Reclama senadora Minerva Hernández aprobación en “fast track” sobre la Ley de Banxico, en materia de captación de divisas

  • Recomendable contar con opinión de Banxico y Hacienda, y no legislar al vapor
  • Reforma de Morena vulnera reserva económica ante delito de lavado de dinero

La senadora Minerva Hernández Ramos lamentó que el viernes pasado se haya inscrito en “fast track” en el orden del día de la Comisión de Hacienda y Crédito Público, el dictamen de la reforma a la Ley de Banxico en materia de captación de divisas, presentada por el senador Ricardo Monreal, el pasado 19 de noviembre.

La secretaria de la Comisión de Hacienda del Senado de la República calificó como delicado aprobar reformas trascendentes de forma apresurada, toda vez que se trata de un dictamen que no cumple con los elementos técnicos necesarios, ni tampoco cuenta con la opinión del Banco de México ni de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

“El dictamen carece de elementos técnicos, ni si quiera lo hicieron bien, no permiten analizar alcances y repercusiones que tendrá la economía del país de aprobarse la reforma, no cuenta con las observaciones de la Secretaría de Hacienda ni del Banco de México, el dictamen sólo se sustenta en datos extraídos de notas periodísticas”, subrayó Hernández Ramos.

En el mismo sentido, criticó que el dictamen haya sido basado solamente en notas periodísticas, y no en el Informe Estadístico sobre el Comportamiento a la Inversión Extranjera Directa en México, que emitió la Secretaría de Economía apenas el pasado 25 de noviembre.

“¿Quién de ustedes ya lo analizó?” cuestionó Hernández Ramos, a los integrantes de la comisión de Hacienda.

La senadora tlaxcalteca enfatizó en que el propósito de la iniciativa es que sea el propio Banco de México quien asuma la posición en la que se encontrarían las instituciones de crédito, cuando éstas enfrentan restricciones o la imposibilidad para depositar en entidades financieras del exterior las divisas en efectivo, que captan como resultado de sus operaciones con el público en territorio nacional y que exceden lo que colocaron en la economía mexicana.

La también vicecoordinadora de economía del Grupo Parlamentario del PAN explicó que la iniciativa obligaría a nuestro banco central a comprar divisas en efectivo de las asociaciones de crédito, con lo cual le transferiría el mismo riesgo que éstas asumen al operar con sus clientes con dichos instrumentos.

Asimismo, subrayó que este riesgo aumentaría sustancialmente al concentrarse los montos de divisas en efectivo que opera toda la banca mexicana con su clientela, trasladándolo a la operación de las reservas internacionales en poder del instituto central.

La senadora panista recalcó que la iniciativa vulneraría el combate a la delincuencia organizada, toda vez que los dólares estadounidenses son considerados como instrumentos de alto riesgo en los delitos de lavado de dinero y pago de drogas ilícitas, además de colocar en situación de vulnerabilidad, a los más de 194 mil millones de dólares de la reserva de México, ante el riesgo de ser expuestos al delito de lavado de dinero.

Por último, dijo que la propuesta no resuelve la problemática que busca atender, sino que la trasladaría al Banco Central, y en ello, generaría un alto riesgo a toda la operación y disponibilidad de la reversa de activos internacionales, comprometiendo también otras funciones del Banco de México, incluidas las de ser agente financiero del Gobierno federal.

ooOoo

Tlaxcala, Tlaxcala, 30 de noviembre de 2020

Comunicado de la oficina de la senadora Minerva Hernández Ramos

 

Versión de la intervención de la senadora Minerva Hernández Ramos en la reunión de trabajo de la Comisión de Hacienda que se llevó a cabo el pasado 27 de noviembre, sobre el dictamen correspondiente a la Iniciativa con proyecto de decreto por el que se reforman los artículos 20 y 34, y se adicionan los artículos 20 bis y 20 ter, todos de la Ley del Banco de México, en materia de captación de divisas.

Me parece muy delicado que se aprueben cosas en fast track, lo digo con respeto para todos, pero qué prisa, qué prisa si hay otros temas más importantes.

¿Qué prisa, es porque lo presenta el senador Monreal el 19 de noviembre de 2020, o sea, hace una semana, señores?

Yo creo que el dictamen carece de elementos técnicos, ni siquiera lo hicieron bien, con todo respeto al secretario técnico.

No nos permiten analizar los alcances y repercusiones económicas que podrá tener el país en la aprobación de esta reforma.

Se requiere forzosamente la opinión de Banxico y la opinión de Hacienda. El dictamen sustenta datos basados en fuentes periodísticas, como se desprende del contenido de la consideración décimo primera; señores, por favor.

No se trata de un tema menor, si bien la nota periodística se refiere de manera adecuada a los datos que contiene el informe estadístico sobre el comportamiento de la inversión extranjera directa en México que emite la Secretaría de Economía, lo cierto es que en el texto del dictamen se afirma que son datos de Hacienda cuando no es así.

Son temas que nos pueden poner en una posición delicada, toda vez que la Secretaría de Economía envía al Senado de la República este informe, el más actualizado lo acabamos de recibir apenas el 25 de noviembre, hace dos días. ¿Quién de ustedes ya lo analizó?

En este Informe se reporta que entre enero y septiembre de 2020 México registra 23 mil 482.3 millones de dólares por concepto de inversión extranjera directa, cifra 9.9 por ciento menor que la cifra preliminar del mismo periodo de 2019, 26 mil 55.6 millones de dólares.

En el Informe trimestral de junio-septiembre de 2020, el Banco de México, que recibimos hace dos días, reitero, apenas el 25, manifiesta que:

Uno. Persiste un alto grado de incertidumbre sobre la evolución futura de la actividad, tanto nacional como global, lo cual se refleja en la amplitud del intervalo de crecimiento.

Dos, es necesario contribuir a que la economía se ajuste con orden, y así contribuir a la reactivación de la actividad productiva y del empleo, permitiendo la flexibilidad en la asignación de recursos, procurando un buen funcionamiento microeconómico y atendiendo los problemas institucionales y estructurales.

Y tres, continuar con el esfuerzo de fortalecer el Estado de Derecho, combatir la inseguridad, la corrupción, la impunidad y garantizar el respeto a los derechos de propiedad. Todo ello redundará en el dinamismo de la economía, lo que permitiría generar mayores oportunidades de desarrollo y mayor bienestar para toda la población, no sólo en la etapa de recuperación, sino especialmente en el más largo plazo.

Se sugiere tener presentes las recomendaciones que emite el Banco de México y no legislar al vapor.

Además, quisiera yo compartirles esta nota, que por demás me parece fundamental, digo, apenas ayer recibimos el dictamen, nos abocamos a estudiarlo, ¿quiénes de ustedes lo hizo?, ¿quién me puede explicar y exponer el dictamen?, Presidente, ni tú lo habrás leído de manera completa.

Esta propuesta busca establecer el mecanismo para obligar al Banco de México a que compre a las instituciones de crédito, así como a la Fiscalía General de la República, los billetes y monedas extranjeros que estas capten, y no puede colocar en México o con sus instituciones financieras del país correspondiente a dichas divisas, para esto se propone modificar la Ley del Banco de México, para que los billetes y monedas extranjeros que no pueden ser repatriados a su país de origen obligatoriamente, se integren a la reserva de activos internacionales, esto modificaría la disposición actual que contempla el tipo de divisas y activos susceptibles de formar parte de la referida reserva, los cuales se incorporan con tal carácter, en tanto el Banco de México los adquiera como parte de las operaciones que decida llevar a cabo.

El propósito de la iniciativa es que sea el propio Banco de México quien asuma la posición en la que se encontrarían las instituciones de crédito cuando éstas enfrentan restricciones o la imposibilidad para depositar en entidades financieras del exterior las divisas en efectivo que captan como resultado de sus operaciones con el público en territorio nacional y que exceden lo que colocaron en la economía mexicana.

Las autoridades de investigación criminal y procuración de justicia han categorizado las divisas en efectivo, principalmente dólares estadounidenses como instrumentos de alto riesgo de lavado de dinero, esto se da así en la medida en la que el dólar en efectivo se utiliza como el más común medio de pago de drogas ilícitas en el mercado en el país consumidor.

La iniciativa obligaría a nuestro banco central a comprar divisas en efectivo de las asociaciones de crédito, con lo cual le transferiría el mismo riesgo que éstas asumen al operar con sus clientes con dichos instrumentos, este riesgo aumentaría sustancialmente al concentrarse los montos de divisas en efectivo que opera toda la banca mexicana con su clientela, trasladándolo a la operación de las reservas internacionales en poder del instituto central.

Esto haría que el banco central y la operación de los más de 194 mil millones de dólares del valor actual de la reserva, los cuales actualmente no están expuestos a ningún riesgo de lavado de dinero, se coloquen en un elevadísimo nivel de riesgo, lo cual podría afectar significativamente la operación y la disponibilidad de los activos de la propia reserva internacional, afectando la capacidad de pago en moneda extranjera que pueda tener el Estado mexicano e incrementando el riesgo de seguridad nacional sobre las referidas reservas.

Estas acciones en contra de la movilidad y disponibilidad de la reserva internacional podrían ser decretadas tanto por una autoridad judicial como por la propia administración de cualquier país extranjero en el que resida la institución financiera que custodie o administre parte de la reserva internacional.

Y, bueno, adicionalmente a ser el Banco Central de la junta financiera del gobierno de México, dichas actividades también se podrían ver seriamente afectadas, en caso de que una autoridad extranjera considere que dicha institución ha recibido recursos de procedencia ilícita.

La propuesta no resuelve la problemática que busca atender, sino que la trasladaría de algunos bancos al Banco Central y en ello generaría un alto riesgo a toda la operación y disponibilidad de la reversa de activos internacionales, comprometiendo también otras funciones del Banco de México, incluidas las de ser agente financiero del Gobierno federal.

Sería muy conveniente para el bien del Estado mexicano revisar a detalle el mecanismo que se está proponiendo en esta iniciativa, así como los profundos alcances adversos que podrían llegar a generar.

Resultaría muy útil tener a la vista los elementos técnicos tanto de Hacienda como de Banxico, a fin de encontrar un mecanismo adecuado que resuelva de raíz esta problemática.

Presidente, no es un tema menor, yo pido respetuosamente que se baje este dictamen de la discusión de esta mañana, que lo podamos abordar con un análisis ulterior.

No puede ser que en menos de 24 horas hayamos hecho un análisis profundo del mismo.

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *