la mujer y se mire al hombre, se mire a los niños y no sólo a los números o a los expedientes.

Mi voto es a favor de esta reforma porque creo en la capacidad de las mujeres, porque creo en lo que hemos hecho las mujeres, porque creo en la experiencia, en la capacidad, en la calidad de las mujeres mexicanas.

Gracias.

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *