Senadora Minerva Hernández Ramos para referirse al dictamen en materia de Captación de Divisas

Intervención en tribuna de la senadora Minerva Hernández Ramos para referirse al dictamen de las Comisiones Unidas de Hacienda y Crédito Público, y de Estudios Legislativos, Segunda, con proyecto de decreto por el que se reforman los artículos 20 y 34; y se adicionan los artículos 20 bis y 20 ter a la Ley del Banco de México, en materia de Captación de Divisas

 

 

Versión de la intervención en tribuna de la senadora Minerva Hernández Ramos, para referirse al dictamen de las Comisiones Unidas de Hacienda y Crédito Público, y de Estudios Legislativos, Segunda, con proyecto de decreto por el que se reforman los artículos 20 y 34; y se adicionan los artículos 20 bis y 20 ter a la Ley del Banco de México, en materia de Captación de Divisas

 

Con su venia, Presidenta.

Gracias.

Compañeras y compañeros, este dictamen es un claro ejemplo que cuando algo es prioridad para el grupo parlamentario mayoritario sale adelante a toda costa, cueste lo que cueste.

Estamos ante una iniciativa presentada apenas el 19 de noviembre y que una semana después el dictamen ya estaba siendo discutido en la Comisión de Hacienda, donde se cuestionó a las Senadoras y Senadores integrantes si habían leído el dictamen y si es que alguno de ellos podía explicarlo detalladamente.

Así como también cuestioné si es que la comisión dictaminadora había solicitado las opiniones de la Secretaría de Hacienda o del Banco de México, respondiendo que fueron solicitadas el mismo 19 de noviembre pero que aún no se tenían.

Es inaudito que pretendamos aprobar esta modificación sin tener siquiera las opiniones técnicas de esta institución. No puede ser justificación legislar con prisa, es falso que con la aprobación de este dictamen vaya a apoyarse a la población migrante mexicana, porque si eso quisiera el actual gobierno y el grupo parlamentario mayoritario, eso hubieran hecho en la asignación presupuestal para el 2021, porque si “amor con amor se paga”, entonces ¿qué mayor traición para los migrantes por parte del gobierno que haber eliminado el Programa 3×1 para Migrantes?, que se traducía en la realización de obras sociales y fomentaba los lazos de identidad de los migrantes hacia sus lugares de origen.

Con este dictamen no van a garantizar la vivienda, la seguridad, la educación y la salud que el país les ha negado por décadas y que era prioridad de este gobierno según su Plan Nacional de Desarrollo.

Senadoras y Senadores, si leyeron este dictamen verán que en ninguna parte están los elementos técnicos que nos permitan analizar los alcances y repercusiones económicos que podrá tener para el país la aprobación de esta reforma, por el contrario, en lugar de estar sustentado en fuentes de información oficiales generadas por instituciones públicas se recurre a notas periodísticas y en su afán de hacerlo todo al vapor citan mal la fuente de información, atribuyendo a la Secretaría de Hacienda datos que son de la Secretaría de Economía y que además están desfasados, porque la actualización de esos datos fue recibida apenas el 25 de noviembre en este Senado, sin que ello hubiera sido considerado en el dictamen y, para colmo, se trata de información pública que contradice expresamente esas supuestas consideraciones técnicas contenidas en el dictamen, en tanto que de enero a septiembre de este año México registró una caída del 10 % de la inversión extranjera directa.

Ya veo venir una vez más que Morena hará sentir la mayoría y se votará este dictamen a favor, una vez más estaremos ante la inexistencia de un debate real en el que los Senadores tengan una participación informada, con un conocimiento razonable respecto de lo que se aprueba, justo lo que la Corte ya dijo que está mal y que es inconstitucional.

El Banco de México ha señalado que con esta reforma podrían ingresar flujos de efectivo provenientes de actividades ilícitas, comprometiendo al sector financiero nacional y a su interacción con el sistema financiero internacional, y lo que es peor, que de aprobarse el dictamen ese riesgo sería transferido al Banco de México al imponerle la obligación de recibir moneda extranjera en efectivo.

Por ello, Banxico señala que es indispensable evitar que este riesgo de operaciones con recursos de procedencia ilícita sea transferido al Banco Central Mexicano, porque de ocurrir podría afectar la libre disponibilidad y control de los activos de la reserva internacional, poniendo en entredicho el cumplimiento de los objetivos constitucionales del Banco Central.

Debemos analizarlo y valorarlo a la luz de la gestión de riesgos.

Me explico.

Cuando los riesgos son ciertos y conocidos es posible establecer un régimen preventivo, pero como sucede en este caso, cuando existe incertidumbre respecto a las consecuencias de una actividad, lo mejor será evitarlo por mera precaución. Como decimos comúnmente, “más vale prevenir que lamentar”.

Porque siempre será preferible equivocarse en una previsión que tienda a evitar afectaciones para conservar el valor de mayor entidad, que abrir la posibilidad que el daño pueda producirse, mucho más cuando no existen bases sólidas, objetivas o idóneas que demuestren lo contrario a lo que ha manifestado el Banco de México.

Imaginemos, compañeras y compañeros, un escenario en el que las investigaciones de la Unidad de Inteligencia Financiera señalen que la operación del Banco de México fue utilizada para incorporar al sistema financiero mexicano recursos de procedencia ilícita, sería un desastre y un pretexto perfecto para atentar contra la autonomía constitucional de la banca central y poder hacer un uso discrecional de sus reservas.

No podemos permitirlo.

Acción Nacional votará en contra porque con ello protegemos una institución constitucionalmente autónoma y el mandato de procurar la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda y el control y libre disposición de las reservas internacionales.

No es válido, compañeras y compañeros, sin ánimo de favorecer la voracidad de algunos entes económicos en particular dedicados a la captación de remesas, cuya denominación omito mencionar, se lesione al banco central de nuestro país y se ponga en entredicho su honorabilidad justo en un día como hoy que se conmemora el combate a la corrupción. Es indigno, muy indigno, Senadoras y Senadores, avalar este dictamen.

Es cuanto, senadora Presidenta.

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *