Posicionamiento del GPPAN sobre lo ocurrido en Hospital Las Américas en Ecatepec

Lo ocurrido en el Hospital Américas de Ecatepec es doloroso, alarmante e indignante; exigimos a las autoridades de salud federal y estatal atender y aclarar con urgencia esta situación.

Enviamos nuestras sinceras condolencias a los familiares de todas aquellas personas que han perdido la batalla frente al Coronavirus. Compartimos su dolor y nos sumamos a su exigencia.

Contrario a lo que ha dicho el gobierno federal, esta situación refleja que no se han preparado para enfrentar la pandemia.

Los centros de atención Covid-19 están siendo rebasados. No hay protocolos para la atención urgente de los pacientes ni para los lamentables decesos.

El personal de salud, doctoras, doctores, enfermeras, enfermeros y paramédicos no cuentan con el equipo necesario; es un hecho conocido que los pocos insumos proporcionados por el gobierno son de muy baja calidad, que en nada sirven para protección, exponiendo al cuerpo médico día a día al contagio.

Los poco más afortunados, tienen equipo porque lo pagan de su bolsillo. Para todos ellos, quienes integran el ejército de batas blancas, nuestra total admiración y agradecimiento.

Hoy más que nunca dependemos del personal médico para la contención de la enfermedad, no nos cansaremos de exigir más recursos para salud, urge se les brinden todas las herramientas necesarias, capacitación y protocolos para que realicen esta heroica labor.

Hacemos un enérgico llamado al Gobierno Federal a que dejen de subinformar y desinformar y actúen con celeridad y responsabilidad.

Noche a noche se evidencia el desaseo en el manejo de cifras, no coinciden los reportes de las entidades con los dados a conocer por el subsecretario López Gatell.

Resulta lamentable el caso de Puebla: en días pasados las autoridades estatales reportaron cifras de contagios y decesos por el virus COVID-19 mucho mayores a las presentadas en la rueda de prensa por el subsecretario López Gatell, con una diferencia significativa que representa más de un 30 por ciento de los datos indicados en dichas entidades federativas.

En el Estado de México ocurrió el efecto contrario: el pasado 22 de abril la Federación reportó 368 casos más que los anunciados por la entidad federativa.

En Baja California el gobierno federal reportó un porcentaje menor de ocupación hospitalaria al dado a conocer por las autoridades estatales, con una diferencia del más del 7 por ciento.

Esto sin contar los decesos y contagios que han sido diagnosticados como “neumonía atípica” y/o alguna otra enfermedad respiratoria en virtud de no haber podido aplicar la prueba a los enfermos.

Si el gobierno sigue sin aplicar más pruebas, no solo es opacidad, es una irresponsabilidad; contar con mayores pruebas permite tener claridad de la magnitud de pandemia, reducir los riesgos de contagio y tomar medidas precisas.

Es una irresponsabilidad y una falta de respeto a los mexicanos tanta desinformación, los mensajes emitidos por el presidente y por sus subalternos que resultan frecuentemente contradictorios, sobre todo si López Obrador ha manifestado que la defensa contra el virus es la honestidad.

Tristemente estamos viendo el resultado de no haber tomado medidas contundentes a tiempo, de haber subestimado el impacto, de poner el mal ejemplo no cuidando la sana distancia o desestimando el uso del cubrebocas.

Urge destinar recursos para apoyar a todo el personal médico, sus testimonios son desgarradores.

 

 

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *