Senadora Josefina Vázquez Mota presenta dictamen en materia de vacunación

Intervención en tribuna de la senadora Josefina Vázquez Mota para presentar dictamen que reforman y adicionan diversas disposiciones de la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes; de la Ley General de Salud; y de la Ley General de Educación en materia de vacunación.

 

 

Muchas gracias, Presidente.

Con su venia.

Muy estimadas Senadoras y Senadores:

Ya lo afirmaba Winston Churchill: “Ciudadanos sanos son el mayor regalo que cualquier país puede tener”, y seguramente cualquier familia, cualquier comunidad.

Este presente dictamen tiene por objeto reformar tres leyes: la Ley General de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, la Ley General de Salud y la Ley General de Educación con un propósito que consideramos fundamental, que toda persona residente en el territorio nacional tenga la responsabilidad personal, en el caso de ser adultos de aplicarse las vacunas contenidas en el Programa de Vacunación Universal; pero también se refiere a los derechos de niñas, niños y adolescentes.

Quiero agradecer a la Comisión de Estudios Legislativos y a su presidenta, la Senadora Ana Lilia Rivera, y también a quien hace posible este dictamen el día de hoy, al Senador Ricardo Monreal Ávila por dar este paso fundamental en materia de protección, de prevención y de vacunación para millones de niñas, niños y adolescentes.

Permítanme referirme, primero, a las niñas, niños y adolescentes.

En este dictamen se establece, entre muchas otras consideraciones, lo siguiente:

Las personas que ejerzan la patria potestad, tutela, guarda, o en términos generales sean responsables de personas menores de edad o incapaces, estarán obligadas a que éstas reciban las vacunas referidas.

El incumplimiento de liberado o sin que medie justificación médica certificada para contravenir esta obligación dará lugar a que las procuradurías de protección hagan uso de las atribuciones que le confiere la ley en la materia y realizar acciones dirigidas a hacer efectiva la vacunación.

Déjenme compartir, y voy a dar los datos un poco más adelante, que enfermedades que se consideraban ya erradicadas en nuestro país y otros países han regresado a atacar a niñas, niños y adolescentes, y también adultos, al descuidar la vacunación.

Al momento de la inscripción o reinscripción de personas menores de edad a las escuelas públicas o privadas, las autoridades escolares deberán solicitar la Cartilla Nacional de Vacunación con el propósito de verificar el cumplimiento de esquema de vacunación de niñas, niños y adolescentes.

En caso de que no se cuente con este documento requerido o que dicho esquema esté incompleto, la autoridad escolar deberá canalizarle a la institución de salud correspondiente para que según sea el caso se expida al Cartilla o sean aplicadas las vacunas faltantes.

De advertirse una negativa deliberada o sin que medie, insistimos, justificación médica, la autoridad escolar deberá solicitar la intervención inmediata de la Procuraduría de Protección que corresponda.

Es fundamental, y lo señala este dictamen también, promover y ejecutar los programas dirigidos a garantizar el ejercicio del derecho a la vacunación.

Permítanme compartirles la siguiente realidad.

La vacunación evita la muerte de entre 2 y 3 millones de personas cada año.

En el caso de niñas, niños y adolescentes, en el año 2018, la Organización Mundial de la Salud alertó que cerca de 20 millones en todo el mundo, 20 millones de niñas, niños y adolescentes no recibieron las vacunas vitales contra enfermedades como el sarampión, la difteria y el tétanos.

En 2018 se registraron casi 350 mil casos de sarampión en todo el mundo, más del doble que en el año 2017.

Vamos ahora lo que está pasando en México y en nuestro continente.

En el año 2016 en nuestro continente se había declarado ya como una región libre de sarampión; sin embargo, en México la Secretaría de Salud reveló que sólo en los primeros cuatro meses de este año se tenía conocimiento de más de 150 personas contagiadas cuyo rango de edad se encuentra entre los tres meses de edad y los 68 años. Esta es la prueba de que la vacunación es muy importante en cualquier rango de edad, pero particularmente niñas, niños y adolescentes.

De acuerdo con el Observatorio Mexicano de Vacunación, y esto nos debe alertar a todas las Senadoras y a todos los Senadores, durante este año 2020 sólo uno de cada diez niñas y niños mexicanos menores de un año han recibido el esquema nacional de vacunación, repito, solo uno de cada diez niñas y niños mexicanos menores de un año ha recibido las vacunas completas en este año 2020.

La ausencia de vacunación también se observa en niños con un rango de edad entre uno y dos años, en donde sólo dos de cada diez recibieron el esquema completo, mientras que se vacunaron a cuatro de cada diez menores entre los cuatro y cinco años de edad. Esto ha sido así también por dos razones fundamentales.

Por un lado, la pandemia del coronavirus que provocó gran preocupación en muchas mamás, papás y que no llevaron a los niños a esta vacunación tradicional, pero también déjenme advertir que ha habido desabasto de vacunas en centros de salud y hospitales, por lo cual tenemos una situación que debemos de enfrentar con urgencia y resolver.

Justamente el día de hoy, y con ello termino, presidente, en diferentes medios de comunicación se expresó la preocupación de un posible desabasto para la vacuna de influencia estacionaria, motivo que resulta urgente resolver a tiempo.

Por lo anteriormente expuesto, quiero pedir a todas y a todos ustedes que nos acompañen con su voto a favor.

Es urgente reconocer el derecho de niñas, niños y adolescentes a recibir las vacunas, es su derecho a la protección a la salud y requerirán de un certificado médico aquellos padres que decidan por alguna razón no vacunar.

En el caso de los adultos, y atendiendo a las peticiones de la Senadora Patricia Mercado y algunas y algunos otros Senadores, será el ejercicio de la libertad y de la responsabilidad la aplicación de estas vacunas.

Por lo tanto, les pedimos su voto a favor para hacer posible el derecho a la salud y que no regresen enfermedades, como ya está sucediendo que se consideraban erradicadas en nuestro territorio.

Presidente, es cuanto.

Les pedimos su acompañamiento y solidaridad.

Muchas gracias, Senadoras y Senadores.

ooOoo