Busca Nadia Navarro dar certeza a usuarios de seguros de gastos médicos

  • El 78 por ciento de los asegurados está insatisfecho con el servicio de su seguro de gastos médicos

La senadora Nadia Navarro Acevedo presentó una iniciativa de reforma por el que se adiciona el Artículo 203 BIS a la Ley Sobre el Contrato de Seguro, con el objetivo de brindar certeza jurídica a los asegurados, de otorgarles un respaldo por todo el tiempo que han cubierto puntualmente una contraprestación y, sobre todo, garantizar el derecho a la salud en estos tiempos de pandemia.

“Existe una práctica inequitativa o menos favorable para las y los asegurados, cuando durante años se ha pagado puntualmente el seguro, se adquiere y conserva el derecho a ser atendido. Sin embargo, al mínimo atraso en el pago de la póliza se suspende cualquier derecho, cualquier protección, se retira por completo la seguridad que fue pactada en la firma del contrato, aun cuando el pago se subsane posteriormente”, señaló Navarro Acevedo.

Durante su intervención en la sesión ordinaria que se desarrolló a distancia, explicó que las pólizas de gastos médicos incluyen en sus condiciones generales que debe transcurrir cierto tiempo para cubrir algunas enfermedades, denominado “periodo de espera”, precisando que esta es una de las principales quejas por parte de los usuarios en el momento que suspenden el pago de la póliza, aún por un tiempo breve, ya que las empresas aseguradoras interrumpen la antigüedad del contrato.

“La ley que rige los seguros no otorga el derecho a recibir atención médica cuando se suspende el pago por un tiempo breve. Las cláusulas de contratación requieren ser revisadas, reformadas y reguladas, en virtud de que algunas están lejos de ser condiciones equitativas entre las partes”, puntualizó.

La integrante del Grupo Parlamentario de Acción Nacional detalló que “cuando una persona contrata un seguro de gastos médicos, busca seguridad financiera y la tranquilidad de contar con todos los servicios hospitalarios en caso de siniestro. Pero, esa seguridad no siempre se refleja en la práctica, por ejemplo, en la mayoría de los casos en las condiciones del seguro se estipulan enfermedades que no son atendidas de forma inmediata”.

La senadora por el estado de Puebla señaló que esta iniciativa se presenta en el entendido de que se trata de una prórroga, más no una exención en el pago, precisando que ayudará a proteger el interés superior de la vida y la salud de las personas.

La propuesta de Navarro Acevedo se turnó a las comisiones unidas de Hacienda y Crédito Público y a la de Estudios Legislativos Segunda, para su análisis y dictaminación.

ooOoo

Puebla, Puebla, 25 de marzo del 2021

Comunicado de la oficina de la senadora Nadia Navarro Acevedo

Intervención de la senadora Nadia Navarro Acevedo, al presentar una iniciativa que adiciona el artículo 203 bis a la Ley Sobre el Contrato de Seguro.

 

 

 

25 de marzo de 2021

Versión de la intervención de la senadora Nadia Navarro Acevedo, al presentar una iniciativa que adiciona el artículo 203 bis a la Ley Sobre el Contrato de Seguro

Muchas gracias, presidenta.

Saludo a mis compañeras y compañeros Senadoras y Senadores.

El día de hoy presento una iniciativa que tiene por objeto apoyar a aquellas familias que han contratado y que tienen contratados servicios en el tema de gastos médicos mayores.

Hoy, que estamos aún haciendo frente a una pandemia y que estamos llegando a contabilizar de manera dramáticas las 200 mil muertes de mexicanas y de mexicanos que hoy ya no están presentes, el tema de la salud, como todos sabemos, es un tema de derecho humanos, es un tema que lacera la economía de las familias cuando se hace presente en las enfermedades y que lamentablemente poco o mucho hemos podido hacer desde el sector público.

Por eso hoy presento esta iniciativa que resulta importante porque nosotros, en las familias mexicanas, muchas veces tenemos esta cultura de la prevención y nos acercamos a estas grandes empresas buscando contratar seguros a través de pagos que nos estén garantizando la certeza de que en un momento que podamos afrontar una enfermedad de, una enfermedad que pueda afectar la economía de la familia podamos hacerle frente a través de este servicio.

Lamentablemente, de acuerdo al Buró de Entidades Financieras, las aseguradoras que ofrecen el producto de seguro de gastos médicos mayores obtuvieron una calificación promedio de 6.7 en el período de enero a septiembre de 2014; pero esa seguridad no siempre se va a reflejar con los servicios y con el dinero, no es corresponsable o no hay una correlación entre lo que nosotros pagamos y la satisfacción que cada familia tiene respecto de estos servicios.

Por eso, las pólizas incluyen en sus condiciones que debe transcurrir cierto tiempo para cubrir algunas enfermedades, y a esto se le llama período de espera.

Precisamente una de las principales quejas por parte de los usuarios es que cuando se suspende el pago de póliza aún por un tiempo breve, las empresas aseguradoras interrumpen la antigüedad de los períodos de espera, y aún cuando se reanuda la vigencia del contrato no se reactiva la antigüedad debiendo esperar a que se cumpla nuevamente ese tiempo de espera desde el primer día.

Así, aún cuando el asegurado lleve años ininterrumpidos contratando y pagando de manera puntual, bastará con que no se cubra una fecha de pago para que automáticamente se pierda el derecho a ser respaldado en caso de siniestro.

Y peor aún, pierde la antigüedad generada durante años para que la aseguradora lo cubra tratándose de enfermedades catalogadas como graves, me refiero a cáncer, me refiero a VIH, sobre todo padecimientos ginecológicos; padecimientos de columna vertebral, entre otros muchos tantos padecimientos.

Esto abona, abandona la finalidad del contrato de seguro, que no es otra que estar amparado en el caso de la pérdida de salud, incluso si lo trasladamos al servicio público, en el sector público está diseñado bajo el esquema de priorizar, en todo momento, aún sobre el tema económico, el bienestar integral de las personas autorizadas, aseguradas.

Por ejemplo, la ley dispone que se deba brindar atención médica a los beneficiarios, hasta ocho semanas después de su baja laboral.

En el caso que expongo hoy hay una práctica inequitativa o menos favorable para el asegurado, cuando durante años se ha pagado de manera puntual, el seguro se adquirió y se ha conservado el derecho de ser atendido en enfermedades sujetas a períodos de espera, y por un mínimo atraso en el pago se pierden estos derechos.

Esta inquietud se incrementa por la realidad económica que estamos padeciendo actualmente en nuestro país, según cifras publicadas por el IMSS, la pandemia dejó 647 mil personas, empleos perdidos.

Definitivamente esto ha ocasionado un severo detrimento en la economía familiar, padres y madres han tenido que priorizar entre productos y servicios básicos de educación, y desde luego de salud.

Por eso, si en condiciones normales el pago de un seguro de gastos médicos representa un esfuerzo y una fuerte inversión para las familias debido a los costos elevados, solo uno de cada 10 mexicanos cuenta con un seguro de gastos médicos, que en una ocasión extraordinaria como la que estamos viviendo, resulta por demás complicado.

Muchas personas se han visto obligadas a suspender temporalmente la contratación de estos servicios, esto va a generar la pérdida de derechos a ser atendidos si alguna enfermedad o accidente surgiera en este intervalo.

Por ello, propongo una adición a la ley sobre el contrato de seguro, que consiste en dos puntos, básicamente: Que la empresa aseguradora cubra cualquier riesgo que se presente durante estos tres meses en que se ha suspendido el pago, en los mismos términos y condiciones pactadas.

Y dos. Que la interrupción de la póliza durante esos tres meses no tenga por consecuencia la pérdida de la suspensión de la antigüedad para el caso de enfermedades y tratamientos sujetos a períodos de espera, en el entendido de que se trata de una prórroga, más no de una exención de pago. Esto ayudará tanto al sector público, como al sector privado en un objetivo común, que es brindar una mejor calidad en los servicios de salud.

Es cuanto, presidenta, muchas gracias.

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *