Senadora Xóchitl Gálvez Ruiz, dictamen sobre la Ley General de Derechos Lingüísticos de los Pueblos Indígenas

Intervención de la senadora Xóchitl Gálvez Ruiz, al participar en la discusión de un dictamen de las comisiones unidas de Asuntos Indígenas y de Estudios Legislativos, por el que se reforma el inciso 6 del artículo 16 de la Ley General de Derechos Lingüísticos de los Pueblos Indígenas.

 

 

16 de febrero de 2021

Versión de la intervención de la senadora Xóchitl Gálvez Ruiz, al participar en la discusión de un dictamen de las comisiones unidas de Asuntos Indígenas y de Estudios Legislativos, por el que se reforma el inciso 6 del artículo 16 de la Ley General de Derechos Lingüísticos de los Pueblos Indígenas

Muchas gracias, presidenta.

Anticipo que mi grupo parlamentario del PAN votará a favor esta reforma que en sentido estricto no era necesaria, ya que el artículo noveno transitorio de la ley que crea el Instituto Nacional de Pueblos Indígenas establece claramente que cualquier referencia que en otras disposiciones jurídicas y administrativas, como es el caso del Consejo del Inali, que se haga referencia a la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, se entenderá que está hecha al Instituto Nacional de Pueblos Indígenas; o sea, este tema quedó perfectamente resuelto en la propia ley.

Pero, bueno, aprovecho para hacer una reflexión de lo que está pasando con las lenguas indígenas en esta materia.

En el año de 1990, el 8 % de los habitantes de México hablaban una lengua indígena. En el año 2000 esto se redujo al 7.1 %; en el año 2010 al 6.6 % de la población.

Y en el reciente censo que nos acaba de dar el Inegi, los resultados, hoy representan el 6.1 % los hablantes de lengua indígena del total del país.

Esto parecería grave y delicado, aunque es esperanzador que hubo un incremento de hablantes en números absolutos. Hoy hay 7 millones 364 mil personas que hablan una lengua indígena, que son más o menos 400 mil personas más que en el año 2010.

Hay 31 lenguas que se encuentran en alto riesgo y 37 lenguas que se encuentran amenazadas. Esto nos lleva a pensar qué se está haciendo en esta materia en el actual gobierno, y desafortunadamente los resultados no son nada alentadores.

El primer presupuesto que tuvo el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas en el 2005 fue de 82 millones de pesos. El presupuesto actual es de 68 millones de pesos.

Si vemos la inflación hoy este presupuesto representa sólo el 45 % del que se tuvo en 2005.

Yo haría un llamado a que pasemos del dicho al hecho porque suena bien preocuparse por los temas indígenas, pero no suena bien no darle el presupuesto suficiente para que la titular, el titular de esta institución pueda llevar a cabo políticas públicas que realmente fortalezcan el uso de las lenguas.

También aprovecho para hablar de una sentencia de la Segunda Sala de la Corte que le hizo al Legislativo sobre el derecho de la consulta.

La sentencia es muy clara, se tiene que legislar en el período vigente, que era el pasado, o en el siguiente que termina en abril.

Su servidora ha insistido en que es importante, o que se reforme la Constitución para que se ponga claramente el derecho de la consulta de los pueblos indígenas dado que hoy ese derecho no está en la Constitución, y para ello, y he presentado una iniciativa, o que se haga una ley general, una ley federal, perdón, porque no hay posibilidades de general, de consulta.

Es un mandato que le ha hecho la Corte a este Senado de la República y a la Cámara de Diputados. Creo que realmente eso marcaría un antes y después de este gobierno, es una deuda pendiente de todos los gobiernos, incluido el del PAN.

A mí me tocó cabildear la reforma en el 2001, constitucional, y simple y sencillamente se negó el derecho a una consulta plena a los pueblos indígenas.

Han pasado 20 años desde aquella reforma, se van a cumplir ahora en marzo los 20 años. Ha sido una promesa del actual presidente de la República reconocer los derechos de los pueblos indígenas y esto no ha sido llevado a la Constitución.

Por eso yo hago un llamado a este Senado de la República para que se cumpla con la sentencia de la Corte y de una vez por todas, si bien es cierto no quieren abordar temas como sujetos de derecho, como tierras y territorio y otros temas que están pendientes en la Constitución, al menos abordemos el tema del derecho a la consulta, que es un reclamo histórico de los pueblos y comunidades indígenas.

Y me parece que este gobierno ha hecho suya esta causa y deberíamos de dar para adelante.

Muchas gracias, presidenta.

–ooOoo–

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *