Senadora Xóchitl Gálvez Ruiz, para formular preguntas al secretario de Hacienda y Crédito Público, Rogelio Ramírez de la O

Intervención de la senadora Xóchitl Gálvez Ruiz, para formular preguntas al secretario de Hacienda y Crédito Público, Rogelio Ramírez de la O, al comparecer ante el Pleno del Senado, en el marco del análisis del Cuarto Informe de Gobierno del presidente de la República.

 

 

 

 

 

28 de septiembre de 2022

Versión de la intervención de la senadora Xóchitl Gálvez Ruiz, para formular preguntas al secretario de Hacienda y Crédito Público, Rogelio Ramírez de la O, al comparecer ante el Pleno del Senado, en el marco del análisis del Cuarto Informe de Gobierno del presidente de la República

Secretario, si usted fuera una “corcholata” esto estuviera pero bien lleno de parte de Morena, pero como no, ni modo, no les interesó venir.

“Austeridad, combate a la corrupción y primero los pobres”, fueron compromisos de esta administración.  A la fecha, incumplidos.

Me referiré inicialmente a una de las obras consentidas del presidente Andrés Manuel López Obrador, la opaca refinería Dos Bocas. Confieso que me encanija ver cómo se roban y tiran el dinero de los mexicanos.

El 9 de mayo de 2019, el presidente informó que la licitación se había declarado desierta debido a que las empresas se habían pasado del presupuesto, que era de ocho mil millones de dólares. Por lo tanto, la construcción correría a cargo de Pemex garantizando dicho costo.

El 29 de mayo de 2019, el Consejo de Administración de Pemex autorizó los ocho mil millones de dólares acordados y determinó que la construcción de la refinería de Dos Bocas debería cumplir con la normatividad interna de Pemex, previa autorización del Grupo Técnico de Inversión, bajo la metodología FEL.

La secretaria de Energía, Rocío Nahle, violentó toda la normatividad y por sus pistolas decidió que fuera Pemex Transformación Industrial, la responsable de la construcción de Dos Bocas, nombrando como encargado a Leonardo Cornejo, por cierto, personaje vinculado a los sobornos de Odebrecht.

De esta manera, decidió abandonar la metodología FEL que es la que permite contener los costos y hacer frente a las contingencias.

Las consecuencias están a la vista, por falta de un proyecto ejecutivo los costos se empezaron a disparar. Un verdadero desastre.

El Consejo de Administración de Pemex, al que usted pertenece, tuvo que asignar, el 2 de julio de 2020, 920 millones de dólares adicionales para la cogeneración.

El 27 de mayo de 2022, mil 126 millones por el tema de los impuestos que se les habían olvidado.

Y el pasado 10 de agosto de 2022 asignó seis mil 470 millones de dólares. Por cierto, con el voto de dos consejeros en contra.

La suma de estas cifras es de 16 mil 514 millones de dólares. Mire usted, Deerpark costo dos 250 millones de dólares, hay que ser poco inteligentes para construir una sola refinería, cuando podríamos haber comprado ocho.

La cosa no acaba ahí, todo indica que al día de hoy hay contratos por un monto de 18 mil millones de dólares. ¿Se da cuenta, secretario?, más del doble de lo que dijo el presidente que costaría.

Cabe señalar que en la reunión del Consejo de Administración del 20 de marzo de 2020, dos consejeros independientes se opusieron a autorizar recursos adicionales hasta que se cumpliera con la normatividad vigente.

¿Por qué la Secretaría de Hacienda no hizo lo mismo?, con ello se convirtió en cómplice de un posible desfalco.

Viene lo peor: ¿por qué tomarle el pelo al presidente inaugurando una refinería que está lejos de ser terminada?

Mire, secretario, acabo de estar el mes pasado, ésta es una foto con dron que tomó su servidora, vean la cantidad de grúas, está lejos, no hay ni siquiera conexiones, instalaciones que permitan decir que esta refinería está en pruebas.

Lamento amargarle la tarde, pero este gobierno difícilmente verá un barril de petróleo refinado, ¿no cree que hubiera salido más barato, en la licitación de 2019, contratar a la empresa más cara?, la propuesta era de 12 mil millones de dólares. Le reitero: la incapacidad también es corrupción. Y en este gobierno, además de incapaces, han salido bastante corruptos.

Basta ver la siguiente fotografía del día de ayer que difundieron algunos medios de comunicación, ahí está: un camión sumido pues en un boquete. ¿Sabe quién hizo las obras de compactación y la plancha de Dos Bocas?: los socios del compadre de Rocío Nahle, la empresa se llama Huerta Madre.

Ahí le va secretario: el 17 de mayo de 2019 se constituye dicha empresa y sólo una semana después le adjudican el contrato en una invitación restringida por un monto cercano a los 5 mil millones de pesos.

Dígame usted, con su experiencia, ¿cómo una empresa recién creada puede cumplir con todos los trámites y en esa misma semana recibir un contrato de esa magnitud?

Este acto fue denunciado por una servidora ante la Secretaría de la Función Pública el 1 de junio, todo parece indicar que este gobierno está decidido a encubrir a los corruptos de casa.

Le pregunto: ¿dónde quedó la austeridad?, ¿dónde quedó el combate a la corrupción?, ¿acaso este compromiso excluye a los caprichos presidenciales?

Dos Bocas se ha convertido en un barril sin fondo y en un problema para usted, al asignarle 200 mil millones adicionales, ha implicado quitarle dinero a vacunas, a los niños con cáncer, a estancias infantiles, a escuelas de tiempo completo, al abasto de leche, a caminos rurales, a policías municipales, al campo, a infraestructura carretera, a la ciencia, así como apoyos a emprendedores y promoción turística, entre otros.

En pocas palabras, han renunciado a ser gobierno por tres proyectos: Aeropuerto Felipe Ángeles, Tren Maya y refinería Dos Bocas.

Estoy convencida que los más afectados con estos recortes son los pobres entre los pobres, los pueblos indígenas. Señor secretario, el 75 por ciento de las personas que hablan una lengua indígena viven en pobreza.

Al Instituto Nacional de Pueblos Indígenas desde que este gobierno llegó le han recortado el presupuesto. Aquí le traigo.

-Interrupción.

Ya voy a acabar, ya voy a acabar, hay otros que se tardaron más.

Aquí está cómo ha bajado el presupuesto del INPI. Esos gobiernos que ustedes tanto critican, le asignaban 7 mil millones de pesos al Programa de Infraestructura Carretera. Vaya a la Sierra Tepehuana, vaya a la Sierra Sur de Oaxaca y vea en qué condiciones están los caminos; me va a decir que los caminos de pico y pala sólo lo hay en Guerrero y Oaxaca.

Termino señor Presidente.

Sólo cuatro preguntas, y espero que me las conteste en su calidad de integrante del Consejo de Administración de Pemex: ¿Cuánto ha costado la refinería Dos Bocas? ¿Cuánto más va a costar? ¿Por qué permiten que la secretaria de Energía se brinque las normas de Pemex? ¿por qué la secretaria de hacienda ha liberado recursos adicionales al margen de normatividad de Pemex?

Basta de opacidad, basta de cumplir caprichos de Palacio Nacional, basta del desvío de recursos a costa del pueblo de México.

Muchas gracias.

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *