Pide licencia como Senador Mauricio Kuri

    Versión de la intervención del senador Mauricio Kuri González en la tribuna parlamentaria, para solicitar licencia a su cargo

Con su venia señor Presidente:

Hoy cierro una etapa muy importante de mi carrera parlamentaria, donde tuve la oportunidad, junto con mis compañeros, de servir a México haciendo política de altura, anteponiendo siempre el bienestar de mi país y de mi estado, Querétaro.

Ha sido una de las tareas más honrosas, formativas y desafiantes de mi vida profesional.

He solicitado licencia para separarme por tiempo indefinido de mis funciones como Senador de la República y así poder enfocarme en otra tarea, un anhelo que requerirá de mi mayor tiempo, cercanía, eficiencia y compromiso.

Quiero servir a mi estado, llevarlo más alto, volverlo más próspero, hacerlo más justo, un ejemplo de y para México.

Me retiro, no sin antes decirles que mantendré mi convicción de trabajar en favor de una política que acerque y no divida, que construya y no destruya, que sirva a la gente y no que se sirva de la gente. Porque sé y creo firmemente que sí hay de otra para nuestro país.

Muchos aún me preguntan cómo es que había entrado a la política.

Hoy más que nunca y con mucho orgullo puedo responderles que el amor por mi país, el querer cambiar las cosas y mejorarlas, el dejar un mejor futuro para las y los mexicanos, el ser ejemplo de bien y orgullo para mi familia, me trajeron hasta aquí y jamás me arrepentiré de ello.

En casa me inculcaron el valor de luchar, de trabajar, de levantarme y saber que puedo empezar desde cero y perseguir mis sueños; uno de ellos es servir a México.

Sé que viene una tarea muy grande.

Los escenarios pueden cambiar, pero lo que no puede cambiar es el objetivo de mejorar el país y de buscar siempre el bien común.

A mis compañeros del Grupo de Acción Nacional les quiero decir:

Encontré en ustedes experiencia, conocimiento, dedicación y gallardía.

Entusiasmo y sensibilidad.

Tuvimos la valentía de defender la democracia de México, la visión para trabajar por un país más próspero e igualitario, no nos quedamos callados y luchamos contra la iniquidad. De verdad, muchas, pero muchas gracias.

En tiempos tan complicados para nuestro país, donde el dolor y el luto se han apoderado de millones de hogares, no los dejamos solos.

Logramos ser juntos no solo oposición, sino también opción para las y los mexicanos.

Pusimos en el centro de la atención pública los riesgos del sistema de salud nacional, insistimos en la aprobación de la Ley de Emergencia Económica y un Seguro de Desempleo, le entregamos al gobierno federal, las herramientas necesarias para enfrentar la crisis de violencia e inseguridad, aprobando una Guardia Nacional.

Trabajamos en favor de las mujeres, aprobamos diversas leyes como: Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, así como propusimos una Ley de Igualdad Salarial y no Discriminación, entre otras.

En muchas ocasiones pagamos los costos de ser la oposición más numerosa. No lo lamento: lo reitero, el precio a pagar por ser oposición será siempre menor a renunciar a serlo.

Gracias por sus consejos, su apoyo y amistad, siempre llevaré conmigo los gratos y apasionantes recuerdos de esos días que compartimos juntos.

Les pido sigan siendo la voz y representación de los que hoy más nos necesitan.

Al Bloque Opositor que logramos consolidar:

Gracias por demostrar que en unión somos más fuertes; por buscar siempre beneficiar a México, dando freno a la ocurrencia y la injusticia.

Me llevo de ustedes su amistad, su ejemplo de lucha y compañerismo, pero, sobre todo, la satisfacción de haber demostrado juntos que, no importando de que fuerza política provengamos, siempre nos unirá el consenso, porque es más fuerte el amor por nuestro país.

A mis compañeras y compañeros senadores:

En la política se puede disentir, tener diferencias, pero nunca debemos de perder de vista que se tiene que trabajar para un bien común, un bien que siempre permita prosperidad para todos, se deben encontrar los equilibrios para sacar adelante a México, sin distinción alguna.

Mi reconocimiento a Ricardo Monreal, presidente de la Junta de Coordinación Política, de quien aprendí que discrepando también se puede construir, que las diferencias de ideas no son sinónimo de discordia, que la amistad logra prevalecer por encima de las diversas posturas políticas.

Aquí entendí que la pluralidad fortalece, el respeto nutre y las oposiciones enaltecen.

Tenemos un compromiso que va con los mexicanos y con las generaciones venideras.

Hagamos de este país un país de emprendedores, construyamos un México educado, sano y pujante; digamos a la gente que sí nos puede ir mejor.

Repito: Construyamos unidad, no división, México hoy más que nunca lo demanda.

Escuchemos y busquemos el diálogo, busquemos ser una misma voz.

Veamos la realidad y cambiemos para bien, dejemos de lado la indiferencia y la cerrazón.

Es tiempo de acciones, les invito a que juntos sigamos trabajando y luchando por el México que todos nos merecemos.

Gracias, en verdad, muchísimas gracias por todo.

Los voy a extrañar.

ooOoo

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *