Propone senador Madero deducir el ISR de bienes y servicios de educación

  • Los incentivos fiscales presentados por el Gobierno federal no contemplan beneficios para la enseñanza inicial y superior
  • Además, excluye los gastos como útiles escolares o la adquisición de equipo de cómputo tan necesario para miles de familias en este regreso a clases virtual

El senador Gustavo Madero Muñoz presentó una iniciativa para adicionar una fracción IX al artículo 151 de la Ley de Impuesto Sobre la Renta, con el objeto de establecer como deducciones personales los pagos por bienes (útiles escolares o computadoras) y servicios de enseñanza correspondientes a los tipos de educación inicial, básico, medio superior y superior.

Lo anterior ya que, dijo, los incentivos fiscales presentados por el Gobierno federal no contemplan beneficios para la educación inicial y superior, además de excluir los gastos inherentes a la educación como son los útiles escolares, o la adquisición de equipo de cómputo tan necesario para miles de familias en este regreso a clases virtual.

El regreso a clases durante la pandemia por Covid-19 ha forzado a que el Gobierno federal instalara la modalidad de educación a distancia en los niveles preescolar, primaria, secundaria y bachillerato, recordó Madero Muñoz.

Actualmente hay 30 millones de estudiantes a los 16 grados escolares, lo que implica que existan menos oportunidades de aprender en casa, mayores costos para sus familias por razones de cuidados, mayor riesgo de abandono escolar una vez superada la pandemia debido al retraso escolar e incluso significa una alimentación deficiente en ausencia de desayunos y demás alimentos escolares, dijo.

En tal sentido, aseguró que las deducciones personales se posicionan como una alternativa para incrementar el ingreso esperado de las familias y poder reinvertirlo en la misma materia.

“La situación actual presenta un gran desafío para la economía de las familias y la falta de apoyo como un Ingreso Básico Universal disminuye las posibilidades económicas de los padres de familia para continuar con el pago de colegiaturas en educación básica privada”, señaló el legislador al hacer uso de la tribuna parlamentaria.

Tan sólo en el estado de Chihuahua existen cerca de 746 mil 553 alumnos de nivel básico entre niñas, niños y adolescentes que tomarán clases a través del “Programa Aprende en Casa II”, indicó.

“Debemos impulsar los apoyos necesarios para que puedan continuar preparándose, para formar niñas, niños y profesionistas que impulsen el desarrollo económico de la sociedad”, resaltó.

Esta iniciativa, que fue turnada a la Cámara de Diputados para su análisis, forma parte de los esfuerzos del Grupo Parlamentario del PAN por presentar estímulos como la Ley de Emergencia Económica para las familias mexicanas.

ooOoo

Ciudad de México, 2 de septiembre de 2020

Comunicado de la oficina del senador Gustavo Madero Muñoz

Intervención en tribuna del senador Gustavo Madero Muñoz, para presentar iniciativa con proyecto de decreto por el que se adiciona una fracción IX al artículo 151 de la Ley de Impuesto Sobre la Renta.

 

 

 

VERSIÓN DE LA INTERVENCIÓN EN TRIBUNA DEL SENADOR GUSTAVO MADERO MUÑOZ, PARA PRESENTAR INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE ADICIONA UNA FRACCIÓN IX AL ARTÍCULO 151 DE LA LEY DE IMPUESTO SOBRE LA RENTA

Con la venia de la Presidencia.

Uno de los rostros más crudos del Covid es la crisis económica y la falta de ingresos de las familias.

El espíritu de esta iniciativa se sustenta en la petición constante de los padres de familia para contar con apoyos para sufragar los gastos de educación de sus hijos, y que he podido corroborar en los diferentes recorridos que he realizado a lo largo de mi estado, en Chihuahua.

Compañeras y compañeros Senadores.

A nivel mundial cerca de mil 200 millones de niños en edad escolar siguen afectados por el cierre de las escuelas y se enfrentan a la realidad de la educación a distancia en plena pandemia del Covid-19.

Y si algo va a provocar el Covid y las estrategias para enfrentarlo es el aumento de la desigualdad en el mundo.

La Unicef nos advierte que las desigualdades inherentes en el acceso a las herramientas y a las tecnologías podrán agravar la crisis mundial en el aprendizaje.

De acuerdo con esta organización, la estrategia de cerrar las escuelas y la de impartir la educación en línea puede profundizar aún más las desigualdades socioeconómicas en las que viven millones de familias.

Muchas familias enfrentarán caídas severas en sus ingresos familiares.

Muchos estudiantes no contarán con los equipos, la tecnología, los espacios, las condiciones ni el ambiente necesario para poder cumplir con las nuevas exigencias académicas.

Debido al cierre de las escuelas en nuestro país a raíz de la contingencia por el coronavirus, muchos padres de familia, docentes, alumnos, se necesitarán adaptar a esta nueva realidad y a los retos que implicará la educación en línea.

Organizaciones como México Evalúa mencionan que el 40 % de los alumnos se encuentran en condiciones de vulnerabilidad, la suspensión de clases implicará menores oportunidades de aprender en casa, mayores costos para sus familias, mayor riesgo de abandono e inclusos la afectación de su alimentación por la ausencia de los famosos desayunos escolares, la educación en línea, para todos estos estudiantes, los pondrá en una mayor desventaja.

El gobierno federal planteó el inicio del ciclo escolar el pasado 24 de agosto para los niveles preescolar, primaria, secundaria y bachillerato en la modalidad a distancia donde se utilizarán el Internet y la televisión por ser los medios con mayor acceso a la población.

Esta situación presentará un gran desafío para los cerca de 30 millones de alumnos y de sus familias que se encuentran en los 16 grados escolares.

La falta de apoyos directos como el que propusimos de un Ingreso Básico Universal disminuye las posibilidades económicas de los padres de familia para continuar con el pago de las colegiaturas en la educación privada, lo anterior asociado a la saturación y a la falta de infraestructura en las escuelas públicas, derivado de los constantes recortes del gobierno federal en la materia. Y esto amenaza con aumentar aún más la deserción escolar para miles de alumnos.

De acuerdo con el Informe del gobierno del Ejecutivo Federal del año 2018, el gasto promedio general por alumno que tienen que enfrentar las familias de preescolar es de 18 mil pesos anuales; para primaria 17 mil; para la secundaria de 26 mil pesos; profesional técnico 24 mil; bachillerato 35 mil; y en el nivel superior asciende a 79 mil 900 pesos por alumno al año.

En este sentido, las deducciones personales se convierten en una alternativa para incrementar el ingreso esperado de las familias y poder revertirlo en esta misma materia.

El pasado 15 de febrero del 2011 fue publicado en el Diario Oficial del Decreto por el que se otorga un estímulo fiscal a las personas físicas en relación con los pagos por servicios educativos con el objeto de establecer una serie de estímulos fiscales para hacer deducibles los gastos por los servicios de enseñanza en los niveles preescolar, primaria, secundaria y medio superior.

Ese mismo Decreto fue actualizado el pasado 30 de marzo del 2012 y el 26 de diciembre de 2013 donde se establecieron distintos límites dependiendo del nivel educativo. No obstante, estos incentivos fiscales no contemplan beneficios para la educación inicial y para la educación superior, y no reflejan la proporcionalidad en los gastos educativos realizados por las familias y, además, se excluyen los gastos inherentes a la educación como son los útiles escolares o la adquisición de los equipos de cómputo tan necesarios para esta forma de educación virtual.

No hay que olvidar que, de acuerdo al estudio elaborado por el Banco HSBC, el 43 % del monto de la educación superior es financiado por los padres de familia, los cuales el 56 % recurre al endeudamiento para enfrentar estos gastos.

En el estado de Chihuahua existen 747 mil alumnos de nivel básico entre niñas, niños y adolescentes que deberán tomar sus clases a través de los medios propuestos por el programa Aprende en Casa II, para los cuales deberemos gestionar los apoyos necesarios para que puedan continuar preparándose.

Por lo tanto, la presente iniciativa tiene como objeto adicionar la fracción IX al artículo 151 de la Ley del Impuesto sobre la Renta para establecer como deducciones personales los pagos por bienes, útiles y computadoras y servicios de enseñanza correspondientes a los tipos de educación inicial, básico, medio superior y superior. Esta iniciativa forma parte de los esfuerzos del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional por impulsar un paquete de medidas de apoyo a la economía familiar.

Con fecha 24 de marzo del 2020, las y los Senadores del grupo parlamentario presentamos un punto de acuerdo por el que se exhorta al titular del Poder Ejecutivo Federal para que se otorguen facilidades y estímulos fiscales con la finalidad de aminorar el efecto de la recesión que enfrentamos.

Entre las facilidades y estímulos mencionados se propuso hacer deducible el 100 % de las colegiaturas de todos los niveles educativos para las personas físicas.

Por eso, Presidente, y con esto termino, aunado a todo esto, con fecha 20 de abril del 2020, el grupo parlamentario del PAN propuso una iniciativa por la cual se expide la Ley de Emergencia y Recuperación Económica.

Urge apoyar a las familias por esta crisis que enfrentan para que puedan seguir estudiante las niñas, los niños, los adolescentes en nuestro país.

Es cuanto, Presidenta.

Muchas gracias.

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *