Senador José Alfredo Botello Montes, al referirse a la trayectoria de Rosario Ibarra de Piedra

Intervención del senador José Alfredo Botello Montes, al referirse a la trayectoria de Rosario Ibarra de Piedra.

 

 

 

 

19 de abril de 2022

Versión de la intervención del senador José Alfredo Botello Montes, al referirse a la trayectoria de Rosario Ibarra de Piedra

Con el permiso de la Presidencia.

Recuerdo que el 5 de abril de 1997, en el arranque de campaña del primer gobernador panista en mi estado, que es Querétaro, Ignacio Loyola Vera, recibíamos la noticia del fallecimiento de un hombre de izquierda, Heberto Castillo Martínez y por su aporte al proceso de apertura democrática en el país hicimos un público reconocimiento y guardamos un minuto de silencio en su memoria.

Ahora, como demócratas que somos, participamos en este acto  en memoria de doña Rosario Ibarra de Piedra,  por el aporte que realizó en la búsqueda de su hijo desaparecido, lucha que llevó hasta su muerte y que, incluso,  el reconocimiento que le hiciera este Senado al entregarle la Medalla Belisario Domínguez, hizo un acto de congruencia y regresó a manos del Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, para que le hiciera justicia  en la búsqueda de su hijo, desde luego, esto no sucedió.

Doña  Rosario Ibarra que, por cierto, fue presidenta de la Comisión de Derechos Humanos en este Senado de la República, se ha convertido en un referente de las personas que buscan a un familiar hija o hijo, hermana o hermano, esposa o esposo desaparecidos y que a la vez, como ella no encuentran respuesta del gobierno de la República que hoy encabeza Andrés Manuel López Obrador, por cierto, lamentamos que una vez que se ha recibido el informe del Comité de la ONU al respecto de la desaparición de personas en México, en el que se establecen líneas generales que es preocupante la impunidad y que es casi absoluta esta y que el gobierno también debe abandonar la estrategia de militarización de la seguridad pública.

El propio Presidente ha manifestado desgraciadamente que ellos tienen con todo respeto toda la información, no tienen con todo respeto toda la información, no están actuando con apego a la verdad.

Lo de la señora Rosario Ibarra de Piedra no fue un informe, sino un acto de una correligionaria del señor Presidente que fue voz de los miles de familiares que siguen en espera que el gobierno de la República les dé noticia sobre sus familiares desaparecidos.

Los demócratas recordamos a doña Rosario Ibarra de Piedra en aquellas escenas de 1988, como ya lo decía mi compañero Germán, acompañando al Maquío, Manuel de Jesús Clouthier del Rincón y a Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano allá en Gobernación para reclamarle al antidemócrata Manuel Bartlett para que hubiera elecciones limpias y se respetara el voto popular, el resultado es de sobra conocido.

Por su aporte al a defensa de los derechos humanos y a la lucha de mujeres y hombres que están en busca de sus familias desaparecidos, como por haber sido la primer candidata mujer a la Presidencia de la República y por esa lucha por la democracia que dio significativamente en 1988, nos sumamos a este reconocimiento.

¡Que descanse en paz doña Rosario Ibarra de Piedra!

Exsenadora de la República.

Muchas gracias.

 

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *