Senador Víctor Oswaldo Fuentes Solís solicita suspender el aumento a las tarifas del transporte público en Nuevo León

 

 

Compañeras senadoras, compañeros senadores.

El incremento en el costo de los combustibles ha pegado fuertemente en el bolsillo de todos los ciudadanos en México, pero lamentablemente también ha tenido un efecto nocivo, al ser un factor para la escala de precios, particularmente en aquellos servicios asociados o vinculados al transporte de mercancías y de personas, como es el caso del transporte público de pasajeros en donde el incremento en los combustibles, particularmente en el diésel, ha presionado a los concesionarios y empresarios del transporte público a solicitar el incremento de precios en prejuicio de los ciudadanos, de sus familias y muy lamentablemente y especialmente en los que menos tienen, de los extractos más vulnerables de obreros, de trabajadores que obtienen salarios muy bajos.

En Nuevo León esta situación es grave y está por suceder algo lamentablemente indeseable: el gobernador del estado en Nuevo León, El Bronco, aun y cuando en su campaña prometió bajar el costo del transporte y mejorar sus condiciones, cosa que no ha sucedido, ha cedido a estas presiones de transportistas que, amparados ante el gasolinazo, exigen el aumento en las tarifas.

El transporte público en Nuevo León no es digno en nuestro estado, ya que no es un ejemplo de las mejores prácticas que han caracterizado siempre a nuestro estado.

El transporte público en Nuevo León tiene, lamentablemente, dos pésimas características: es el más caro del país y también es el de peor calidad en sus unidades y en su servicio, y esto se debe a la falta de capacidad, a la falta de oficio, a la falta de atención a los problemas más graves de nuestro estado por parte del gobernador, que se la pasó los tres primeros años de su gestión en su fallida campaña la Presidencia y abandonó los temas de importancia de los neoleoneses.

Contrario, por ejemplo, a lo que sucede en otras partes del país. Como aquí en esta ciudad, en la Ciudad de México, tan solo en esta calle, en esta gran avenida que está enfrente, Paseo de la Reforma, se cuenta con un transporte de vanguardia, eficiente, barato. Su costo es de tan solo seis pesos, contrario y contrastante a los casi 20 pesos que quiere cobrar el gobernador de Nuevo León por el uso de transporte público.

De aprobarse el plan de El Bronco, el transporte público llegaría, precisamente, a los 20 pesos por viaje. Esto representa que para una persona que toma dos unidades de transporte para llegar a su trabajo estaría gastando 80 pesos diarios; o sea, hasta 2 mil 400 pesos al mes, una cantidad mayor al salario mínimo, lo cual lo vuelve impagable y deja la ciudadanía en una situación de indefensión, lo cual sería imperdonable.

Compañeros de los distintos partidos políticos, acudo a ustedes con todo respeto exigiendo y solicitando su generosidad para el estado de Nuevo León, que le ha dado muchas satisfacciones a México para que en este momento se ha probado el siguiente punto de acuerdo por obvia y urgente resolución:

Único: El Senado de la República exhorta el gobernador del estado de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, para que suspenda de inmediato el posible aumento en las tarifas del transporte público en esta entidad federativa, y en cuanto se entre al análisis del Presupuesto de Ingresos se considere eliminar y reintegrar el IEPS a los combustibles utilizados por el transporte público a manera de evitar, en el siguiente año, el aumento en las tarifas.

Por el bien de las familias neolonesas, apeló su sensibilidad para que este Senado de la República se pronuncie.

Por lo tanto, señor Presidente, le solicitó someter a votación, conforme al reglamento, si se considera de urgente y obvia resolución el punto de acuerdo para estar en posibilidades de aprobarlo en esta misma sesión.

Por su atención, muchas gracias.

ooOoo

 

Etiquetas de la nota

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *