Senadora Gina Cruz Blackledge, durante la reunión de la Comisión de Derechos Humanos