Reforma Judicial, negativa e intrascendente: Damián Zepeda

 

Versión de la intervención en tribuna del senador Damián Zepeda Vidales para referirse al dictamen de las Comisiones Unidas de Puntos Constitucionales y de Estudios Legislativos, Segunda, el que contiene proyecto de decreto por el que reforman y adicionan diversas disposiciones de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Muchas gracias, presidente. Con su permiso, presidente.

 

El día de hoy estamos en un debate de la máxima importancia para el país y yo lamento mucho el producto legislativo que hoy va a salir.

Hoy, si tuviera que describirlo, lo describiría como la pérdida de oportunidad de hacer algo positivo para cambiar México. Así describo el día de hoy.

La reforma al Poder Judicial que aquí se plantea en el mejor de los casos es intrascendente y la verdad de las cosas es que más bien es negativa.

Y me explico, el sistema de justicia en México, compañeros, está colapsado.

Lo digo con respeto para muchísima gente muy buena que está en el Poder judicial federal, local, pero de cara al ciudadano si tú le preguntas oye, hay justicia en México, la respuesta es no.

¿Y qué hace esta reforma para cambiar esa realidad? Nada en absoluto, nada en absoluto.

Van a encontrar aquí algunas palabras, es que esto y aquello,  no hay manera de defenderla. Si dices está mejorando la justicia para el país con esto, no.

Déjenme poner un ejemplo en materia penal, lo digo siempre porque es impactante. De cada 100 delitos 93.5 ni siquiera se denuncian.

De los casi siete que se denuncian, sólo la mitad llega al juez.

Esta reforma no aborda ni siquiera el 3.5, aborda sólo la parte del Poder Judicial de la cúpula, de la Corte.

Entonces, cómo es posible que quieran que creamos el cuento de que va a cambiar la justicia con esto si no tocas los temas importantes para transformarla. Autonomía, independencia, un verdadero profesionalismo, inversión, facilidades de agilidad en los juicios, que la gente deje de decir no confío en la justicia y por eso no denuncio, porque cuando le preguntan más del 60 por ciento contesta “es que no vale la pena, se tarda mucho, me cuesta mucho, no sirve de nada”.

¿Qué hace esta reforma para eso? Nada.

Entonces, la pregunta es por qué este Senado de la República, y principalmente por qué la oposición va a permitir que pase esta reforma. Porque sin los votos de la oposición esta reforma no pasa. Y no debería de pasar, lo digo con toda claridad.

Sobre esta reforma en lo particular nosotros hemos dicho, vamos por una reforma integral que cambie la justicia y estamos listos, pusimos propuestas en la mesa y a todo se dijo que no.

Y se dice “lo vamos a ver más adelante”, ya estoy muy grande para andar creyendo cuentos, ¿no? Por favor, hombre.

Lo que no se logre cambiar ahorita que tiene un interés el Poder Judicial de hacer transformaciones ya no van a permitir que suceda en el futuro, vean nada más el cabildeo no antes visto que pasó con esta reforma, llamadas de ministros, gobernadores, cabilderos, todos presionando para que pase esta reforma, ¿cuándo creen que van a permitir que se hagan cambios de verdad si no era en esta oportunidad? Por eso no me cabe en la cabeza que no luchemos hasta el final para cambiar las cosas, no me cabe en la cabeza, me da vergüenza que esté pasando eso.

Y esta reforma en particular dicen: ¿dónde está el daño?, ahí les va dónde está el daño, tiene ocho temas esta reforma, ocho temas importantes, dos se puede decir que son positivos, pero la verdad es que no cambia nada, que la carrera judicial, abran la Constitución ahorita, ya está la carrera judicial, abran la Ley Orgánica, ya existe, ¿se puede mejorar?, sí; ¿va a cambiar?, no; la escuela, se le da a nivel constitucional, no, pues aplausos, pero ya existe un instituto, hombre, o sea, no es como que no existe y ahora va a existir, ya existe, qué bueno que lo suban a rango constitucional, pero ahí se acaban las buenas noticias, no hay más buenas noticias en esta reforma.

Los otros seis temas son bien peligrosos: uno, jueces a modo, que querían poner para casos, ya lo quitaron, qué bueno, o sea, quitaron un negativo, pero no se convirtió en positivo, la solución que encontraron de que la concentración…, ya existe, artículo 13, Ley de Amparo, Acuerdos del Consejo de la Judicatura, no cambia nada, no es algo para presumir y decir: logramos esto, no, eso ya existe hoy, simplemente dejaron (inaudible).

Que al Consejo de la Judicatura le puedan impugnar los acuerdos, ya no se va a poder, ya no se le van a quitar las facultades de poderlo revisar, qué bueno, nada más que ésa es la realidad hoy, compañeros, o sea, no nos quieran vender algo positivo porque simplemente evitamos el daño y se acabó.

¿Qué daño hace?, le quitan a los municipios…, se los digo, con toda transparencia, ni siquiera lo está ocultando el presidente de la Corte, abiertamente dice que el corazón de esta reforma es deshacerse de miles de casos, y yo les pregunto a ustedes, principalmente a la oposición: ¿por qué la oposición le va a quitar una defensa al municipio en un momento de ataque frontal del gobierno federal a los estados y a los municipios?, ¿por qué?, no es correcto.

Hay dos vías de controversia constitucional: la que ataca la constitucionalidad y la que ataca la legalidad, y han querido hacer menos la de la legalidad, no, no es relevante, ah, ¿no es relevante?, ¿no es relevante que un municipio impugne porque un estado no le está entregando sus participaciones, por ejemplo?, porque ésa es una controversia de ese tipo. ¿Y saben a dónde los van a mandar, compañeros?, yo traía un error, pensaba que lo iban a mandar a otro nivel de la Corte, y así se me paraban, digamos, los pelos, no, los mandan al limbo, los mandan al órgano local, con los jueces locales, ahí quiero ver qué municipio le gana a un gobernador una controversia sobre recursos en un juzgado local, porque sin generalizar, pero los poderes judiciales locales muchas veces están dominados, entonces los vamos a dejar la indefensión, ¿por qué?, y dicen: no, no, no, no, es que decía “violaciones directas”, ya le quitaron la palabra “directa”; señoras, señores, si no tuvieran esa intención no tuvieran resistencia de quitar el párrafo, ¿por qué están dejando el párrafo que dice que sólo por violaciones de la Constitución?,  la única explicación es porque quieren hacer eso y no lo han ocultado, lo han defendido una y otra vez en debates sobre juicios, ese es el criterio que tienen y lo quieren hacer, no es correcto, no es correcto que apoyemos para que se ataque y se le quite un medio de defensa a los municipios.

Cuatro. Los tribunales unitarios a colegiados, ¿dónde está?, ¿dónde está –decían ahorita- el daño?, Ahí les va: le van a dar el poder en este momento que decimos una y otra vez pues, yo lo único que pido es congruencia entre el discurso y la actuación.

Una y otra vez decimos que el Poder Ejecutivo está invadiendo otros poderes, que está invadiendo otros órganos autónomos y ahorita le van a entregar una facultad al Consejo de la Judicatura, dominado por el Ejecutivo, de nombrar cientos de magistrados, entonces no me vengan mañana a andarse quejando de que el Presidente controla el Poder Judicial, porque aquí se le está dando la facultad.

¿Y por qué digo dominado?, porque el Consejo de la Judicatura, que yo respeto mucho, pero al menos los nombramientos políticos que se hicieron tienen afinidad partidista, los dos que se tomaron aquí por mayoría y el que nombró el Presidente, y esos tres más el Presidente de la Corte tienen mayoría en el Consejo de la Judicatura, ahí es donde está la discrecionalidad. Y me dicen: oye, pero confía que se van a hacer bien; no puedo confiar, de antemano quiero confiar, pero cuando veo votaciones como la de la Corte declarando la legalidad una consulta a todas luces ilegales, perdón pero la confianza se gana con hechos no con llamadas y no con palabras.

Entonces no, yo no le voy a dar este poder si sé que lo pueden utilizar mal.

Cinco. La negativa a permitir que se pueda recurrir a una decisión del Presidente de la Corte de desechar los amparos, ahí está la concentración del poder en una sola persona, no me importa cómo se llame ahorita, no es sano que una persona concentre tanto poder, son sanos los contrapesos, no lo hagamos.

Por último, un tema que ni siquiera me atrevo a decir que de antemano sea negativo por sí mismo, pero que sin duda no se ha debatido aquí lo suficiente, la jurisprudencia por precedente señores legisladores, yo les llamó la atención, ese cambio atenta contra la división de poderes, atenta contra este Senado de la República, están empoderando de más a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, tiene una lógica el sistema de jurisprudencia por repetición, que no en una sola sentada un grupo de individuos tiren a la basura o declaren inconstitucional una norma, el proceso legislativo de todos nosotros; lleva tiempo compañeros, llevan análisis, llega una iniciativa pasa comisión, se debate y nace un cuerpo legislativo.

En una sentada, en una reunión, inconstitucional.

Y me pueden decir “ya existe la acción de inconstitucionalidad”.

Sí, nada más que es difícil llegar ahí, necesitas 33 por ciento de representatividad para pedirla y otros casos, sólo en casos específicos, lo pueden hacer.

“Ya existe la controversia, Damián”. Sí, pero necesitas la mitad más uno del Congreso para controvertirlo y aquí es un amparo, es más, con una queja, porque tiene facultad de atracción.

No, hombre, oigan, valoremos las cosas, espérense, vamos a debatirlo; ese debate no es nuevo tiene mucho tiempo… “es que en otros países se hace”; con otra cultura de legalidad.

Entonces, cuando menos valoremos, y ahí le paro con el tema de la iniciativa, eso es la iniciativa.

Pero yo me pregunto por qué el Senado de la República está hincado sólo pudiendo ver, así como si tuviéramos un tapa ojos, lo que nos envió el Poder judicial; no puedes tocar otro tema, sólo lo que te enviaron.

De esos mismos artículos pusimos propuestas muy interesantes; ¿por qué no hablamos de autonomía e independencia con un nuevo modelo de nombramiento de ministros de la Corte? Ah, no, no quiere. Ok.

¿Por qué no hablamos del cambio del modelo nombramiento del Consejo de la Judicatura, una mayoría de dos terceras partes para que tenga un debate y llegue gente con buenos perfiles? “No, no quiero hablar de eso, nomás lo que mandamos.

¿Por qué no hablamos de darle legitimidad a las minorías para las controversias constitucionales, que un tercio las pueda presentar como cuando se presenta la acción de inconstitucionalidad? “Ah, no, no quiero”. Bueno.

Yo entiendo que el partido en el poder diga no quiero, lo que no me cabe en la cabeza es por qué la oposición no lucha por ello. Así de claro, porque sin nuestros votos no pasa.

Y era esta la oportunidad de lograr cambios positivos para México.

Yo por eso hoy me manifiesto absolutamente en contra de esta reforma; respeto profundamente a los compañeros que voten distinto, pero creo que le estamos fallando a México.

Yo escucho mucho “vamos a luchar por una mayoría futura” y yo me pregunto cómo por qué no usamos los votos hoy, ahora. Cómo por qué no hacemos la diferencia hoy.

“Vamos a hablar a México mañana”. Salvémoslo hoy luchando por lo correcto.

Muchas gracias.

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *