Senador Erandi Bermúdez Méndez: reforma al artículo 157 Bis 9 de la Ley General de Salud

Intervención del senador Erandi Bermúdez Méndez, al participar en la discusión de un dictamen de las comisiones unidas de Salud y de Estudios Legislativos Segunda, por el que se reforma el artículo 157 Bis 9 de la Ley General de Salud.

 

 

19 de octubre de 2021 

Versión de la intervención del senador Erandi Bermúdez Méndez, al participar en la discusión de un dictamen de las comisiones unidas de Salud y de Estudios Legislativos Segunda, por el que se reforma el artículo 157 Bis 9 de la Ley General de Salud 

 

Muchas gracias, senadora presidenta.

Compañeras y compañeros senadores, buenas tardes.

El presente dictamen es una muestra del compromiso de los legisladores y las legisladoras mexicanas por priorizar y garantizar la salud, que es un deber del Estado, a quien a su vez tiene la obligación de otorgar servicios de salud a través de la Federación, estados y municipios, de acuerdo a lo establecido en la ley.

De este modo, si algún mexicano hace uso de los servicios de salud, tiene el derecho pleno de obtener prestaciones oportunas, profesionales, idóneas y responsables.

Es así como uno de los primeros acercamientos al sector salud y a la detección temprana de determinados padecimientos es la prueba de tamiz, la cual tiene por objetivo detectar oportunamente alguna enfermedad o deficiencia metabólica antes de que se manifieste, para proporcionar tratamiento adecuado, limitando el daño y sus consecuencias, tales como discapacidad intelectual, retraso en el crecimiento y desarrollo, así como el fallecimiento.

Dicha prueba encuadra perfectamente en las características de los intereses que protege al Estado, previniendo así la presencia notoria o latente en los ciudadanos de condiciones que pueden interferir en la adaptación biológica, psicológica y social del individuo, causando desgraciadamente la muerte o discapacidad para crecer y desarrollarse en una etapa del ciclo vital.

La Organización Mundial de la Salud en el año 2005 señaló que la prevalencia mundial en hipotiroidismo congénito es de dos a tres casos por cada 10 mil recién nacidos en México y para el año 2006 se indicó que en México la incidencia de hipotiroidismo congénito es muy alta, en comparación con otros países de la región.

Ante lo mencionado anteriormente, la implementación del tamiz permitiría que todos los recién nacidos en México cuenten con salud preventiva, que siempre es más benéfico y menos costosa, lo que garantiza una mejor calidad de vida, puesto que no sometería a más niños y niñas a tratamientos médicos que pueden ser invasivos y costosos.

Además, que por su edad temprana todavía no comprenden la gravedad o situación de salud.

Un gran porcentaje de menores de edad sufren padecimientos graves que hoy pueden ser prevenidos, lamentablemente su salud empeora al no contar con los tratamientos necesarios por falta de dinero.

En nuestro país uno de cada mil recién nacidos aparentemente sanos tienen en forma latente una enfermedad de consecuencias graves e irreversibles, como retraso mental o incluso la muerte, que se manifestará semanas o meses después de haber nacido. Afortunadamente hoy existe la oportunidad de detectar estos padecimientos a tiempo, es decir, cuando aún no se ha presentado el daño y esa forma de identificar y prevenir enfermedades futuras es la prueba del tamiz.

Definitivamente es una propuesta favorable para todos los mexicanos desde los primeros años de vida de los niños y niñas, ya sea nacidos en unidades médicas públicas o privadas, aparte de recibir sus primeras vacunas y aplicar un tamiz, que se debe incluir en la Cartilla Nacional de Vacunación. De esta forma, tener un control de salud del neonato y en caso de ser necesario se dé comienzo a algún tratamiento.

En esta propuesta tenemos que tomar en cuenta la importancia que tiene hacer este tamizaje prenatal, el cual se realiza en tres tiempos: el primero de 11 a 13.6 semanas de embarazo, el segundo de la 20 a las 24 semanas del embarazo y el tercero al final de la gestación, que es a través de un ultrasonido y software sofisticado que hay en México y que ya se tiene acceso a ello.

Gracias a este estudio se puede detectar prematurez neonatal, preclamsia, segunda causa de mortalidad de las madres después del Covid, síndrome Down, problemas estructurales como paladar hendido, la restricción del crecimiento y la desnutrición intrauterina, que al detectarse a tiempo y llevar el tratamiento adecuado puede disminuir padecimientos futuros como la obesidad, diabetes y paros cardiacos.

Por último, la implementación del tamiz permitirá colocar a México en uno de los países con un sistema de prevención de enfermedades prematuras al igual que países desarrollados con un sistema de salud eficiente al contar con institutos nacionales de salud eficiente. Es un trabajo que se tiene que hacer para poder fincarse en los estudios de evaluación de tecnología para la salud y en el desarrollo de protocolos de una investigación operativa para esta implementación de un sistema de videovigilancia, de tecnovigilancia y de identificación de efectos adversos.

La salud no es un juego y que exista la posibilidad de garantizarla desde los primeros meses de vida sería un triunfo para las futuras generaciones.

Por su atención, muchas gracias, compañeras y compañeros Senadores.

Gracias, senadora presidenta.

 

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *