Senadora Josefina Vázquez Mota para presentar reservas a un dictamen de las Comisiones Unidas en materia educativa

Intervención en tribuna de la senadora Josefina Vázquez Mota para presentar reservas a un dictamen de las Comisiones Unidas de Puntos Constitucionales; de Educación; y de Estudios Legislativos, Segunda, con proyecto de decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de los artículos 3º, 31 y 73 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en materia educativa.

 

9 de mayo de 2019

Versión de la intervención en tribuna de la Senadora Josefina Vázquez Mota para presentar reserva que reforma el primer párrafo del artículo noveno transitorio, el décimo quinto transitorio y el décimo sexto transitorio

Es correcto. Con su permiso, Presidenta.

Muy buenas tardes, Senadoras, Senadores.

Me permito iniciar citando a Abraham Lincoln cuando en su decálogo mencionó: “usted no puede formar el carácter y el valor del hombre quitándole su independencia, libertad e iniciativa”.

Con esta reforma educativa se está afectando a millones de niñas y niños en sus derechos y libertades, porque lo que no suceda en las aulas; no va a suceder para la vida del país.

El grupo parlamentario de Acción Nacional está siempre y estaremos a favor del interés superior de la niñez consagrado en nuestra Constitución Política, en su artículo 4°.

El día de hoy me permito presentar tres reservas a la presente minuta.

La primera consiste en modificar el artículo noveno transitorio respecto a la elección de la Presidencia de la Junta Directiva del gobierno del Instituto Nacional para la Evaluación, que como señalaba ya el Senador Damián Zepeda, puede ser un nuevo órgano de evaluación, pero nos parece indispensable una autonomía irrestricta, y que los cinco integrantes sean también elegidos aquí y designados por el Senado de la República.

La segunda reserva es respecto al décimo quinto artículo transitorio para garantizar los recursos suficientes a estados y hacer esta reingeniería que permita optimizar los recursos financieros, administrativos y humanos en todas las áreas del sector en cada entidad federativa.

Y la tercera, que ya ha sido abordada con anterioridad, es respecto al artículo décimo sexto transitorio para que se estipule que los derechos laborales de los trabajadores al servicio de la educación se regirán por el artículo 123, apartados A y B según corresponda.

En Acción Nacional decimos sí a la autonomía universitaria.

Decimos sí a la educación inicial.

Decimos sí a la educación superior e inclusiva.

Le decimos sí al acceso de la ciencia y también a la tecnología.

Decimos sí a la rectoría del Estado.

Decimos sí a la educación pluricultural y plurilingüe.

Decimos sí a la integración de órganos de gobierno autónomos, sin la intervención del Ejecutivo.

Decimos sí a la educación basada en un enfoque de derechos y a la igualdad sustantiva.

Hoy quiero hacer un reconocimiento a las maestras y maestros que con responsabilidad, pasión, amor, dedicación, han dedicado su vida para que nosotras y nosotros hoy estemos aquí, hoy podamos construirnos en mejores seres humanos y también en mejores ciudadanos.

Ninguna o ninguno de los que estamos aquí podríamos hacerlo sin un pedazo del alma, del amor, de la entrega, de una maestra o de un maestro que nos acompañó en alguna etapa de nuestra vida, todos estamos hechos y todas de esos pedazos de entrega de orgullo y de pasión.

Y por eso es que estamos del lado de estas maestras y de estos maestros, y por supuesto, del interés superior de las niñas y de los niños.

Quiero insistir, como lo hice en la ocasión anterior, en una de las omisiones más graves que observo en esta propuesta de reforma, me refiero al mérito, me refiero a los incentivos correctos, me refiero a la disciplina, me refiero a este pase automático que se pretende en primero y segundo año de primaria.

Queridas Senadoras y Senadores:

Ninguna y ninguno de los que estamos aquí estamos por haber pasado en la vida con pase automático, nos hemos tenido que esforzar.

En ocasiones las cosas nos han salido bien y hemos sido exitosos.

Y en otras también nos hemos equivocado y hemos vivido el fracaso y nos hemos tenido que volver a levantar, pero es el esfuerzo, es el mérito, es el valor.

Arrancarles a los niños y a las niñas mexicanas el valor del mérito y del esfuerzo es todo lo contrario a la educación.

Como mamás, como papás, no estaríamos dispuestos a que nuestros hijos tuvieran un pase automático, porque la realidad no tiene anestesia y en la realidad que vivimos todos los días aquí y en cualquier rincón del país debe ser la meritocracia y no la renuncia al mérito lo que debe guiar el ascenso y también el logro de los sueños.

Por supuesto que las niñas, los niños y los adolescentes son sujetos de derechos, pero también de deberes y de responsabilidades, necesitamos construir mejores ciudadanos. De eso se trata la educación.

Si en la infancia no hay límites, si no hay consecuencias, tampoco esperemos ciudadanos que obedezcan la ley y que crean en el Estado de derecho.

Hay quienes dicen que hoy vivimos la generación obediente, porque obedecimos a nuestros padres y hay muchos padres que hoy obedecen a sus hijos, que son quienes gobiernan los hogares.

Por supuesto que es difícil educar.

Por supuesto que cuesta educar, pero es más costoso no hacerlo.

Y es más doloroso no invertir para lograrlo.

Cada vez que se  abre un aula se cierran las brechas de desigualdad.

Cada vez que se abre un aula en el país se permite a las niñas y a los niños, sobre todo los más vulnerables, un piso más parejo para competir el resto de la vida.

Yo al igual que muchas y muchos de ustedes me eduqué en la gran mayoría de mi carrera en escuela pública, y no puedo más que agradecer a mi escuela pública todo lo que me dio y todo lo que generosamente construyeron para mí.

Por eso, por eso hoy le decimos no a la compra-venta de plazas.

Decimos no a la indiferencia frente a quienes condenan a cientos de niñas y niños sin clases por semanas o por meses con absoluta impunidad atropellando los derechos de las niñas y de los niños.

Creo en los derechos, por supuesto, legítimos del magisterio, pero ya se ha señalado en esta tribuna, no atropellando los derechos de las niñas y los niños con las aulas vacías durante muchos meses.

Este pase automático, que es un acuerdo del Ejecutivo para primero y segundo de primaria, condena también a las niñas y a los niños a tres desarrollos que son fundamentales por lo menos: a la lectura, a la escritura y a la lógica matemática.

Y quiero señalar algo más, emocionalmente para una niña y para un niño es muy adverso no saber en qué nivel se encuentra, no poder tener un referente de evaluación ni los niños, ni los padres.

Y desde aquí hago un llamado a los padres de familia porque la educación es competencia, por supuesto, de maestras y maestros, pero fundamentalmente de padres y madres de familia.

Y no podemos pedirle a la maestra, al maestro  que haga lo que nosotros hemos renunciado a hacer por nuestros hijos.

Pero hay algo más grave que quiero señalar, en este pase automático, donde ni siquiera se va a considerar la asistencia, no se va a considerar las evaluaciones, no se va a considerar la asistencia a la escuela.

¿Qué va a pasar, sobre todo, con los niños más pobres, los que tienen más dificultad de llegar a sus escuelas?

Aquí hay maestras y maestros, y lo saben mejor que muchos, el incentivo puede ser que estas niñas y niños simple y sencillamente no asistan a la escuela porque sabe que van a aprobar el año escolar aún sin haber cruzado la puerta de la escuela.

Todo esto en un mundo globalizado; todo esto en un avance tecnológico sin precedente; todo esto en un mundo de ciencia y de conocimiento.

Terminará perjudicando lo más importante, la esencia propia de las niñas y de los niños.

No es que una calificación de seis, asegurada de antemano, tenga que ver con si el niño o la niña tiene o no la voluntad; pero simplemente dejo la pregunta para todas y para todos.

Si a todas y todos nos hubieran dicho que teníamos asegurado un pase con un mínimo de seis asistiéramos o no a la escuela, hiciéramos o no hiciéramos la tarea, cumpliéramos o no con los deberes, seguramente estaríamos en el reino de la mediocridad y estaríamos rechazando la meritocracia.

El doctor Navarro hablaba con emoción cuando se acompañó a los residentes de medicina: “Doctor, usted hablaba del esfuerzo que se hace en esta vocación única de la medicina. Si en su carrera, si en su vocación, doctor, como en muchas otras, hubiese pase automático y le hubiesen dado una calificación asistiendo o no a la aula, sus pacientes estarían en peligro, afortunadamente no es su caso, ni el de muchos”.

No podemos hablar de educación matando el mérito, el esfuerzo y las consecuencias.

Termino señalando que los mismos egresados de las escuelas normales en México reclaman que las plazas se den por mérito y no por lazos familiares o políticos.

En el grupo parlamentario del PAN le decimos sí a las maestras y maestros que se han comprometido con el interés superior de la niñez, y que son la gran mayoría, porque queremos niñas y niños libres; porque queremos niñas y niños capaces de construir su felicidad; porque queremos niñas y niños con resiliencia, capaz de enfrentar la adversidad.

Porque merecen nuestras niñas y nuestros niños una educación de calidad proponemos esta reflexión conjunta que en el fondo, como se decía, tenemos más coincidencias que diferencias.

Y termino citando a Paulo Freire, cuando afirma: “la educación no cambia al mundo, cambia a las personas que van a cambiar al mundo”.

¿Qué mundo queremos cuando en esta propuesta de reforma se mata el mérito, la disciplina y también el esfuerzo?

Presidenta, le pido amablemente a la Secretaría ilustre a esta Asamblea dichas reservas para su votación.

Senadoras, Senadores, gracias por su atención.

Invito nuevamente a esta reflexión y esta oportunidad histórica de decirles: “sí al mérito, a la disciplina, a los incentivos correctos, pero, sobre todo, de decirle, sí a millones de niñas y niños de nuestro país, de maestras y de maestros”.

Es cuanto.

Muchas gracias.

 ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *