Senador Damián Zepeda Vidales durante la discusión de la Reforma Judicial en las comisiones unidas de Puntos Constitucionales y Estudios Legislativos Segunda

Versión de la intervención del senador Damián Zepeda Vidales durante la discusión de la Reforma Judicial en las comisiones unidas de Puntos Constitucionales y Estudios Legislativos Segunda.

Hago la aclaración de que mi intervención es a título personal, el Grupo Parlamentario del PAN ha determinado en este tema tener una valoración individual digamos, va a haber votos diferenciados, lo cual respetamos. Yo en lo personal voy a votar en contra de esta reforma y quiero explicar por qué y lo reiteraré en el Pleno.

A mí me parece que el objetivo de un Parlamento es lograr cambios verdaderos para el país, y hoy mi pregunta es, ¿Damián Zepeda, senador de la República, esta reforma va a beneficiar a los mexicanos para que tengan una mejor justicia?, mi respuesta es: no. Es una reforma a lo mucho intrascendente y segundo, tiene cosas negativas.

El sistema de justicia en México está colapsado, no es culpa de quien está gobernando hoy, y no lo digo para ofender a mucha gente muy buena que hay en el Poder Judicial, ellos mismos quieren mejorarlo, pero el sistema de justicia es más grande que el Poder Judicial, implica desde la procuración de justicia, la impartición de justicia y por supuesto todo el sistema de reinserción, y tenemos un problema grave en México, y esta reforma no hace nada por cambiarlo.

¿Cuál es el problema que tenemos? La materia penal, ahorita profundizaré en el Pleno, pero si de cada 100 delitos 93.5 ni quiera se denuncian, y de los 6.5 que se denuncian, la mitad llegan al juez, estás hablando de 3 de 100; y si tu reforma sólo se dedica no nada más a todo el juez, a la Corte, pues es intrascendente en el global, no va a cambiar nada la justicia, yo me niego a ser parte de ello, cuando debimos de haber asumido esa posibilidad hoy, porque las oportunidades se aprovechan.

Hoy estaba la coyuntura con un interés desde el interior del Poder Judicial de hacer ciertos cambios, este Legislativo debió haber tomado con altura de miras y decir: claro que sí, pero vamos a hacer todos estas transformaciones que requiere el sistema de justicia, no nada más lo que tú tienes interés de que cambie al interior de la Corte, y tenemos que poner temas positivos que transformen la realidad, y eso no pasó, no hay un solo tema en esta reforma, que vaya más allá de lo que propuso la propia Corte, ni uno.

Y de los temas, me dijeron enfócate en los temas estos porque ya hay un acuerdo que sólo vamos a ver eso, luego vamos a ver lo demás; no pues bien, suerte con ese luego.

De esta reforma que nos ponen en la mesa es negativa, o sea, la reforma tiene ocho puntos, dos pudieran considerarse positivos, pero no cambian las cosas, ¿cuáles? Carrera judicial y la escuela. Oye, pero no existían antes, sí, sí existen, la Constitución ya habla de carrera judicial, hombre, este rollo de no, es que la carrera, ya dice la Constitución eso y la Ley Orgánica tiene un capítulo completo, no se está inventando la carrera judicial en esta reforma, ya existe.

Entonces qué bueno que lo cambiaron, está bien pues, pero no va a ser (inaudible) después, la escuela judicial, ya existe el instituto, se le cambia de nombre y se le sube la constitución, ésos son los dos positivos, yo no veo ni una otra cosa positiva; oye, ¿es menos negativa que como nos la mandaron?, sí, qué bueno, y ahí sí, y participamos y todo en la apertura, se compuso un poco, pero sigue siendo negativa.

Yo le decía mi opinión al Grupo, es como una pistola pues, traía seis balas, te iban a disparar a matarte, ahora trae cuatro, ¿para qué vas a comprar la pistola?, no hace sentido pues.

¿A qué seis cosas me refiero?, primera, traía el tema de los jueces designados para temas de violaciones graves y casos de alto impacto, se quitó, qué bueno que se quitó, se cambia a una redacción de concentración, pero no lo vendan como un logro, la concentración ya existe, la Ley de Amparo, artículo 13, acuerdos del Consejo de la Judicatura, entonces queda igual.

Dos, no se podían impugnar las decisiones del Consejo de la Judicatura, ya se quitó, qué bueno, nada más que eso es regresar al estado actual, ahorita se puede, no logramos algo con la reforma, simplemente nos dejaron de atacar pues con eso.

Ésos son los logros, y lo demás sigue estando negativo.

En la controversia constitucional, digan lo que digan, recuperaron una redacción, qué bueno, pero dejan un párrafo, ¿por qué no lo quieren quitar?, dejan un párrafo que limita que exclusivamente versen sobre violaciones a la Constitución, es que le quitaron la palabra “directa”, no importa, si ni tuvieran la pretensión de usar ese párrafo para limitar las controversias constitucionales no tuvieran resistencia en quitar el párrafo.

Abiertamente, el presidente de la Corte ha dicho, abiertamente, que su objetivo es eliminar 18 mil casos que tiene, ¿de quién son esos asuntos?, yo lo entiendo a él en materia administrativa que se quiera liberar, pero no creo que sea sano para el país, principalmente de los municipios porque hoy puedes impugnar temas de constitucionalidad y de legalidad, y les van a quitar la vía de legalidad, y dicen, son temas menores, ah, ¿es menor, por ejemplo, que alegue un municipio que el Estado no le está dando sus participaciones?, ¿es menor?, porque eso cae en eso y lo han estado debatiendo, ¿es menor que se impugnara el reglamento que le daba facultades a la Secretaría de Economía para usar el Fondo Minero?, ¿es menor?, no, no es menor.

Bueno, eso es lo que esto hace, lo excluye y yo asumía que lo mandaba a otra instancia del Poder federal, los manda al limbo, lo van a tener que ver en los poderes locales.

Y perdón que lo diga y lo digo con mucho respeto, sin generalizar, pero la mayoría de los poderes judiciales locales están dominados por los gobiernos estatales.

Ahí quiero ver a los municipios que tengan éxito en una impugnación de este tipo. Entonces, por qué vamos a hacer eso.

Cuatro. El cambio de unitarios a colegiados. Yo puedo entender que se parta de la idea de que algo colegiado es mejor que un unitario. No necesariamente, porque tendríamos que cambiar entonces toda la estructura de jueces de distrito, porque los jueces de distrito son unitarios y en verdad que no están mal, es un tema de tener buenos filtros, buenos procedimientos.

Pero a mí, lo digo con apertura, parto de una desconfianza, de que el órgano que los va a nombrar es un órgano político, no jurídico, que es el Consejo de la Judicatura. ¿Cómo se integra el Consejo de la Judicatura? Por dos nombramientos que hizo el Senado por mayoría simple, que, respeto a las personas, pero claramente tienen una afinidad con una militancia partidista y un nombramiento del Poder Ejecutivo más ya el presidente de la Corte y demás.

Entonces, el poder que se le va a dar es el de nombrar a cientos de magistrados a ese órgano, del cual está por verse si tiene una imparcialidad.

Yo como legislador de oposición, preocupado por la invasión que veo que existe del Poder Ejecutivo a otros poderes y órganos autónomos, no concibo la oposición le va a dar ese poder al presidente de la República, porque ahí está el poder ese, hombre.

Entonces, nos quejamos por un lado de la invasión, pero luego le damos la facultad para que pueda invadir al Poder Judicial. Me parece increíble.

Cinco. El no recurso ante el desechamiento que el presidente de la Corte pueda tener del amparo directo. Pues es demasiado poder para una sola persona, hombre.

“Oye, es que ahorita ya la Corte se lo confiere”, sí, con un acuerdo que se puede revocar si se hace mal uso.

No demos, no es por él, no es correcto que concentre tantas facultades una sola persona. Necesitamos contrapesos.

Y por último, tengo serias dudas, no lo tacho como negativo de anticipado, pero serias dudas, creo que deberías de abrir un debate amplísimo con el nuevo esquema de jurisprudencia por precedentes.

Y aquí le hago un llamado al Legislativo, señores legisladores, esto atenta contra el Poder Legislativo, atenta contra la división de poderes, porque cuanto tú apruebas una ley hay todo un proceso legislativo, de consultas, de debate, lleva tiempo y votamos.

En una sentada, la Corte, a la basura la ley que aprobaste.

Es demasiado poder para la Corte, no entiendo por qué el legislativo está queriendo fortalecer así a la Corte.

Y me pueden decir “no seas exagerado, ya existen vías”. Sí, por repetición, cinco casos analizados, personas distintas, casos distintos, que de manera ininterrumpida vayan en el mismo sentido, en una valoración profunda y entonces sale la jurisprudencia, no en una sentada.

Y alguien puede alegar “oye, pero en la acción de inconstitucionalidad en la controversia ya pasa en una”, sí, pero es bien difícil meter una acción de inconstitucionalidad, de una controversia; para la controversia necesitas mayoría, no lo pudimos hacer para la Comisión Nacional de Derechos Humanos y la acción de inconstitucional requiere el 33 por ciento; o sea, y solo procede en ciertos casos.

En cambio aquí, con un amparo, uno, o con una queja con facultad de atracción la Corte ya, oye espérate, está desbalanceando la división de poderes.

Y acepto que otros países tienen esos sistemas, sí, con otra cultura, con otro nivel de confianza, en fin; yo no digo que esté equivocado, creo que es demasiado delicado para aventarnos un paso así sin un análisis fuerte.

Dicho eso, eso es sobre la reforma, pero además de eso no quisieron moverle nada; oye qué tal si de los mismos artículos que quieres tú, por qué no fortalecemos el mecanismo para nombrar ministros, que no tenga al último la posición de imponer el suyo el presidente; estamos hablando del Poder Judicial.

“Ah, no, eso no quiero tratarlo”. Ok.

Oye y por qué no subimos a dos terceras partes la votación del Consejo de la Judicatura, para que se requiera un mayor consenso para poner mejores perfiles. “No, no quiero”. Ah, caray. Ok.

¿Entonces qué quieres? “No, pues nomás lo mío”. No, pues no.

Oye y la Defensoría Pública, depende del Consejo de la Judicatura, dale autonomía, dale independencia, vamos a fortalecerla. “No”.

Pues dicho todo eso yo respondo no, no estamos aquí nada más para hacer lo que quiere un Poder. Esta reforma en mi opinión no es positiva, yo respeto mucho la opinión distinta, respeto el ejercicio, agradezco la apertura, que la hubo, para poner las propuestas, pero al final el producto sigue siendo muy negativo y, por lo tanto, yo en lo personal no lo voy a acompañar.

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *