Senadora Minerva Hernández Ramos, al presentar una iniciativa con proyecto de decreto por la que se adiciona un primer párrafo al inciso f) de la fracción VIII del artículo 42 de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria

 

 

Intervención en tribuna de la senadora Minerva Hernández Ramos, al presentar una iniciativa con proyecto de decreto por la que se adiciona un primer párrafo al inciso f) de la fracción VIII del artículo 42 de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria.

 

Con la venia de la Presidencia.

Quienes hemos dedicad nuestra vida profesional a las finanzas públicas sabemos que el gasto es la herramienta idónea que no solamente permite llevar a cabo una justa redistribución de la riqueza entre los ciudadanos, sino que también permite promover condiciones de bienestar, así como abatir las desigualdades que tanto lastiman a la población y, en especial, a sus sectores más vulnerables: los indígenas, las mujeres, los niños, los ancianos y los campesinos.

Solamente al transparentar en forma objetiva cómo es que será aplicado el gasto público estaremos cumpliendo con la condición necesaria para alcanzar el ideal constitucional de que la democracia es un sistema de vida basado en el constante mejoramiento económico, social y cultural de la población.

Asimismo, un buen sistema de gasto público necesariamente debe estar basado en la rendición de cuentas; es deseable que los ciudadanos vean de qué manera se transformó su realidad a partir del ejercicio y aplicación de los recursos públicos, por lo que tendrían que demandar cómo es que deben ser utilizados en su beneficio.

Sin embargo, senadores, senadoras, las decisiones sobre la asignación, el destino y el ejercicio de los recursos no solamente requieren transparentarse y abrirse al escrutinio; toda vez que el proceso presupuestario está claramente ligado al interés público, es fundamental que se construyan mecanismos de participación ciudadana y de consulta pública que permitan intervenir en la discusión sobre la asignación de los recursos públicos y que se establezca un diálogo respetuoso y constante entre gobernantes y gobernados, pues son éstos quienes conocen con mayor detalle la realidad en que viven y las necesidades que requieren ser satisfechas.

Si bien como país hemos avanzado en la instrumentación de medidas relacionadas con la transparencia y rendición de cuentas del gasto público, no menos cierto es que nos ha hecho falta poner énfasis en la participación ciudadana y en la consulta pública dentro del proceso presupuestario, máxime cuando se considerada como una buena práctica a nivel internacional.

Debemos considerar que la participación pública es una herramienta que permite enriquecer y mejorar la política pública, proveyendo de insumos valiosos e independientes.

En este contexto, en la iniciativa que hoy presento estoy proponiendo que se abran espacios formales dentro de las comisiones del Congreso de la Unión para la participación y consulta pública dentro de las fases claves del ciclo presupuestario, a saber: en la presentación de los Pre- criterios de Política Económica; en la presentación de la estructura programática; y, en la discusión y aprobación del Presupuesto de Egresos.

Estas medidas dotarán de mayores elementos para la toma de decisiones de los legisladores en el proceso presupuestario; permitirá enriquecer el debate parlamentario y contribuirá a darle mayor certidumbre a la discusión y aprobación del presupuesto.

El grado de instrumentación y aplicación de las herramientas de transparencia, participación ciudadana, rendición de cuentas, es lo que nos permitirá considerar que nuestro sistema de gasto público es eficiente y es también democrático.

Los invito, senadores y senadoras, a dar un paso más en beneficio del país, democratizando el Presupuesto de Egresos de la Federación.

Es cuanto, ciudadana Presidenta.

 

 

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *