Senadora Gina Cruz Blackledge presenta modificaciones al artículo 1o. de la Constitución

Intervención en tribuna de la senadora Gina Andrea Cruz Blackledge para presentar proyecto de decreto por el que se reforma el párrafo segundo del artículo 1o. de la Constitución Política.

 

 

 

23 de septiembre de 2021

Versión de la intervención de la senadora Gina Andrea Cruz Blackledge, para presentar proyecto de decreto por el que se reforma el párrafo segundo del artículo 1o. de la Constitución Política

Con la venia de la Presidencia.

Honorable Asamblea:

De manera gradual y sistemática con el actual gobierno México ha perdido prestigio, imagen y liderazgo en el mundo, se han confrontado de manera estéril con naciones amigas y se están aliando con dictaduras.

La falta de un criterio claro para nuestra política exterior nos lleva a aplicar pragmáticamente los principios previstos en la fracción X del artículo 89 de nuestra Constitución, el gobierno utiliza la Doctrina Estrada de forma discrecional y caprichosa, intervienen cuando nos conviene y se abstienen de forma vergonzosa cuando deben actuar de forma enérgica y decidida.

En materia de política exterior dan tumbos de manera constante, en más de una ocasión han hecho el ridículo ante la Comunidad Internacional por contaminar con ideologías del pasado una política de Estado de vanguardia que hoy estamos perdiendo.

El Presidente López Obrador ha realizado un solo viaje al extranjero para visitar a un presidente que en el pasado ofendió a nuestro país y ante el cual el mandatario mostró subordinación y obediencia.

La presencia presidencial en reuniones virtuales, tanto en la Cumbre de Cambio Climático como en las Naciones Unidas, fue para pronunciar un mensaje sin sustancia, sin visión de Estado, sin estrategias y sin propuestas.

En el colmo de la incongruencia, anunciábamos descubrimientos de yacimientos petrolíferos en un evento cuyo objetivo es acordar acciones para enfrentar el cambio climático.

Nuestra política interna está cada vez más lejos de los grandes objetivos que como nación no hemos propuestos en rubros tan delicados como el combate a la pobreza, el cambio climático y el respeto incondicional a los derechos humanos.

Hoy se utiliza el principio de no intervención sólo como un argumento vacío que se utiliza para acallar cuando atropellan y violan derechos humanos en regímenes dictatoriales y para alzar la voz confrontándonos de manera inútil y absurda con naciones que promueven y defienden la democracia.

La pasada reunión de la Comunidad Estados Latinoamericanos y Caribeños, Celac, son la asistencia de dos dictadores y el rechazo abierto a los gobiernos dictatoriales por parte de los presidentes de Uruguay y Paraguay, ha sido una mala señal a la Comunidad Internacional.

Es lamentable que los jefes de Estado de dos pequeñas naciones latinoamericanas pongan en evidencia la forma de cómo el gobierno de México se alinea con regímenes que se mantienen en el poder gracias a la existencia de partidos políticos únicos y de elecciones manipuladas.

Al no denunciar las violaciones reiteradas de los derechos humanos, los atropellos a las libertades y la represión de opositores, México se convierte en cómplice de gobiernos dictatoriales.

Con eventos como estos México pierde prestigio y se aísla de la Comunidad de Naciones Democráticas que respetan los derechos humanos y defienden el Estado de Derecho.

Es sin duda alguna, motivo de elogio que México haya recibido refugiados afganos en congruencia con nuestra tradición de asilo, pero es condenable el silencio del gobierno ante el régimen talibán.

La incongruencia de nuestra política exterior es el resultado de andar sin brújula, sólo bajo la orientación de los caprichos de Palacio Nacional.

Es por ello, que con esta iniciativa de reforma al artículo primero constitucional propongo que la promoción, respeto y protección de los derechos humanos tendrá prioridad sobre los principios establecidos en la Constitución, con esta reforma México adquiere un compromiso del más alto nivel con las naciones democráticas y se alía con aquellas naciones que reprueban las dictaduras.

Este compromiso nos obliga a promover internamente el respeto a la dignidad humana y a los derechos de las personas, también nos obliga a ser congruentes en nuestro tratado hacia personas que emigran.

Es indignante que hoy la Guardia Nacional persiga a migrantes como si fueran criminales.

Es indignante la crisis de derechos humanos que estamos viviendo y la forma cómo víctimas y familiares son perseguidos y hostigados.

En esta iniciativa pondríamos un alto a cualquier intento de la autoridad para tratar de forma indigna a personas hermanas que huyen de la miseria y de la violencia.

Senadoras y Senadores:

Optar por la democracia no es un capricho ni ocurrencia.

Optar por los derechos humanos tampoco es una idea improvisada.

La democracia y los derechos humanos conforman una alianza virtuosa.

Gracias a esta alianza las personas podemos gozar de amplias libertades sin ser perseguidas por los aparatos represores del Estados.

Gracias a la democracia los derechos humanos prosperan y evolucionan porque sólo en democracia somos realmente libres y sólo en democracia es la ciudadanía la que manda.

Debemos de poner de rodillas a quienes intenten ser dictadores en países libres.

No es justo que las dictaduras destruyan lo mejor que tenemos y que se atente de forma tan violenta contra la dignidad humana.

Demos el paso necesario para que nuestro país sea líder en democracia, líder en derechos humanos.

Hagámoslo por nuestros hijos.

Hagámoslo por México.

Es cuanto, presidenta.

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *