Senadora Minerva Hernández Ramos, para formular preguntas al titular de la SHCP, Dr. Rogelio Ramírez De la O

Intervención en tribuna de la senadora Minerva Hernández Ramos, para formular preguntas al Dr. Rogelio Ramírez De la O, titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

 

 

13 de septiembre de 2021

Versión de la intervención en tribuna de la senadora Minerva Hernández Ramos, para formular preguntas al Dr. Rogelio Ramírez De la O, titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público

Con su venia, Senadora presidenta.

Secretario, bienvenido a este recinto parlamentario.

Los Senadores de Acción Nacional hacemos un respetuoso exhorto para que usted sí quiera y sí pueda hacer frente a los planteamientos de quienes integramos este órgano legislativo como hoy, en persona y en comparecencias, sin escudarse detrás de un escritorio o del papel, confío que existirá mayor apertura y disposición.

En mi grupo parlamentario hacemos votos porque su estancia en la Secretaría sea mayor que la de sus antecesores.

Esta dependencia no puede ser trampolín político, ni simuladora de experiencia financiera. La autonomía de las instituciones no puede ser rehén político, ni moneda de cambio, ni tampoco nido de águilas caídas.

2020 fue un año atípico, cualquier comparación económica será desproporcionada y poco confiable.

Presentar el panorama de la recuperación económica no puede hacerse ni con datos de 2019 porque la economía ya se veía inestable por las cuestionadas decisiones del inicio de este gobierno, tales como la cancelación del nuevo aeropuerto.

Hay que ir más atrás para una comparación que muestre objetivamente el estatus de la economía mexicana, porque el discurso triunfalista de crecimiento económico se basa en perspectivas tan optimistas que rayan en la ingenuidad.

Aún con su pronóstico de crecimiento seguimos bajo el agua, menos profundo, sí, pero aún no salimos a flote amén de la enorme pobreza que crece irremediablemente sin políticas que la amortigüen y de la caída libre en que se encuentra el empleo por falta de incentivos y presupuestos para la inversión que en este gobierno tiene sus niveles históricos más bajos.

Durante la actual administración, la situación de la primera infancia se ha agravado debido a la desaparición de programas sociales que servían para contener el crecimiento de la pobreza infantil.

En estos tres años, los programas sociales para menores de 17 años se han reducido en más de seis mil millones de pesos.

La cifra récord sobre ingresos que presume el presidente, ni son producto del desarrollo normal del ciclo económico, ni son ingresos recurrentes, se derivan de la recaudación a costa de la constante amenaza de cárcel a los contribuyentes, de la extinción de los fideicomisos públicos sin análisis previo, del dispendio de recursos ahorrados por gobiernos pasados en los fondos de estabilización y de un incremento ya notable en la deuda pública, aunque el presidente diga la contrario.

Ahora nos presentan un nuevo régimen de confianza esperanzador que beneficiará a las personas y a la micro y pequeña empresa.

Ya desde abril de 2020, los Senadores del PAN reiteradamente pedimos a este indolente gobierno apoyar a los contribuyentes y a la planta productiva de México para enfrentar la pandemia mediante incentivos de la inversión, devoluciones oportunas, reducciones de impuestos, postergaciones en su pago y tributación sobre flujo de efectivo, pero nada de ello ha sido atendido.

Y de los asalariados mejor ni hablar porque el incremento del salario acorde la inflación solamente significó mayor pago de impuestos.

Los apoyos para los contribuyentes llegan tardísimo, cuando muchos negocios han cerrado la cortina. Siendo injusto que durante la pandemia únicamente Pemex, la empresa productiva, más improductiva de México recibiera beneficios e incentivos fiscales.

Prometieron combatir el despilfarro de recursos y los moches a cambio de eficiencia en la administración del gasto y de austeridad republicana que sólo se ha traducido en austericidio institucional.

Es inexplicable que en plena pandemia inyectaran recursos a asociaciones como la de porristas y animación, la escritora favorita del gobierno, la señora Poniatowska, y a la Secretaría de Cultura para festivales que, por cierto, se encuentran observados por la Auditoría Superior por falta de transparencia, cuando los hospitales carecen de insumos elementales para nuestros héroes médicos y trabajadores de la salud con un costo de pérdida de vidas incalculable.

¿Llama usted eficiencia en el gasto al recorte en programas, como el Nacional de Vacunación o los recursos destinados a la primera infancia para hacer clientela electoral y fondear las pensiones para adultos mayores o el Programa de Fertilizantes? secretario

Se han negado a abordar con responsabilidad la bomba de tiempo que representa para el Presupuesto Público las pensiones contributivas.

¿Podemos esperar que esto ocurra en su gestión, secretario, o vamos a esperar a su sucesora?

Celebro la disposición del gobierno por dar algo de oxígeno a las entidades federativas, y en el ánimo de esta voluntad política exhorto al grupo mayoritario del Senado y a usted para que articulemos el andamiaje de la Convención Nacional Hacendaria que ya es impostergable, para que los estados y municipios de México y de Tlaxcala cuenten con recursos y con una planeación que realmente, auténticamente incida en su desarrollo.

Como también es impostergable una reforma hacendaria, no sólo la fiscal, que mejore la regulación del ingreso, del gasto, el flujo de la deuda y el patrimonio público.

Si estas reformas impostergables y de fondo ¿cómo pueden decir que buscan transformar al país, señor secretario?

Usted llega cuando muchas decisiones ya fueron tomadas, resultando en los aciertos que esperamos de un gobierno y en los yerros que requerimos evidenciar para corregirla la ruta y reencauzar la vida democrática de México.

Le corresponde a usted hacer frente a esas decisiones pasadas que, si bien no fueron su culpa, ahora son su plena responsabilidad.

Secretario, le exigimos rendición de cuentas conforme a las leyes, fortalecer los mecanismos de participación ciudadana y un diálogo permanente con el Poder Legislativo porque la conducción responsable de las finanzas públicas de México no excluye su democratización.

Es cuanto, secretario.

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *