Senador Damián Zepeda Vidales, al participar en la discusión de una iniciativa por la que la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados

Intervención del senador Damián Zepeda Vidales, al participar en la discusión de una iniciativa por la que la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados solicita a la Comisión Permanente convoque a la Cámara de Diputados a un periodo extraordinario de sesiones durante el actual receso.

 

10 de julio de 2019

 Versión de la intervención del senador Damián Zepeda Vidales, al participar en la discusión de una iniciativa por la que la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados solicita a la Comisión Permanente convoque a la Cámara de Diputados a un periodo extraordinario de sesiones durante el actual receso

 

Con su permiso, Presidente.

Y con el permiso de esta Asamblea.

Me refiero específicamente al tema más relevante que está haciendo agendado por el periodo extraordinario, que es el nombramiento y el proceso de ratificación del Secretario de Hacienda del gobierno federal.

Hay que decirlo claro.

El banco económico mexicano chocó contra un iceberg enorme, con la renuncia del Secretario de Hacienda Urzúa y, como todo iceberg, pues no se nota la dimensión, se ve sólo un pedazo, la superficie, el problema es el fondo, y hoy tenemos un problema mucho más grave en este país que la renuncia de un funcionario, el nombramiento de uno nuevo.

No pudo haber llegado en peor momento, la economía va mal, lo digo sin estridencias, creo que no es momento de estridencias, es momento de razonamientos, es momento de argumentación, es momento de convencer que se va por mal camino y a eso venimos el día de hoy.

El Presidente de la República tiene que aceptar que va mal la economía mexicana y que se le hizo bolas el engrudo y que se le complicó el manejo del gobierno.

Hace unos días en el marco del supuesto informe que dio el Presidente, revisaba algunos datos y son lapidarios los datos del desempeño  económico, o sea, no admiten discusión.

Dice el Presidente que vamos a crecer al 4%, imposible, falso, no es más que un discurso político. El Banco de México estima, del 0.8% al 1.8%; el Fondo Mundial del Fondo Monetario Internacional 1.6%; el Banco Mundial 1.7%; las calificadoras que no les gustan, pero que tienen un impacto real en quien invierte te hablan del 1.3% hasta el 1.6%, no estamos creciendo como deberíamos.

¿Por qué? Porque no se están haciendo las cosas bien, en términos de empleo, 88% menos en mayo que el mes, igual que el año anterior.

No, que dice mucha gente cuando decimos este dato: no es válido un solo mes, es que mira, no tomaron en cuenta esto y otro. Perfecto, pues.

De enero a la fecha, ¿les parece que sea válido todo el inicio del sexenio? Si lo comparas tienes que irte diez años atrás. Son datos duros, diez años atrás, para encontrar un momento tan negativo de generación de empleos.

La inversión fija, cayendo; el consumo, cayendo; la construcción, que es motor del desarrollo, 25%, 27% menos que el mismo inicio el año anterior.

Tenemos un problema económico en el país y en medio de ese torbellino económico renuncia el encargado de la Secretaría de Hacienda, encargado de las finanzas públicas.

Cuando hizo el nombramiento el Presidente en campaña de esta persona, lo hizo, en gran medida para mandar un mensaje de tranquilidad a los mercados y decir: vamos a manejar de manera  responsable las finanzas públicas. Pues esa persona, a siete meses del gobierno, decidió presentar su renuncia.

Y es importante no sólo por quién era, que se decía una de las pocas personas que se atrevía a decir las cosas como eran frente al Presidente, a contradecirlo cuando no tenía la razón, a tratar de tener una influencia para tener un manejo adecuado en las finanzas públicas del gobierno, sino por el puesto que ocupaba, que es la Secretaría de Hacienda y, además, por la manera en la que se va.

No se puede tapar el sol con un dedo, se va haciendo una denuncia pública  de tres temas principales, que no se evalúa técnicamente, de manera responsable las decisiones económicas en el país, lo está diciendo el Secretario de Hacienda, quién era Secretario de Hacienda hasta ayer, no la oposición, no un complot, no la magia en el poder, el responsable de las finanzas públicas.

Que hay imposición de funcionarios y que hay conflicto de interés, es grave, se tiene que hacer un alto en el camino, se tienen que tomar decisiones más profesionales y se tiene que corregir el rumbo, pero ya.

El nombramiento del nuevo funcionario, pues claro. ¿Tiene facultad de nombrar? Sí. Qué bueno que lo hizo rápido, qué bueno, porque necesitaban un mensaje de tranquilidad los mercados.

¿Tiene las credenciales? Pues unos pueden decir que sí, otros que no. Veremos en el desempeño a la persona. En lo personal, me hubiera gustado algo más robusto, pero entiendo que le tiene confianza y qué bueno que así sea.

El problema es, vamos a darle el beneficio de la duda y que va a hacer las cosas bien el Secretario, ¿le va a hacer caso el Presidente? ¿Va a ser verdaderamente un Secretario de Hacienda o va a ser un subordinado sin decisión? Porque hasta el día de hoy parecería que ese es el tema.

El anterior Secretario precisamente no quiso ser un Secretario de Hacienda sin decisión y esta persona que viene de ser Subsecretario, hay tres ejemplos reales ya que nos hablan que el Presidente lo desautoriza: uno se dio aquí, en el Senado, en el seno de la Comisión de Hacienda, en el marco de la discusión del paquete económico de la Ley de Ingresos, se le preguntó directamente si el Fondo Minero iba a desaparecer y se le iba a quitar a los municipios y a los estados, y dijo tajantemente “bajo ningún motivo”.

Días después, el Presidente lo quita.

Segundo. En el marco de la discusión de posibles recursos fiscales habló él de la necesidad de la tenencia e inmediatamente el Presidente no solo lo desautoriza, que qué bueno, por cierto, porque fuera un golpe a los mexicanos, sino que dice que hay un complot y que esas son ideas de sus enemigos. ¿Quiere decir que es el enemigo esta persona?

Y tercero. En el marco de una declaración responsable cuestiona la viabilidad financiera y dice que no van a autorizar Dos Bocas, la refinería, por el costo, porque no tienen los estudios y demás, e inmediatamente el Presidente lo desautoriza.

Ese es el antecedente que tenemos con esta persona. Entonces, ¿de qué sirve que nombre a un Secretario de Hacienda si no va a permitir que haga el trabajo? Ese es el tema y por eso por supuesto que es viable que se cite a un período extraordinario, y que se haga una comparecencia previa para analizar todo este tipo de temas antes de decidir la ratificación o no.

Sin embargo, esto no puede quedar ahí. Es necesario, como hoy lo propuso en punto de acuerdo el grupo parlamentario del PAN, a nombre de la Senadora Kenia López Rabadán, que se abra una investigación por la Secretaría de la Función Pública y por la Fiscalía General, porque lo que está denunciando el anterior Secretario de Hacienda es probable comisión de delitos; está hablando del conflicto de interés, está hablando de imposición de funcionarios sin criterio y está hablando de toma de decisiones económicas, de dinero, de uso de dinero público sin la valoración adecuada.

Yo hago un llamado el día de hoy, a nombre de mis compañeros, a que dejemos a un lado las defensas a ultranza, no estamos aquí queriendo ofender a nadie. De verdad, el tema es grave, es momento de analizarlo con seriedad, es momento de dejar de defender a ciegas a los funcionarios y que se abran las investigaciones correspondientes.

Al Presidente López Obrador le decimos: la economía va mal, Presidente, usted será un mejor gobernante si sabe escuchar. Dicen, y dicen bien, que por algo tenemos dos oídos y una sola boca, para escuchar el doble de lo que hablamos. Hoy es momento que el Presidente escuche a quienes están señalando que el país no va bien, que corrija el rumbo ya, México lo merece.

Muchas gracias.

–000–

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *