Senadora Gloria Elizabeth Núñez Sánchez, para formular preguntas al Javier May Rodríguez, titular de la Secretaría de Bienestar

Intervención en tribuna de la senadora Gloria Elizabeth Núñez Sánchez, para formular preguntas al Javier May Rodríguez, titular de la Secretaría de Bienestar.

 

 

 

14 de septiembre de 2021

Versión de la intervención de la senadora Gloria Elizabeth Núñez Sánchez, para formular preguntas a Javier May Rodríguez, titular de la Secretaría de Bienestar

Con su venia, señora presidenta.

Bienvenido, señor secretario a este recinto parlamentario.

De acuerdo a la auditoría practicada por la Auditoria Superior de la Federación al Censo del Bienestar de la Secretaría de Bienestar, se reportó lo siguiente.

En términos de su metodología e implementación la estrategia Censo del Bienestar no puede considerarse como un censo debido a que no se levantó información del total de las viviendas en ninguno de los 2 mil 457 municipios para los 119.5 millones de habitantes como se previó.

Además, la Secretaría no acreditó información para identificar a los municipios por estrato para lograr la plena verificación con una cobertura total de la identidad de todos los beneficiarios y sus necesidades sociales.

Asimismo, la Auditoria señaló que a 18 años de que la Secretaría de Bienestar, antes Secretaría de Desarrollo Social, se le asignó a la atribución de integrar el Padrón Único de Beneficiarios de los programas sociales, no se ha logrado verificar la información de beneficiarios que deberían recibir apoyos gubernamentales.

No se ha acreditado que no existan posibles duplicidades de beneficiarios de los programas sociales ni qué porcentaje de la población sea omitido, mantenido o incorporado al desarrollo social del país.

Señor secretario:

¿Hasta cuándo contará México con un padrón de beneficiarios de programas sociales serios, confiables, imparciales y alejado de los intereses partidistas que es lo que hasta el día de hoy representa el Censo de Bienestar?

Hablando de programas, Sembrando Vida, por ejemplo, en la revisión de la Cuenta Pública al 2019, la Auditoria Superior de la Federación determinó que este programa presentó deficiencias en su diseño e implementación que implicaron el riesgo de que no se logre lo que se deseaba cumplir en aquel entonces, no se lograba ni siquiera el compromiso a mediano plazo.

El objetivo de lograr que los sujetos agrarios en las localidades rurales, con ingresos inferiores a la línea de bienestar rural, cuenten con ingresos suficientes para hacer productiva la tierra.

La Auditoria Superior de la Federación, dice: “en cuanto al diseño no se identificó con precisión a la población objetiva, no se establecieron los mecanismos para asegurar que en la entrega de los apoyos se priorizara a los sujetos agrarios jóvenes en edad productiva, a las mujeres que tanto usted ha mencionado e, incluso, a los indígenas, ni para realizar el seguimiento de la operación de los programas y tampoco los mecanismos de coordinación con otras dependencias y entidades para evitar la duplicidad de otros programas similares.

En cuanto a su implementación, el órgano fiscalizador determinó que no hubo coordinación con otras dependencias ni entidades para evitar, lo reitero, la duplicidad en la entrega de subsidios del programa con otros programas similares.

Pero también no se elaboró un programa para convocar a las personas para dar a conocer dicho programa ni se acreditó que la convocatoria se llevara a cabo.

Incluso el padrón de beneficiarios, que se presentó, presentaba deficiencias en su integración y actualización.

La entrega de los apoyos económicos no se realizó de forma oportuna y no en todos los casos se presentaron los montos precisos de lo que se estaba apoyando.

No se comprobó el acompañamiento técnico otorgado para mejorar los conocimientos y habilidades de quienes tenían estos programas.

Señor secretario:

¿Cómo es posible que el gobierno presuma e incluso intente vender a este programa más allá de sus fronteras, cuando a todas luces presenta serias y graves deficiencias con vicios que apuntan a posibles actos de corrupción?

Si hablamos de los servidores de la nación, ya aquí lo escuché, el Programa de Servidores de la Nación tiene observaciones de la Auditoría Superior de la Federación por un monto de 561 millones de pesos por presuntos desvíos a otros programas, pagos dobles y falta de comprobantes que demuestren que se pagó exactamente a cada uno de los trabajadores.

En Acción Nacional desde un principio hemos denunciado que los servidores de la nación son el ejército electoral de la cuarta transformación, totalmente alejados de la imparcialidad y de la transparencia.

Señor secretario, ¿a cuántos servidores públicos se ha sancionado y qué tipo de sanciones se les han impuesto por estas graves irregularidades?

Del Programa para el Bienestar de las Niñas, Niños, Hijos de Madres Trabajadoras, debo comentar que, siguiendo con la auditoría practicada por la Auditoría Superior de la Federación a la Cuenta Pública del 2019, queremos llamar la atención sobre el Programa de Apoyos para el Bienestar de las Niñas, Niños, Hijos de Madres Trabajadoras, a cargo de la Secretaría de Bienestar. Este fue el programa que sustituyó, habremos de recordar aquí esa discusión, el apoyo a las estancias infantiles, el cual fue cancelado por este gobierno por supuestos actos de corrupción, los cuales, por cierto, nunca fueron acreditados.

Contrario a lo que presumen, apenas en su primer año de operación este nuevo programa está plagado de irregularidades.

La Auditoría Superior de la Federación dice que la dependencia no acreditó que los beneficiarios fueran los que cumplieran los criterios y requisitos de incorporación al programa; que no se atendió de manera prioritaria a quienes habitaban en los municipios de alto rezago social, de pobreza extrema, en las zonas con alto grado de marginación y altos índices de violencia, así como las zonas turísticas y en aquellas que generaban una estrategia integral de desarrollo; ni el efecto que tuvo este programa en aquellas madres, padres solos y tutores que se encontraban trabajando y ellos pudiesen permanecer en su empleo.

La Presidenta Senadora Olga María del Carmen Sánchez Cordero Dávila: Senadora, si puede concluir, por favor.

La Senadora Gloria Elizabeth Núñez Sánchez: Concluyo, presidenta.

En el diseño no se actualizaron procedimientos para definir la operación del programa, reiteradamente se ha escuchado en este recinto, no existían reglas de operación.

En la implementación del programa no se acreditó su promoción, no se sustentó que en todos los casos los beneficiarios cumplieran con los criterios y requisitos para incorporarlos a este programa.

El padrón de beneficiarios no se integró en la totalidad con la formación requerida en la normativa y no se acreditó la actualización permanente.

No se sustentó que en todos los casos se entregaron los apoyos de manera directa y conforme a los montos previstos, y no se supervisó el programa antes mencionado.

Mi última pregunta, secretario: ¿Con qué autoridad vienen a decirnos y a hablarnos de corrupción de los gobiernos anteriores cuando es notorio que en este gobierno se ha fallado en la transparencia, en la imparcialidad y en la honestidad de aplicar los recursos del programa?

Es cuanto.

Gracias, presidenta.

ooOoo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *