Reforma legal sobre tamiz neonatal cardiaco salvará muchas vidas en México: Audelia Villarreal

Con la reforma al artículo 61 de la Ley General de Salud aprobada ayer en la Cámara de Diputados, que establece la obligatoriedad del tamiz neonatal cardiaco, se beneficiará a la población mexicana desde su nacimiento, ya que se podrán detectar afecciones del corazón desde recién nacido, las cuales ponen en riesgo su vida cuando no se advierten en una etapa temprana, declaró la senadora Audelia Villarreal Zavala.

En 2019 la Cámara de Senadores aprobó por unanimidad dicha reforma y ayer la Cámara de Diputados lo votó también a favor de manera unánime, con lo cual se demuestra la importancia de esta modificación legal, resaltó la senadora por Baja California Sur.

El tamiz cardiológico neonatal consiste en un estudio que se debe realizar entre las primeras 24 y 72 horas de vida del recién nacido, mediante una sencilla prueba para detectar la disminución o diferencias en la saturación de oxígeno, informó.

La fracción II Bis al artículo 61 garantizará la obligatoriedad de la aplicación del tamiz neonatal en todas las instancias de salud pública y privada, agregó la legisladora panista.

Audelia Villarreal Zavala describió “como una emoción enorme” el logro alcanzado y compartió la cronología que ha vivido esta trascendental modificación a la ley.

Hace 20 años inició como madre de familia la búsqueda de soluciones para salvar la vida de su hijo Diego; conformó una asociación civil para tal fin, llamada “Corazón de Niño” en su estado natal Baja California Sur, entidad donde en 2015 se logró una modificación en el Congreso estatal.

“Al iniciar la actual legislatura federal fue la entonces senadora Lupita Saldaña quien inició y logró con votación unánime la aprobación en el Senado. Hoy sólo resta su publicación en el Diario Oficial de la Federación”, comentó.

En México, dijo, la mayor parte de los recién nacidos dejan los cuneros en aparente buen estado de salud y sin un diagnóstico preciso, por eso la falta de detección oportuna de una cardiopatía o malformación cardíaca puede ser la diferencia entre la vida y la muerte de un recién nacido.

Cifras oficiales estiman que cada año nacen 20 mil bebés con alguna cardiopatía o malformación cardiaca, más del 50 por ciento necesitarán alguna intervención o cirugía, y al no ser atendidos a tiempo serán susceptibles de padecer complicaciones en el cuadro clínico, morir o sufrir de alguna discapacidad permanente, señaló la integrante del Grupo Parlamentario del PAN.

“Detectar oportunamente las cardiopatías congénitas hará posible tratarlas de inmediato, con lo que se contribuirá a reducir la mortalidad infantil y evitar al Estado mexicano el impacto económico que significa atender a quienes sufren los problemas derivados por la falta de detección”, expresó la senadora Audelia Villarreal.

ooOoo

Ciudad de México, 29 de abril del 2021

Comunicado de la oficina de la senadora Audelia Villarreal Zavala

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *