Senadora Gina Andrea Cruz Blackledge, para referirse al tema de agenda política, referente a la seguridad pública

Intervención en tribuna de la senadora Gina Andrea Cruz Blackledge, para referirse al tema de agenda política, referente a la seguridad pública

 

 

 

 

22 de junio de 2022

Versión de la intervención en tribuna de la senadora Gina Andrea Cruz Blackledge, para referirse al tema de agenda política, referente a la seguridad pública

Con la venia de la Presidencia.

Honorable Asamblea:

Este domingo 19 de junio, el presidente López Obrador pasó a la historia, como él quería, pero lo hizo de la peor manera posible.

Con más de 121 mil personas asesinadas, este sexenio ya es el más violento que hemos vivido.

A esta terrible cifra se agregan más de 100,000 personas desaparecidas, y una cuenta dolorosa de diez mujeres asesinadas y una masacre en promedio cada día.

El horror en nuestro país ha llegado a niveles récord, por causa de la fallida estrategia presidencial.

En el colmo de la necedad, el presidente dijo, hace una semana, que la mal llamada estrategia de seguridad no cambiará.

Esta es una pésima noticia para todas y todos. Hoy vivimos bajo el miedo y la incertidumbre: muchas ciudades y comunidades están controladas por completo por la delincuencia organizada.

El Ejército y la Guardia Nacional han recibido órdenes de no actuar, con consecuencias desastrosas para la ciudadanía.

Hoy, los abrazos son para los delincuentes quienes con total impunidad ocupan calles y plazas, y los balazos son para las personas, quienes se tienen que refugiar en sus casas y cerrar sus negocios para no ser víctimas de una delincuencia que opera con toda impunidad.

Ayer, en el colmo del horror, fueron asesinados dos sacerdotes jesuitas al interior de un recinto sagrado.

La prensa, esa guardiana de las libertades, comprometida con la información veraz y oportuna, se ve también asediada por la delincuencia.

Otro récord terrible es el de periodistas asesinados: 36 en total, en un país que hoy es el más peligroso para ejercer la noble actividad periodística.

El Inegi ha documentado el clima de inseguridad que hoy vivimos: en marzo de este año, 66.2 por ciento de la población de 18 años y más, consideró que es inseguro vivir en su ciudad.

Estos son datos duros, no los otros datos de quien parece vivir en otro país.

En materia de seguridad, se han tomado decisiones que nos harán retroceder décadas

Con la liquidación de la Policía Federal, se destruyó un cuerpo de élite que tardó muchos años en consolidarse; se concentró el poder en la federación, descuidando el necesario fortalecimiento institucional de las policías municipales y estatales; se dejaron los territorios en manos de los grupos criminales, quienes han aprovechado la pandemia para penetrar el tejido social; ya no se detienen capos, quienes cada vez tienen más poder ante un gobierno cada vez más impotente.

México no puede seguir así. Urge un cambio de rumbo.

Es urgente fortalecer a las instituciones de procuración e impartición de justicia, mejorar las condiciones de las policías estatales y municipales, y prepararlas para que ejerzan sus capacidades de prevención e investigación.

En lugar de esto, el presidente enviará una iniciativa a este Honorable Congreso, para militarizar por completo al país.

La militarización, como ya lo hemos visto, no es la respuesta.

Legisladores y legisladores:

El daño a nuestras instituciones causado por este gobierno debe detenerse.

Es urgente retomar la función principal del Estado de garantizar la seguridad y proteger incondicionalmente el derecho a la vida, y a la integridad física y patrimonial de todas las personas.

No queremos un Estado convertido en un costoso aparato de propaganda a favor de una ideología y de un movimiento político que está devastando al país.

Es de llamar la atención que los Estados en los que hay alerta de seguridad por parte del gobierno de los Estados Unidos de América, son los de Colima, Michoacán, Guerrero y Baja California todos gobernados por Morena.

Queremos un Estado fuerte, que imponga la ley y el derecho, que rescate territorios de manos del crimen organizado, que nos devuelva la paz y la seguridad que hemos perdido, y que tanto anhelamos.

Reconozcamos que estamos en un Estado fallido en materia de seguridad

Ya asuman su responsabilidad. Querían gobernar este país. Háganlo, pero dando resultados en materia de seguridad.

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *