Sin sustento jurídico intento por eliminar fideicomisos: Minerva Hernández

El intento de Morena por eliminar 109 fideicomisos carece de sustento jurídico y obedece estrictamente a un capricho del Presidente de la República, afirmó la senadora por Tlaxcala, Minerva Hernández Ramos, ante el Pleno de la Cámara de Senadores.

Durante la sesión que tuvo lugar en la sede alterna de Xicohténcatl, Minerva Hernández sostuvo que existen una serie de irregularidades en torno a la intención de eliminar los fideicomisos, pues destacó que la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria especifica que se requiere de la valoración del impacto presupuestario para lograr que prosperen este tipo de iniciativas.

“Se requiere la valoración del impacto presupuestario de este tipo de iniciativas para lo cual podrá auxiliarse del Centro de Estudios de las Finanzas Públicas o bien solicitar la opinión de la Secretaría correspondiente, esto no se hizo. ¿Dónde está la evaluación de impacto que hizo la colegisladora? ¿En dónde está la opinión de Hacienda al respecto?”, cuestionó.

En el mismo sentido, destacó que el decreto mediante el cual el Presidente de México pretendió eliminar los 109 fideicomisos, carece de toda legalidad, toda vez que no tienen las facultades para hacerlo.

Agregó que para tener efecto el decreto presidencial, se requeriría de la modificación de 18 leyes, así como de la abrogación de dos más.

La legisladora recordó que, pese a que en el dictamen se hace referencia en repetidas ocasiones a las observaciones hechas por la Auditoría Superior de la Federación y por FUNDAR, éstas no proponen eliminar los fideicomisos, sino perfeccionar su marco jurídico, por lo que pidió a los senadores de Morena actuar con congruencia.

“No es suficiente creer que una decisión de estas dimensiones puede sustentarse en un par de videos del secretario de Hacienda, ni tampoco con las entrevistas al subsecretario del ramo o las declaraciones que recogen los medios, yo les pregunto senadores: ¿dónde están las cifras, los datos duros, el análisis económico y financiero de todo esto?”, criticó.

Por último, Minerva Hernández advirtió que el voto de la bancada panista será en contra, toda vez que extinguir los 109 fideicomisos responde a una decisión estrictamente política y una actitud de sumisión de la bancada oficialista.

“Los senadores del PAN votaremos en contra por solidaridad con los afectados por esta errónea decisión, votamos en contra para decirles a los artistas y creadores, a científicos y académicos, a los periodistas, a las víctimas, a las familias de los desaparecidos, a los trabajadores migrantes, deportistas, productores del campo,  a todos ellos, que entendemos su frustración, que al igual que ellos estamos sorprendidos de que un gobierno abuse de su legitimidad democrática para destruir lo que ha tardado décadas en conseguirse”, concluyó.

oo0oo

Ciudad de México, 20 de octubre de 2020

Comunicado de la oficina de la senadora Minerva Hernández Ramos

Intervención en tribuna de la senadora Minerva Hernández Ramos para presentar el posicionamiento del GPPAN al dictamen que contiene proyecto de decreto reforma y deroga diversas disposiciones de leyes en materia de extinción de fideicomisos.

 

 

Versión de la intervención en tribuna de la senadora Minerva Hernández Ramos para presentar el posicionamiento del GPPAN al dictamen que contiene proyecto de decreto que reforma y deroga diversas disposiciones de leyes en materia de extinción de fideicomisos

Con su venia, senador presidente.

Nos queda muy claro que hay urgencia del grupo parlamentario mayoritario por cumplir un capricho más del presidente López Obrador, sin tener sustento mayor que el pretexto contra la lucha de la corrupción.

No se trata de un asunto de dinero, ni de ahorros ni de austeridad, porque si lo fuera, hay fideicomisos que deberían estar en la lista negra de extinción al ser cuantiosos los recursos financieros que tiene disponibles.

El diario Reforma, el “pasquín inmundo”, como lo llamó el presidente, es un evidente atentado a la libertad de prensa, hace pocos días dio cuenta del incremento de los fideicomisos de la Secretaria de la Defensa Nacional. Es forzoso que lo digamos desde esta tribuna para que la ciudadanía lo sepa.

Las consideraciones vertidas en el dictamen no se desprenden elementos suficientes ni razones ´solidas para poder justificar la desaparición de los fideicomisos.

Vayamos enumerando desde ahorita la serie de irregularidades por las que el Grupo Parlamentario de Acción Nacional está obligado a votar en contra este dictamen.

Por ejemplo, a pesar de que la Ley Federal de Presupuesto específicamente mandata que se requiere una valoración del impacto presupuestario, auxiliándose del centro de las Finanzas Públicas o solicitando la opinión de la secretaría correspondiente, esto no se hizo. O dígame usted, dónde está evaluación del impacto que hizo la colegisladora, en dónde está la opinión de Hacienda al respecto.

Si este pleno pretende que el dictamen sea considerado como un acto jurídico válido es ilógico e incongruente que en el mismo se estén reconociendo los efectos de un acto totalmente ilegal, como lo es el decreto presidencial de abril de 2020, en el que se ordenó la extinción de los fideicomisos, cuando el Ejecutivo federal no tiene facultados para desaparecerlos, sin que me die la modificación de 18 leyes y la abrogación de dos más.

Porque si ese decreto fuese legal, no tendría sentido que estuviéramos reunidos hoy, dado que los fideicomisos se habrían extinguido desde abril.

Les pido, compañeras y compañeros, que seamos congruentes. Al margen de la ley, nada; y por encima de la ley, nadie. Como tanto le gusta repetir al presidente.

A pesar de que en este dictamen hay múltiples referencias a las observaciones que la Auditoría Superior de la Federación realizó sobre los fideicomisos, quiero invitar a os senadores presentes a que lean el contenido completo de los análisis e informes en lo que se están sustentando, porque si lo hacen observarán que la Auditoría Superior de la Federación en ningún momento se propuso desaparecer los fideicomisos. Eso no está señalado en sus auditorías.

Por el contrario, se pronuncia y recomienda que se revise el marco normativo que regula sus alcances, competencias y atribuciones.

Por tanto, es equivocado que se diga en este dictamen, en esta tribuna, que los resultados de las auditorías practicadas por la Auditoría Superior a los fideicomisos públicos sustentan la decisión de extinguir diversos fideicomisos, cuando eso jamás ha sido señalado por la Auditoría Superior. Eso, no es cierto, señores y señoras,

¿Qué no era el slogan presidencial “no mentir, no robar y no traicionar”, o ya se les olvidó?

Lo que sí menciona la Auditoría Superior de la Federación en sus auditorías, que es de suma importancia y que nunca fue considerado por las comisiones dictaminadoras es el estatus en que se encuentran las observaciones realizadas a algunos fideicomisos, es decir, saber si es que fueron o no solventadas.

Porque en caso de que no lo hayan sido, es primordial que nosotros como legisladores pidamos que la institución presente las denuncias correspondientes, ¿o qué?, ¿también lo vamos a someter a una consulta?: ¡por supuesto que no!, ¡que la ley se cumpla!, ¡que se investigue a los presuntos responsables, que se les pueda sancionar y que se recupere el patrimonio público!

Como si lo anterior no fuera suficiente, también hay que señalar que los estudios realizados por Fundar, Centro de Análisis, que se han citado en este dictamen, tampoco pueden sustentar la extinción de los fideicomisos por una muy sencilla razón: porque esta organización jamás propuso extinguirlos.

Fundar hizo público un comunicado donde señalan que es indispensable revisar cada uno de los fideicomisos para conocer su estatus, funcionamiento y operatividad, para que, tras ese diagnóstico, se pueda determinar si es necesario fortalecerlos o mejorarlos, o bien, por excepción, extinguir algunos de ellos.

Si algo nos ha quedado claro por las protestas de la ciudadanía y de la sociedad civil organizada es que esta absurda decisión de extinguir los fideicomisos de manera masiva y absoluta es totalmente desproporcional e injustificada.

Este gobierno, que se jacta de cumplir los ideales juaristas y de, supuestamente, gobernar obedeciendo la ley, olvidó por completo una situación elemental, que el artículo octavo transitorio de la Ley Federal de Austeridad Republicana estableció la obligación por parte de las secretarías de Hacienda y de la Función Pública de analizar la normatividad, estructuras, patrimonio, objetivos, eficiencia y la eficacia de los fideicomisos, y de otras figuras jurídicas análogas que reciban recursos públicos, análisis que tendría que ser publicado a través de un informe remitido a la Cámara de Diputados, pues el resultado correspondiente a cada fideicomiso sería tomado en cuenta para la elaboración del proyecto de presupuesto de egresos.

Pero como lo señaló Acción Nacional desde la discusión de la Ley Federal de Austeridad Republicana, y como una servidora lo denunció nuevamente en abril de este año, a través de un punto de acuerdo, que por cierto fue bajado del orden del día de la Comisión de Hacienda el día de ayer, persiste la perversa intención del Ejecutivo federal por extinguir los fideicomisos sin antes contar con evidencia y los datos duros que puedan sustentar una acción de esa naturaleza.

Si el partido en el gobierno y la mayoría parlamentaria fueran demócratas, respetuosos de la ley y quisieran hacer las cosas bien, aceptarían que, como lo hemos dicho los legisladores de oposición, la desaparición de los fideicomisos requiere de un análisis profundo, necesitamos evidencias y sustentos sólidos por parte de instituciones públicas, como la Secretaría de Hacienda o la Auditoría Superior de la Federación, donde se exponga cuál es la situación de cada uno de los fideicomisos que se pretenden extinguir, para conocer sus debilidades y el impacto que tendrán en el mediano y largo plazo para la vida pública de México.

Senadores, no es suficiente, creer que una decisión de estas dimensiones puede fincarse en un par de videos con verdades a medias del Secretario de Hacienda, ni tampoco con las entrevistas al Subsecretario del ramo o las declaraciones que recogen los medios.

Díganme alguien de ustedes, senadoras o senadores ¿dónde están las cifras, los datos duros, el análisis económico y financiero de todo esto?

¿Así, nada más por decir que todos son corruptos y que se requiere el dinero para la reactivación económica, ya con eso les parece suficiente? Los sensibles, sensatos y sustentados argumentos que han expuesto los afectados por la extinción de estos fideicomisos muestran lo contrario, solamente hay que escucharlos… pero con tanto cambio de sede, con tanta presencia policial y con tantas prisas legislativas pues es difícil hacerlo.

Acción Nacional votará en contra de este Dictamen porque el fondo de la extinción de fideicomisos es una cuestión política pura, de sumisión de poder, de control presidencial, de censura, desprecio al conocimiento y castigo al pensamiento libre, racional y crítico.

Los Senadores del PAN votaremos en contra por solidaridad con los afectados por esta errónea decisión, votamos en contra para decirles a los artistas y creadores, a científicos y académicos, a los periodistas, a las víctimas, a las familias de los desaparecidos, a los trabajadores migrantes, deportistas, trabajadores del campo, a todos ellos, que entendemos su frustración, que al igual que ellos estamos sorprendidos de que un gobierno abuse de su legitimidad democrática para destruir lo que ha tardado décadas en conseguirse, para desconocer los logros que fueron conquistados y plasmados en leyes después de muchos esfuerzos y años de lucha.

Hoy es una fecha lamentable. Pero esto no se acaba aquí, como ha sucedido con tantos otros atropellos y decisiones equívocas, acudiremos a los Tribunales y se ejercerán las acciones legales pertinentes, que sean los jueces quienes defiendan la vigencia de la Constitución y del Estado de Derecho, en vista de que al Poder Legislativo le faltó voluntad política y vocación democrática para poder hacerlo.

Quizá hoy perdamos esta batalla, pero la lucha sigue, la defensa continúa. Señalemos desde ahora las siguientes batallas de la democracia representativa: 2021, 2022 y 2024. Porque si algo nos enseñó 2018 es que el pueblo sí manda y que recuerda bien a quienes lo traicionan.

Es cuanto, senador presidente.

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *