Senador Julen Rementería del Puerto, durante el análisis del Primer Informe de Gobierno, en materia de política interior

Intervención en tribuna del senador Julen Rementería del Puerto durante el análisis del Primer Informe de Gobierno, en materia de política interior.

18 de septiembre de 2019

Versión de la intervención en tribuna del senador Julen Rementería del Puerto durante el análisis del Primer Informe de Gobierno, en materia de política interior

 

Con su permiso, presidente, muy buenas tardes senadores y senadoras.

Nos convoca aquí esta tarde el poder revisar lo que es la glosa o empezar a revisar por materia la glosa del Primer Informe de Gobierno del presidente de la República.

Y yo creo que a casi un año no podemos validar las acciones de este gobierno, ni en materia de democracia, seguridad, migración, ni el respeto a las libertades; por supuesto, con los atropellos cometidos en los estados de la República gobernados por Morena, precisamente.

La gobernabilidad en este país gracias a eso pues se está deteriorando día a día. Lo mismo sucede con la política económica, también la exterior y, por supuesto, con la política social.

Hemos sido todos testigos de los ataques emprendidos por el presidente López Obrador contra las instituciones del Estado, contra los Poderes Legislativo y Judicial, los órganos autónomos constitucionales y reguladores, las descalificaciones, el linchamiento mediático; solamente  por disentir en su forma de pensar hemos tenido que pagar todos esa serie de descalificaciones.

Se habla de una supuesta autoridad y digo supuesta porque en los hechos no se demuestra.

Cuando se pretende la comprobación de esta austeridad, pues, no hay manera porque la transparencia es algo que no existe; es tan transparente la transparencia que nadie la ve, nadie a la siente.

Me parece que ese dinero que dicen que van a ahorrar y que pretenden invertirlo a programas clientelares que le permiten más votos al partido, a Morena, bien podría ser utilizado precisamente para generar más empleos y fomentar el crecimiento de nuestra economía en México, que es lo que hace falta para que, luego consecuentemente, tengan la posibilidad de tener ese recurso para los programas sociales, ya no los clientelares, y que pueda ayudarse a la persona que más se necesita, con lo cual estamos totalmente de acuerdo.

Luego pasamos a los temas de seguridad, la Guardia Nacional; tanto trabajo costó aquí, antas celebraciones que se hicieron, tantos reconocimientos para que vaya a ser la Guardia de las fronteras, lo que Trump pidió, aparentemente, lo que, bueno, no se dijo y que aquí nunca se confesó ni siquiera por el Canciller, ni por nadie en este gobierno.

Y hoy tenemos pues desfiles, pronunciamiento, grandes anuncios, pero no tenemos resultados y lo que importa en materia nacional, cuando hablamos de seguridad, lo que importa son los resultados.

Más adelante nos encontramos también para la hora de ir revisando todo esto del huachicoleo; el huachicoleo no es otra cosa más que esa justificación que se dio por una política equivocada al inicio de esta administración, al llevar a cabo las compras de la gasolina que México importa, lamentablemente, pero que todavía esa es nuestra realidad.

El propio presidente reconoció que había, pues, faltado a la verdad, que no era exactamente como lo había planteado y que llegó a haber un desabasto en la mitad de las gasolineras del país; lo dijo, entonces cuando cuando nos encontramos ante una confesión de este tamaño, decimos: cuántas veces presidente, que dice él que no miente, nos no nos ha contado la verdad a los mexicanos.

Por lo tanto, a mí lo que me parece que ocultar información, pues, es engañar a la gente y no decirle la verdad a la gente, y me parece esto preocupante viniendo el jefe del Ejecutivo, cuando podía haber explicaciones y no necesariamente tenía que contar historias para luego tratarlas de justificar.

En materia de seguridad francamente no hay nada que destacar, diariamente vemos problemas que son muy severos, que se ha venido desarrollando una espiral en todo el país, en donde salvo honrosísimas excepciones, prácticamente el tema ha sido generalizado.

Miren: homicidio doloso 17 mil 164, homicidio con arma de fuego 12 mil 79, feminicidios 540, secuestro 834, violaciones  7 mil 734, robo a casa habitación 47 mil 217, robo a vivienda 111 mil 708, robo a transeúnte en vía pública 46 mil 660, robo en transporte público colectivo 11 mil 471.

Y así podemos seguir enumerando las cifras.

Realmente no hay una estrategia de seguridad con todo y una disculpa, lo que vino a decir una de las senadoras aquí, que hay una estrategia, que se hicieron mal las cosas antes, pues hicieron las cosas antes parece que hoy nos están haciendo mejor y eso es de lamentarse.

En política interior hay muchas cosas que tenemos que buscar hacer mejor. Y para muestra botones, como el caso Veracruz, como el caso Morelos, como muchos otros casos gobernados, precisamente, por el partido Morena.

Hay otro asunto que llama la atención, lo que viene sucediendo en congresos, con estas actitudes totalitarias que, por supuesto, es parte de la política interna de nuestro país, lo que ha sucedido precisamente allá en Quintana Roo, lo que sucedió en Baja California, lo que pasó en Veracruz, el conflicto que estaba llevándose a cabo por el intento de reelección en la Cámara de Diputados de su presidente.

En fin, muchas cosas que no hablan de que las cosas vayan bien. Hay cosas que se tienen que decir, que se tienen que hablar; lamentablemente este gobierno en materia de política interior lo que ha hecho es contracción de la economía, supuesto ahorro, generar polarización entre la población y, con ello, el resultado que hemos encontrado es un crecimiento prácticamente negativo, en ceros.

Hemos encontrado una inestabilidad que se refleja en la percepción, en donde no vienen las inversiones, ha caído la inversión drásticamente, ha caído también el ingreso presupuestal y con ello, bueno, pues, por supuesto que se enfrentarán problemas serios en la generación de empleos que, por cierto, esa debía de ser la razón para que este gobierno pudiera encontrar el dinero que le hace falta para muchas cosas que todavía hay que atender en México.

Lamentablemente, no podemos hablar bien de una política interna que lo único que ha provocado es la división, y la ha procurado también; la división ha generado condiciones de polarización extrema entre la población y eso no puede hablar bien de alguien que quiere avanzar en su país, generar condiciones de armonía, de concordia, para poder lograr lo que México necesita.

Hoy en este país se necesita entender que hay que crecer económicamente, se tiene que entender también que las cosas no se pueden direccionar contravirtiendo todo desde la figura de la presidencia, concluyo presidente, no tardo ya.

Gracias, gracias, gracias, senador, en este momento concluiré, por atención al senador que tanto le preocupa.

Lo que quiero decirles, para poder concluir con esto, que en materia de política interna, lamentablemente, como lo podría ser en política exterior, que ya le tocará en su momento analizarla a quien suba aquí, los avances han sido cero; más bien yo creo que lo que hemos es retrocedido, ahí está la economía, ahí está la inseguridad, ahí está el crecimiento económico, ahí está por supuesto la falta de federalismo y la transparencia brilla por su ausencia.

Y, desde luego, desde luego, para concluir, tenemos en nuestro país una deuda enorme con la población.

Se hizo una apuesta al cambio, se hizo una apuesta que fue respaldada por 30 millones de personas. Y señores, tengo que decirles, lamentablemente que le están quedando a deber mucho, muchísimo a la población, porque este cambio ni es cambio,ni tampoco da buenos resultados.

Gracias.

 

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *