Senadora Kenia López Rabadán presenta posicionamiento del GPPAN para la terna de aspirantes a dirigir el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral

Intervención de la senadora Kenia López Rabadán, al presentar el posicionamiento del GPPAN en relación con un dictamen de las comisiones unidas de Puntos Constitucionales y de Trabajo y Previsión Social, que contiene punto de acuerdo que determina que los aspirantes de la terna propuesta por el titular del Ejecutivo federal reúnen los requisitos constitucionales y legales para ocupar el cargo de directora o director general del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral.

 

 

 

Muchas gracias, Presidenta.

Quiero iniciar esta intervención, diciendo que hay que reconocer cuando una terna es técnica. Hay que reconocer cuando una técnica, cuando una terna está basada en buenos perfiles, en perfiles que han demostrado su trabajo, su conocimiento de la materia y, por supuesto, su expertise a favor de este centro, en caso de quedar.

Y lo digo porque aquí hemos vivido, digamos, en muchas ocasiones, hemos vivido ternas muy complejas en las que el PAN ha reclamado y ha acusado de falta de perfiles, pero es necesario decir cuando las cosas están bien, y me parece que este dictamen, compañeras y compañeros, demuestra la idoneidad de esta terna, porque justamente es una terna técnica, inteligente y capaz, vale mucho la pena reconocerlo.

Nos reunimos a poco más de un año de haberse promulgado la reforma laboral en materia de justicia laboral, libertad sindical y negociación colectiva para dar cumplimiento así a lo establecido en la ley respecto al nombramiento de la directora o director del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral.

Nos encontramos bajo circunstancias muy especiales para nuestro país y el mundo entero, en medio de un contexto muy complicado debido a una pandemia, que, según datos oficiales, en México ya hay más de 408 mil personas contagiadas de Covid y más de 45 mil defunciones, aunque es seguro que dichas cifras, lamentablemente, son mayores.

El último reporte de empleo del IMSS indica que de enero a julio de 2020 se han perdido más de 921 mil puestos de trabajo como consecuencia de la pandemia, esto solo en el sector formal.

Por su parte, la encuesta telefónica sobre Covid-19 y mercado laboral elaborada por el Inegi, señala que 15.6 millones de personas no cuentan con un empleo y la mayor afectación, por cierto, la llevan las mujeres.

Por si fuera poco, a principios de julio, la Cepal anunció que en México hay alrededor de 500 mil empresas en riesgo de cerrar como consecuencia de la pandemia y que la economía podría caer hasta en 9 % del PIB en este año.

En estos momentos donde la situación de miles de trabajadores es incierta, se necesita de un organismo que no cargue con los vicios del antiguo sistema de conciliación, que poco velaba por los derechos laborales de los mexicanos.

Uno de los retos con los que cuenta el nuevo organismo descentralizado, es que no debe mostrar un ápice de subordinación a las presiones que seguramente recibirá de otros entes públicos. Lo anterior, ya que por disposición constitucional el Centro es un organismo descentralizado con plena autonomía técnica, operativa, de decisión y de gestión.

Sin duda, el éxito de la reforma laboral depende, compañeras y compañeros, de este Centro y todos debemos estar muy atentos en cómo va operando, desde su nacimiento y en lo sucesivo, para que no se repita la historia en la que desde sindicatos corporativos o desde el gobierno se tomaban decisiones verticalmente que afectaban a millones de trabajadores.

La labora a la que se enfrenta el Centro no es menor, deberá llevar el registro de los contratos colectivos de trabajo, de los reglamentos interiores de los sindicatos, así como el registro de todos los actos laborales, tanto de las empresas, como de las agrupaciones sindicales.

Además, servirá de auxiliar en los procedimientos de elección de las dirigencias gremiales y observará que se cumple con los principios democráticos en las representaciones sindicales, entre ellos, efectivamente la proporcionalidad de género.

La modernización en los procesos de conciliación que implemente el Centro será clave para la justicia laboral y en el Partido Acción Nacional hacemos votos para que quien dirija al Centro tenga altura de miras para cumplir con sus responsabilidades, pero, sobre todo, para velar por los derechos de los trabajadores y los empleadores.

Las personas que incluye la terna que se pone a consideración del Pleno, conformada por Alfredo Domínguez Marrufo, María Estela Ríos González y Rafael Chong Flores cumplen, desde la perspectiva de Acción Nacional, con los requisitos de elegibilidad señalados en el artículo 123 de la de la Constitución Política y, 21 de la Ley Orgánica del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, por lo que existen condiciones para elegir, de entre ellos, a la persona que llevará el rumbo de dicho Centro en los próximos seis años.

Muchas felicidades a los tres, muchas gracias por poner, por establecer en esta discusión del Senado de la República, a personas con calidad y experiencia y, ojalá en lo posible logremos el consenso esta tarde.

Muchísimas gracias, Presidenta.

ooOoo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *