Propone Alejandra Reynoso regresar la facultad de compra de medicamentos a la Secretaría de Salud

  • Es evidente que la falta de experiencia de los nuevos funcionarios puso en una situación insostenible al sistema de salud pública

Debido al desabasto de medicamentos en el sector salud de nuestro país, la senadora por Guanajuato, Alejandra Reynoso Sánchez, hizo un llamado al Gobierno federal a sensibilizarse en el tema de la atención a la salud, y con ello salvar la vida de las y los mexicanos.

En su intervención en la sesión ordinaria celebrada de manera virtual, la legisladora panista propuso a través de una iniciativa que reforma diversas disposiciones de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal que se regresen las facultades de compra de medicamentos a la Secretaría de Salud.

Planteó lo anterior, por los cambios que han sufrido los procesos licitatorios sobre los medicamentos, mostrando retrasos en los últimos meses y con ello provocando un creciente desabasto en hospitales y clínicas de todo el país durante todo este año.

Para el mes de mayo, dijo, al menos 24 entidades federativas tenían problemas por el abasto de medicamentos, que no solo tuvo que ver con el tema de la pandemia.

“Las Nuevas políticas públicas del gobierno de López Obrador cambiaron el esquema de licitación consolidada para la compra de medicamentos e insumos médicos para el sistema nacional de salud que incluye al IMSS, al ISSSTE y al Insabi. Considero que la experiencia generada en las propias instituciones del sector salud no se aprovechó cabalmente para efectuar estos procesos licitatorios eficientes”, señaló la “Wera” Reynoso.

Añadió que, un elemento adicional de la falta de planeación de la nueva política de compras de medicamento se ve reflejada al solo emitir la licitación para la compra de los bienes, pero no la distribución en las instalaciones del sector salud y la operatividad que sí estaba considerada en los anteriores procesos licitatorios.

Pues, a pesar del argumento empleado por el actual gobierno para justificar el cambio, que fue combatir la corrupción, con la creación y diseño de un nuevo sistema de compras consolidadas del sector público encabezado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, hace algunos meses se anunció la creación de una empresa que se encargaría de la distribución de los medicamentos, con un costo que absorberá la Federación, indicó.

“Nosotros lo advertimos desde el principio, que al momento de concentrar todas las compras en una sola dependencia en la Oficialía Mayor, traería consecuencias muy delicadas para el sector, no solo ha tenido un costo elevado, asociado a la curva de aprendizaje de los nuevos funcionarios, si no que detonó también en el riesgo que existía en el sector por las condiciones críticas que éste padecía, agravándolas a tal punto que desencadenó una crisis por falta de medicamentos”, reprochó la también integrante de la Comisión de Salud.

Para finalizar aseguró que Acción Nacional está a favor de combatir la corrupción, y más si se trata de un tema tan sensible como es la salud de las y los mexicanos, sin embargo, dijo, es evidente que la falta de experiencia de los nuevos funcionarios puso en una situación insostenible al sistema de salud pública, lo que atenta contra los derechos humanos de las y los mexicanos.

ooOoo

León, Guanajuato, 11 de noviembre de 2020

Comunicado de la oficina de la senadora Alejandra Reynoso Sánchez

 

Intervención de la senadora Alejandra Noemí Reynoso Sánchez, al presentar una iniciativa que reforma diversas disposiciones de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal.

 

 

11 de noviembre de 2020 

Versión de la intervención de la senadora Alejandra Noemí Reynoso Sánchez, al presentar una iniciativa que reforma diversas disposiciones de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal

Gracias, presidente.

 

Muy buenas tardes.

 

Con su venia.

 

Como parte de las nuevas políticas públicas de la administración del presidente López Obrador se procedió a cambiar el esquema de licitación consolidada para la compra de medicamentos e insumos médicos del Sistema Nacional de Salud, que incluye al IMSS, al ISSSTE y, por supuesto, al Insabi, que anteriormente hacían directamente instituciones del sector las compras como lo hacía el IMSS desde el 2007 y fungiendo ahora como consolidador la Secretaría de Hacienda y Crédito Público a través de la Oficialía Mayor.

 

Cabe señalar que el argumento empleado por el actual gobierno para justificar el cambio fue el de combatir la corrupción.

 

La creación y diseño de un nuevo sistema de compras consolidadas del sector público en salud como una  medida para combatir la corrupción, encabezado por la Secretaría de Hacienda, no sólo ha tenido un costo elevado asociado a la curva de aprendizaje de los nuevos funcionarios, sino que detonó también en el riesgo que existía en el sector por las condiciones críticas que éste padecía agravándolas a tal punto que desencadenó una crisis por la falta de medicamentos y material de curación en todo el sistema afectando a millones de mexicanos en el país.

 

En el PAN, siempre hemos estado a favor de combatir la corrupción, máxime si se trata de un área tan sensible como es la salud de las y los mexicanos.

 

Sin embargo, es evidente que la falta de experiencia y pericia de los nuevos funcionarios pusieron en una situación insostenible al sistema de salud pública, lo que atenta contra los derechos humanos de las y los mexicanos.

 

Se debe dar una lucha sin cuartel contra quienes actúen de manera ilícita, pero ello no debe ser a costa del derecho a la salud que garantiza la Constitución, los procesos licitatorios sobre los medicamentos han sufrido una serie de retrasos en los últimos meses, lo que se reflejó en su creciente desabasto en hospitales y clínicas a lo largo y ancho del país durante todo este año.

 

Para el mes de mayo, al menos 24 entidades federativas tenían problemas por el abasto de medicamento, y no solamente me refiero, y no solamente es por el tema de la pandemia. Como un elemento adicional de la falta de planeación de esta nueva política de compras está el hecho de que sólo emitió la licitación para la compra de los bienes, pero no su distribución en las instalaciones del sector salud, situación que sí venía considerando y contemplando las anteriores, los anteriores procesos licitatorios.

 

Es decir, el gobierno federal pretendía asumir la responsabilidad de la distribución sin tener siquiera la infraestructura para ello. Recordemos también que hace unos meses se anuncia la creación de una empresa del Estado para poder hacer la distribución de medicamentos.

 

Esto, es decir, una austeridad disfrazada, lo que se dice que se ahorrarán por compras consolidadas se gastará ahora también en la distribución y que, además, no es como el presidente de lo dijo en varias ocasiones, “como repartir papitas o refrescos en las tienditas”.

 

Considero que la experiencia generada en las propias instituciones del sector salud no se aprovecho cabalmente para efectuar estos procesos licitatorios eficientes, y si lo vemos incluso en una pregunta que se le hace a la Secretaría de Salud y enumera todo el procedimiento resulta que todo los subsistemas de salud tienen que estar informando, informando, informando a la Secretaría de Hacienda y esto se convierte en un proceso burocrático, que no eficiente la compra de los medicamentos y de insumos para la salud, por eso es lo que esta iniciativa propone.

 

Lo que nosotros advertimos desde el principio en la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal al momento de concentrar todas las compras en una sola dependencia, en la Oficialía Mayor de Hacienda, traería consecuencias y muy delicadas para el sector salud.

 

Por lo tanto, ¿qué es lo que se está proponiendo en esta iniciativa? Que Hacienda se encargue de todo, que sigan aparentemente licitando o adjudicando todos los contratos, pero que se pueda salvar la salud, se regresen las facultades de compra a la Secretaría de Salud para que entonces ya no se puedan echar la bolita de unos a otros en la falta y el desabasto de medicamentos en nuestro país.

 

Esperemos que exista la sensibilidad y esperemos también que el gobierno pueda reconocer que se equivocó en esa reforma y que tenga la sensibilidad para hacer la corrección.

 

Estamos a tiempo para salvar vidas.

 

Es cuanto, presidente.

 

ooOoo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *