Proponen senadoras y senadores del PAN que varones accedan a guarderías para sus hijas e hijos en mismas condiciones que mujeres

  • El marco legal actual viola el derecho a la igualdad entre mujeres y hombres, la seguridad social, así como el principio de interés superior de la niñez

Las senadoras y los senadores del Partido Acción Nacional, en voz Nadia Navarro Acevedo, presentaron una iniciativa de reformas a la Ley del Seguro Social, con el propósito de que los varones asegurados accedan al servicio de guarderías para sus hijas e hijos en las mismas condiciones que ya lo hacen las trabajadoras y, con ello, garantizar el interés superior de la niñez y la equidad de género.

La senadora Navarro Acevedo explicó que actualmente los artículos 201 y 205 de dicha ley transgreden los principios de igualdad, no discriminación, seguridad social y el interés superior de la niña y el niño, derechos fundamentales protegidos por la Constitución, ya que establecen que para acceder al servicio de guarderías el varón debe acreditar que es viudo, divorciado o que por resolución judicial ejerce la custodia o la patria potestad de sus menores hijos.

Afirmó que las y los trabajadores asegurados (madre, padre o custodia de las hijas e hijos) deben de gozar de los mismos derechos que les brinda la seguridad social, entre ellos, el servicio de guardería, por lo que, desde una perspectiva de género, no existe justificación objetiva para un trato diferenciado entre ambos sexos, ni tampoco, la justificación normativa que aliente la discriminación motivada por razón de género a la mujer trabajadora, al naturalizar la división sexual del trabajo, que perpetúan las desigualdades entre mujeres y hombres, y contribuyen a que los hombres no se integren a las tareas de cuidado de niñas y niños y labores del hogar.

La senadora por el estado de Puebla expuso que si el hombre laboralmente activo solo obtiene dicho beneficio para sus hijas e hijos en casos excepcionales, significa que la ley presupone que en el hogar de quienes trabajan la madre tiene en exclusiva la obligación de dedicarse a su cuidado.

Dicha práctica, aseveró, “no favorece la corresponsabilidad de los padres en la atención a sus descendientes, ni fomenta la posibilidad de que la mujer comparta su tiempo con otras actividades productivas y mucho menos atiende a las necesidades de los menores a un sano desarrollo”.

Navarro Acevedo destacó que la guardería inicia en el niño el aprendizaje para atender sus necesidades básicas como higiene personal, alimentación equilibrada, vestido, control de esfínteres, entre otros. En otras palabras, lo prepara para ser independiente en la vida escolar posterior.

Asimismo, la guardería se concibe como un espacio educativo destinado a favorecer el sano desarrollo de la niñez a través de sus interacciones con los adultos, con otras niñas y niños, y el entorno social; para que se fortalezcan y adquieran habilidades y destrezas con perspectiva de género a través del juego y experiencias educativas que lo enriquezcan física, emocional, social e intelectualmente, sostuvo.

Subrayó que, de acuerdo con la ley, la prestación del servicio de guarderías “cubre el riesgo de no poder proporcionar cuidados durante la jornada de trabajo a sus hijos en la primera infancia, de la mujer trabajadora, del trabajador viudo o divorciado o de aquél al que judicialmente se le hubiera confiado la custodia de sus hijos”.

Por ello, insistió, mantener esas limitaciones previstas en la Ley del Seguro Social, sin la modificación conforme a lo previsto en los artículos 1°, último párrafo; 4°, primer párrafo, octavo párrafo y 123, apartado A, fracción XXIX de la Constitución, significa violentar el marco constitucional y convencional de los Derechos Humanos, tales como la igualdad entre mujeres y hombres, el derecho a la seguridad social, así como el principio de interés superior de la niñez.

Como órgano legislativo, tenemos la obligación de velar por el cumplimiento del interés superior de la niñez, garantizar la igualdad entre mujeres y hombres, y contribuir a que los hombres se integren a las tareas de cuidado de niñas y niños y labores del hogar, finalizó.

 

ooOoo

Boletín 039

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *