Senadora Gina Andrea Cruz Blackledge presenta reserva a reforma a la Ley de Hidrocarburos

Intervención en tribuna de la senadora Gina Andrea Cruz Blackledge, para presentar reserva al artículo Décimo Tercero Transitorio, del proyecto de decreto por el que se reforma el Artículo Décimo Tercero Transitorio de la Ley de Hidrocarburos Publicada en el Diario Oficial de la Federación el 11 de agosto de 2014.

 

 

 

29 de abril de 2021 

 

Versión de la intervención en tribuna de la senadora Gina Andrea Cruz Blackledge, para presentar reserva al artículo Décimo Tercero Transitorio, del proyecto de decreto por el que se reforma el Artículo Décimo Tercero Transitorio de la Ley de Hidrocarburos Publicada en el Diario Oficial de la Federación el 11 de agosto de 2014

 

Con la venia de la Presidencia.

 

Honorable Asamblea:

 

La reforma que hoy discutimos es un error más de este gobierno, la idea de convertir, a Petróleos Mexicanos en un monopolio que concentre absolutamente todas las inversiones y recursos para la exploración y explotación de los bienes petrolíferos, es contrario a los principios constitucionales de competitividad y a la libertad económica.

 

La visión estatista de este gobierno está restando dinámica a la economía en su conjunto, desde el inicio de esta administración se ha debilitado, de forma sistemática y lamentable, a la Administración Pública por medio de lo que está aprobado el Poder Legislativo.

 

Las falsas ideas sobre la austeridad, amparadas en la supuesta y falsa lucha contra la corrupción, están destruyendo las instituciones y concentrando todo el poder en una sola persona, que, en lugar de basar su gobierno en capacidades técnicas, se rodea de leales, de incondicionales cuya competencia y solvencia morales son cuestionables.

 

Tenemos hoy un gobierno de leales en el que prevalece una sola voz que todos los días divide y confronta desde Palacio Nacional, en lugar de la riqueza de opiniones que caracterizaba a nuestra democracia, en lugar de la rica sinfonía que conformaba este mosaico plural que es México, tenemos todos los días la monotonía de una sola voz que dirige perversamente los destinos de este país hacia un abismo de incompetencia y corrupción.

 

Sobre las ruinas que hoy están dejando habrá de llegar algún día un gobierno con auténtica vocación democrática y que sí persiga a quienes incurran en actos de corrupción.

 

Nuestro gobierno se caracteriza por el uso faccioso de la justicia, condenando de forma anticipada a servidores públicos que le son incómodos y beneficiando a personajes cuya vida y trayectoria está marcada por la corrupción.

 

Hoy la impunidad y el dispendio de recursos públicos son escandalosos, las compras gubernamentales son totalmente discrecionales y además de nutrir amplias redes de corrupción, han generado desabasto y descontento en la ciudadanía.

 

Al día de hoy, la deuda de Pemex, según la calificadora Moody´s, está catalogada como Ba2 con perspectiva negativa, dicha calificación significa “bono basura” y que la calidad del crédito es cuestionable, y notas similares coexisten sobre las demás calificadoras.

 

Hoy Pemex es un enorme saco roto en el que se van los recursos de nuestros impuestos. Las y los mexicanos estamos financiando una empresa en quiebra, sin capacidad técnica y mermada por la austeridad.

 

Es irónico que una de nuestras dos empresas productivas se hoy improductiva, que solo consume recursos, pero que ya no puede producir riqueza.

 

La romántica idea de regresar a los tiempos del auge petrolero es un grave delirio presidencial, un desatino y un despropósito; muy atrás quedaron aquellos tiempos donde México tenía el que en su tiempo fue el segundo campo petrolero más grande del mundo: Cantarell. Hoy, prácticamente se ha secado y no se han desarrollado campos sustitutos suficientes.

 

Por ello presento esta reserva al artículo décimo tercero transitorio de la Ley de Hidrocarburos para impedir que esta mayoría ciega y sorda, que solo obedece a una voz, cometa un nuevo error que es ya parte de una larga cadena de reformas abiertamente inconstitucionales e ilegales.

 

Es lamentable que los jueces, magistrados y ministros nos tengan que venir a enmendar la plaza por aprobar auténticos adefesios legislativos, como el que hoy discutimos.

 

Las violaciones al procedimiento y el atropello a las minorías parlamentarias, ha degradado al Senado a niveles que no habíamos visto desde los tiempos de don Belisario Domínguez.

 

Senadoras y Senadores, hoy más que nunca debemos cuidar y fortalecer nuestra economía, la presente crisis ha asumido a millones de mexicanos en la pobreza. Con la reforma que hoy se propone se pondrá en riesgo la percepción de nuevas inversiones, se dañará la confianza de los grandes capitales que son tan necesarios para la generación de empleos.

 

La reforma es anticonstitucional, porque atenta contra los derechos de propiedad, el cuidado del medio ambiente y la salud refuerza el retroceso en materia de transición energética y parte de la idea de una economía a base de energía fósil.

 

Veamos hacia el futuro, dejemos de soñar con ideas añejas que ya no encajan en una visión moderna que pueda dar solución a los grandes problemas del siglo XXI en nuestro país.

 

Es cuanto, presidente.

 

 

 

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *