Senadora Josefina Vázquez Mota presenta iniciativa en materia de Trata de Personas

Intervención de la senadora Josefina Vázquez Mota, al presentar una iniciativa que reforma el artículo 25 de la Ley General para Prevenir, Sancionar y Erradicar los Delitos en Materia de Trata de Personas y para la Protección y Asistencia de las Víctimas de estos delitos, el artículo 4 de la Ley General de Víctimas y el artículo 201 del Código Penal Federal.

 

 

 

22 de febrero de 2022  

Versión de la intervención de la senadora Josefina Vázquez Mota, al presentar una iniciativa que reforma el artículo 25 de la Ley General para Prevenir, Sancionar y Erradicar los Delitos en Materia de Trata de Personas y para la Protección y Asistencia de las Víctimas de estos delitos, el artículo 4 de la Ley General de Víctimas y el artículo 201 del Código Penal Federal

Presidenta, muchas gracias.

Muy buenas tardes.

Senadoras, senadores:

Permítanme compartir los siguientes testimonios, están plasmados en el libro “Un sicario en cada hijo te dio”.

Y agradezco enormemente a Saskia Niño de Rivera, su extraordinario trabajo y su gran generosidad e incansable lucha a favor de las niñas y los niños.

Raúl de 15 años, fui sicario, ya no quiero serlo.

Un día regresando de la secundaria estábamos mis hermanos y yo en casa, eran dos chavos que nos ofrecieron trabajo, nos darían 35 mil pesos, pero con el tiempo en que si obedecíamos y hacíamos lo que nos dijeran podíamos ir ganando más, nos dieron un arma y nos subieron a una camioneta.

La mente se va entrenando sola cuando empiezas a matar, ahí empiezas a dejar de sentir; mueren ellos o muero yo, entonces empecé a descuartizar a los que habíamos matado y hacerme como un sanguinario, no importaba si los contrarios eran chavos o señores, ya lo hacían sin pensar, sólo tenía 15 años.

Blanca, una adolescente.

Sí, terminé secuestrando, pero empecé levantando y prostituyendo, soy del Estado de México, me gusta actuar, hacer ejercicio, leer, pasar tiempo conmigo y escuchar música.

En las tardes siempre jugaba con mis amigos y hermanos, en la noche nos teníamos que meter temprano a casa, porque siempre había cartulinas que decían:

“El que esté en la calle después de las 12:00 se le levanta”.

Por mi casa era muy común encontrar cabezas, dedos, pies y piernas en la calle.

Desde los trece años me uní a un cártel en el que tenía un rol específico por ser mujeres. Ahí cometí todo tipo de delitos.

Éramos seis involucrados en un secuestro, un día llegó la policía y nos agarró a Jorge y a mí, éramos los autores intelectuales, no había nada más detrás del plan, ya llevaba tiempo que no trabajaba en nada porque había dejado el cártel y todos los ilícitos que cometía, así que les dije: “¿qué puede pasar? Vamos a hacerlo”

¿Qué puede pasar?

Pues ahora me lo respondo, esto fue lo que pasó, nos agarraron, perdí a mi bebé en el momento de la aprehensión, llevaba tan sólo dos meses y medio de embarazo, me dictaron una medida de casi 5 años en un centro de menores y a Jorge, sabe cuánto tiempo le falte, pues es 8 años mayor que yo.

Senadoras y senadores:

El día de hoy presento ante ustedes la iniciativa que reforma tres importantes leyes en materia de reclutamiento forzado de niñas, niños y adolescentes por la delincuencia organizada.

Primero la Ley General para Prevenir y Sancionar y erradicar los delitos en materia de trata de personas y para la protección y asistencia de las víctimas.

En segundo lugar, la ley General de Víctimas.

Y, en tercero, el código Penal Federal.

Apenas el pasado lunes 31 de enero de este año, Save The Children reportó que durante 2021 se registraron cerca de 28 mil delitos contra niñas, niños y adolescentes, justamente Saskia Niño de Rivera en este libro “Un sicario en cada niño te dio”.

Hace notar que algunas de las causas más, digamos, destacadas de por qué se da este reclutamiento de menores es el abandono, es que viven en un conflicto familiar, en una comunidad violenta, es que alguien miembro de la familia es parte de la delincuencia o del crimen y algo muy importante.

Senadoras y Senadores, la deserción escolar, la deserción escolar está estrechamente vinculada a la vulnerabilidad de niñas, niños, que son reclutados entre 12 y 15 años por el crimen organizado.

Y si en esta pandemia consideramos que cerca de 5 millones de niñas y niños no han regresado a las escuelas, esta vulnerabilidad está en millones de niñas y niños que no lo tenían antes de la pandemia.

Yo les pido su acompañamiento para que con estas tres reformas logremos lo siguiente:

En primer lugar, se deje de utilizar el término “utilizar” por el término reclutar, porque lo que hacen las mafias y el crimen organizado es reclutar y realmente reclutar a niñas y niños que los vuelven desechables y que están en estas condiciones y esto debe ser sancionado de maneras más graves, con sanciones que sean más altas.

En segundo lugar, en el Código Penal Federal, se incorpora el hecho de que inducir a una persona menor de edad a utilizar cualquier arma de fuego o explosivo, es una forma de corrupción de menores y, en tercer lugar, la Ley General de Víctimas, desde la cual debe considerarse víctimas directas a niñas y niños que deben de ser acreedores a la reparación del daño.

Ya lo decía el Senador Álvarez Icaza en esta tribuna, niñas y niños que, incluso, están siendo desplazados para no tener que ser reclutados por el crimen organizado, niñas y niños que son los desechables del crimen organizado, niñas y niños que están cosiendo cuerpos cuando debiesen estar en el derecho de jugar, de educar, de crecer, en un mundo con paz y sin violencia.

Niñas y niños que son la carne de cañón.

Hoy sé que algunas Senadoras, como la Senadora Indira Rosales, de mi bancada, y algunas y otros más, estamos en la misma intención de presentar iniciativas en esta materia.

Me gustaría proponer que quienes tengamos o estemos en este trabajo, conjuntamente lo hagamos para tener una iniciativa mucho más robusta que pueda cubrir todos los órdenes y termino diciendo, presidenta, agradeciendo su consideración en mi tiempo, que las niñas y los niños no tienen partido, tienen derechos.

Muchas gracias, senadoras y senadores.

 

ooOoo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *