Las niñas y adolescentes embarazadas deben tener acceso a los Institutos Nacionales de Salud sin importar la edad: Vázquez Mota

  • México ocupa el primer lugar en embarazo temprano entre los países de la OCDE, con una tasa de fecundidad de 77 nacimientos por cada mil adolescentes de 15 a 19 años de edad

La senadora y presidenta de la Comisión de los Derechos de la Niñez y Adolescencia, Josefina Vázquez Mota, presentó una iniciativa para que las niñas y adolescentes tengan acceso a los Institutos Nacionales de Salud sin importar la edad, ello con la finalidad de atenderse cuando presenten una urgencia obstétrica, y de evitar la muerte materna antes de los 18 años.

Señaló que debido a que la Ley General de Salud vigente no define que la atención solo se preste a mujeres mayores de edad embarazadas que presenten una urgencia obstétrica, es necesario establecer y especificar que este servicio también debe ser para niñas y adolescentes, sobre todo cuando en México el embarazo infantil es una realidad que no se puede esconder.

Por ello es que la propuesta, dijo, busca reformar la Ley General de Salud y de los Institutos Nacionales de Salud, para que independientemente de su edad, las niñas y adolescentes embarazadas que presenten alguna patología reciban atención médica en el instituto de salud especializado que amerite el caso.

Vázquez Mota sostuvo que el embarazo temprano es uno de los efectos que alteran el desarrollo en la vida de las niñas y adolescentes, y que México ocupa el primer lugar en embarazo temprano entre los países de la OCDE, con una tasa de fecundidad de 77 nacimientos por cada mil adolescentes de 15 a 19 años de edad.

“En México ocurren 340 mil nacimientos al año en mujeres menores de 19 años. Entre el 2007 y el 2012 se haya incrementado la cifra de embarazos en adolescentes, en un 15 por ciento, respecto del periodo 2000 y 2006. De acuerdo con un estudio realizado por la Comisión Nacional de Arbitraje Médico (CONAMED), una de las principales consecuencias del embarazo en adolescentes es la muerte de la mujer por complicaciones en el embarazo”, afirmó.

La senadora por Acción Nacional indicó que el mayor riesgo de mortalidad materna corresponde a las niñas y adolescentes menores de 15 años, pues si bien en los últimos años en México las defunciones maternas en general han mostrado una disminución paulatina, la carga que representan las defunciones en adolescentes ha variado alcanzando un 13 por ciento hacia el 2013.

“El ser madre adolescente propicia la discriminación en diversas esferas de la vida social, y son estas mujeres las que abandonan los estudios a causa de los malos tratos y burlas desde diversos ángulos de su vida cotidiana. El embarazo en las niñas y adolescentes representa un riesgo en su salud, afecta su permanencia en la escuela, el acceso a oportunidades recreativas, sociales y laborales especializadas de calidad y desarrollo humano”, expresó.

Vázquez Mota agregó que de acuerdo con Naciones Unidas el embarazo adolescente le cuesta a México cerca del .30 (punto treinta) por ciento de su PIB, representando una pérdida de alrededor de 11 mil millones de pesos de ingresos fiscales para el Estado mexicano.

Además de que el Consejo Nacional de Población (Conapo), informó que los embarazos de adolescentes en el país se incrementaron 20 por ciento en la población de 15 a 19 años durante la pandemia de Covid-19, lo que equivale a 145 mil 719, comentó.

Muchos de ellos debido a que la violencia de género representa un preocupante factor, pues tan solo los delitos más frecuentes cometidos en contra de las mujeres son: el abuso sexual con más del 40 por ciento y la violación con el 37 por ciento, siendo las principales víctimas de estos delitos las adolescentes y jóvenes de 15 a 24 años, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), concluyó la legisladora federal.

ooOoo

Ciudad de México, 23 de febrero de 2021

Comunicado de la oficina de la senadora Josefina Vázquez Mota      

23 de febrero de 2021 

Version de la intervención de la senadora Josefina Vázquez Mota, al presentar una iniciativa que reforma diversas disposiciones de la Ley General de Salud y de la Ley de los Institutos Nacionales de Salud

Muchas gracias, presidenta.

Muy buenas tardes, Senadoras, Senadores.

El día de hoy presento ante ustedes esta iniciativa que consideramos muy relevante para niñas y adolescentes que viven un embarazo.

De acuerdo con la Ley General de Salud vigente, sólo se les presta la atención, en la gran mayoría de los casos, a las mujeres mayores de edad embarazadas que presentan una urgencia obstétrica en las unidades con capacidad para la atención de urgencias obstétricas, independientemente de su derechohabiencia.

El embarazo infantil, lo sabemos todas y todos, existe y hay miles de niñas y adolescentes a quien se les niega la atención obstétrica al llegar a los institutos nacionales de salud justamente por ser menores de edad.

Actualmente la Ley General de Salud no hace la distinción para que las menores de edad también puedan tener acceso a estos servicios de salud, y esto debe cambiar.

Las niñas y adolescentes deben tener acceso a los institutos nacionales de salud para atenderse a la altura evidentemente de la circunstancia que estén viviendo en materia de salud obstétrica, sin importar su edad.

Por lo anteriormente mencionado, presento esta iniciativa para reformar la Ley General de Salud y la Ley de los Institutos Nacionales de Salud para que independientemente de su edad las niñas y adolescentes embarazadas que presentan alguna patología durante su embarazo reciban la atención médica en el Instituto de Salud Especializado, que así lo amerite, según esta patología.

El embarazo temprano es uno de los efectos que alteran el desarrollo, o una de las realidades sin duda que alteran el desarrollo de la vida de niñas y adolescentes.

México ocupa el primer lugar…

¿No sé si se escucha, presidenta?

La Presidenta Senadora Imelda Castro Castro: Sí se le escucha, Senadora.

Adelante, continúe, por favor.

La Senadora Josefina Vázquez Mota: Gracias, presidenta, qué amable.

México ocupa el primer lugar en embarazo temprano entre los países de la OCDE con una tasa de fecundidad de 77 nacimientos por cada mil adolescentes de entre 15 a 19 años de edad, es decir, en México ocurren 340 mil nacimientos al año en mujeres menores de 19 años.

Entre el año 2007 y 2012 se ha incrementado la cifra de embarazos en adolescentes en un 15 % respecto del período 2000 y 2006.

De acuerdo con un estudio realizado justamente por la Conamed, una de las principales consecuencias del embarazo en adolescentes es la muerte de ellas, de la mujer, ya sea por complicaciones en el embarazo o por situaciones que se presentan a lo largo del mismo.

De acuerdo con este estudio, el mayor riesgo de mortalidad materna corresponde a niñas y adolescentes menores a los 15 años.

El embarazo adolescente es la causa principal de mortalidad en niñas de entre los 15 y 19 años en el mundo, y el 90 % de estas muertes ocurren en países en vías de desarrollo, como México y el resto de Latinoamérica, y la mayoría de éstas son sin duda prevenibles.

En los últimos años en México las defunciones maternas en general han mostrado una disminución paulatina, tanto en números absolutos como evidentemente en las entidades federativas. No obstante, la carga que representan las defunciones en adolescentes ha variado, alcanzando un   13 % ya en el año 2013 y después afortunadamente ha disminuido, pero es muy alta considerando que son prevenibles.

Cuando se observa el número absoluto de defunciones en el período, tanto en mujeres de 10 a 14 años, como las que tienen de 15 a 19, la tendencia es a la baja; sin embargo, insisto, en el grupo de entre 15 a 19 años se ha incrementado este número de defunciones por causas externas y también por secuelas.

El ser madre adolescente ha propiciado desafortunadamente la discriminación en diversas esferas de la vida social y son ellas quienes abandonan mayoritariamente sus estudios y renuncian a muchísimas de las oportunidades a que tienen derecho.

El estudio Embarazo Adolescente y Madres Jóvenes en México, realizado por la Secretaría de Educación Pública, revela que las madres jóvenes embarazadas se encuentran en una situación de mayor vulnerabilidad.

Por estas y muchas otras razones, por los derechos de niñas y adolescentes, porque el embarazo en estas edades ha ido en incremento y todo advierte que así seguirá esta tendencia, es que esta propuesta y esta iniciativa pretende modificar las leyes que he mencionado para dar atención sin discriminación y por encima de cualquier circunstancia a niñas y adolescentes durante el embarazo, evitar su muerte y poder atenderlas de manera oportuna.

Hago una petición a todas las Senadoras y Senadores de todos los grupos parlamentarios a acompañar esta iniciativa.

Sabemos que las niñas y las adolescentes no tienen partido y que una situación de embarazo las enfrenta a realidades muy adversas y difíciles en nuestro país.

Es cuanto, presidenta.

Y agradezco el acompañamiento de quienes así decidan hacerlo.

Muchas gracias y muy buenas tardes.

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *