México ha perdido presencia, prestigio y la confianza del mundo: Gina Cruz

  • Hoy la política exterior está dictada por las ocurrencias de una sola persona
  • Los recortes brutales a organismos de promoción nos regresarán al aislacionismo
  • Federación ignora a los connacionales en Estados Unidos

La senadora Gina Andrea Cruz Blackledge hizo un llamado para construir una nueva política exterior, que nos regrese la presencia, el prestigio y la confianza ante el mundo, de lo contrario, dijo, regresaremos al aislacionismo.

En el marco del análisis de la Glosa del Segundo Informe de Gobierno en materia de política exterior, Cruz Blackledge aseveró que “hoy la política exterior ha dejado de ser un asunto de Estado, para estar definida por la voluntad de un solo hombre que, basado en su visión de nacionalismo estrecho, ha provocado que perdamos presencia, prestigio y, sobre todo, la confianza del mundo”.

En cuanto al comercio, expuso que México es el socio comercial número uno de Estados Unidos, pero en gran medida debido a cuestiones ajenas a las acciones de gobierno, como la guerra comercial que ellos y China mantienen, y no por el aumento de nuestra productividad.

Además, indicó, persiste entre nuestros socios inversionistas una creciente desconfianza alimentada por las decisiones unilaterales del Presidente.

“Los brutales recortes a la administración pública, la cancelación de ProMéxico y la desaparición en los hechos del Consejo de Promoción Turística de México, no solo afectan la atracción de inversiones y la promoción de México en el mundo, sino que también nos hacen regresar a una era de aislamiento”, comentó.

La legisladora señaló que la aversión para invertir en México no es cosa poca ya que, entre abril y junio, los inversionistas se deshicieron de posiciones en renta fija por 8 mil 710 millones de dólares, cifra ligeramente superior a los 8 mil 46 millones de dólares que salieron en todo el primer semestre del 1995, en la crisis del llamado efecto Tequila.

Respecto a la migración, expresó que hubo un repunte de mexicanos deportados, sobrepasando los 103 mil casos durante los primeros siete meses del año en curso.

Aseveró que con la pandemia los cruces ilegales han vuelto a aumentar en la frontera después de haber caído en picada al comienzo del año y la crisis humanitaria se ha agravado en las ciudades fronterizas.

Entre marzo y junio de 2020, se emitieron 5 mil 637 casos de la condición de refugiado en el país, ilustró.

Sin embargo, dijo, es importante recordar el grave rezago que enfrenta la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar).

“Tan solo en octubre de 2019, más de 6 mil personas llevaban más de un año esperando la resolución de sus solicitudes de asilo. Lo anterior, en un contexto donde el gobierno de México ha deportado durante la pandemia a 31 mil 722 extranjeros, la mayoría centroamericanos y caribeños que huían de sus naciones a causa de la violencia, y este proceso muchas veces acompañado de violaciones a sus derechos humanos”, agregó.

Gina Cruz dijo que con la reciente visita del presidente a Washington nuestros connacionales padecieron lo mismo que en otras décadas, ya que fueron ignorados.

“Ante esas circunstancias, el Grupo Parlamentario del PAN congruente con sus principios y como oposición responsable, no acompañará ningún recorte a la protección consular ni a las tareas sustantivas que desarrollan los 50 consulados en Estados Unidos. Al contrario, promoverá que se les provean de los recursos necesarios para enfrentar estas y otras circunstancias”, aseguró.

La incoherencia del presidente López es alarmante, aquel político que antaño escribió un libro contra el presidente Trump por sus ofensas contra los mexicanos, y que ahora cambia su política y acepta desplegar a la Guardia Nacional con 27 mil elementos para crear un nuevo muro, lamentó.

Con esto, se vulnera la seguridad interna del país, por un lado, y por el otro, caza a nuestros hermanos centroamericanos y en muchos casos violentando sus derechos humanos, detalló.

La cooperación con Estados Unidos se centró en la puesta en marcha del programa Remain in Mexico con lo que, de facto, nos convierte en su “tercer país seguro”, aseveró Gina Cruz.

En cuanto al tema de armas, ilustró que el informe no reporta aún resultados tangibles y relevantes en materia de la lucha contra el trasiego ilegal transfronterizo.

Tampoco, refirió, se habla sobre la supuesta reformulación de la Iniciativa Mérida que López Obrador pidió a Washington y mucho menos sobre nuevos programas conjuntos para el combate al narcotráfico.

“En materia de medio ambiente este Senado aprobó el Acuerdo de Cooperación Ambiental entre México, Estados Unidos y Canadá, durante el periodo extraordinario del 29 de junio, sin embargo, la política energética de este gobierno es contraria en la práctica a este nuevo Acuerdo, así como al contenido del capítulo ambiental del T-MEC y de nuestros compromisos internacionales”, citó.

En materia energética hace unos meses el presidente Trump accedió a cubrir tres cuartas partes del recorte petrolero que los países exportadores de petróleo pedían al Gobierno mexicano, señaló.

“Jamás nos informaron, ni el presidente, ni la secretaria de Energía, a qué se comprometieron con Estados Unidos para cumplir el capricho del gobierno de no reducir su cuota de producción. Este tipo de secretos ofenden la labor de este Senado”, anotó.

Gina Cruz denotó que Canadá es otro de los grandes ausentes del gobierno, en el informe se constata que la cooperación con nuestro vecino es mínima y que hay tan pocos avances que seguimos sin aprovechar las oportunidades y la buena disposición política de aquel gobierno.

“Tan poca importancia se le da a esta relación que, hasta el día de hoy, el presidente no le ha recibido las cartas credenciales al Embajador designado”, criticó.

Como si todo lo anterior no fuera suficiente, se ha tomado la decisión de eliminar la Subsecretaría para América del Norte, expuso, dejando así la interlocución con nuestros principales socios en manos de una Dirección General, con lo que se vulnera la comunicación del más alto nivel.

“Finalmente, quisiera referirme al tema del presupuesto de la política exterior. En junio la cancillería informó a sus embajadas, consulados, delegaciones y oficinas que se recortaría el 75 por ciento del presupuesto disponible para servicios generales, materiales y suministros”, lamentó Gina Cruz.

ooOoo

Ciudad de México, 8 de septiembre de 2020

Comunicado de la oficina de la senadora Gina Andrea Cruz Blackledge

Versión de la intervención en tribuna de la senadora Gina Cruz Blackledge, para referirse al análisis del II Informe de Gobierno del Presidente de la República, en materia de política exterior

 

 

 

Con el permiso de la Presidencia.

Hoy, la política exterior ha dejado de ser un asunto de Estado, para estar definida por la voluntad de un solo hombre que, basado en su visión de nacionalismo estrecho, ha provocado que perdamos presencia, prestigio y la confianza del mundo.

Compañeras senadoras y senadores, hay que destacar en primer lugar la gran ausencia de un plan concreto de política exterior hacia América del Norte, la cual ha estado dominada por la improvisación y la coyuntura.

La ratificación del T-MEC ha sido un gran avance, sin embargo, no es un instrumento que nos saque de la crisis. Los cambios que plantea son de largo plazo y debemos resarcir cuentas pendientes en muchos ámbitos, como en el tema laboral y el ambiental.

En este sentido, ya hay varios riesgos contra nuestro comercio. Uno de ellos es el retraso que presentamos en materia laboral.

El presidente de la American Federation of Labor, la unión sindical más grande de los Estados Unidos, dijo que presentaría dos demandas en contra de México a través de los mecanismos de respuesta rápida del T-MEC.

Respecto al comercio en general, somos una vez más el socio comercial número uno de los Estados Unidos, pero en gran medida debido a cuestiones ajenas a nosotros y no por el aumento de nuestra productividad.

Además, persiste entre nuestros socios inversionistas una creciente desconfianza alimentada por las decisiones unilaterales del presidente López, como la cancelación de diversos proyectos, lo que sin duda afecta a la economía nacional.

Los recortes en la administración pública, la cancelación de ProMéxico y la desaparición en los hechos del Consejo de Promoción Turística de México afectan la atracción de inversiones y a la promoción de México en el mundo.

Entre abril y junio los inversionistas deshicieron deposiciones de renta fija por ocho mil 710 millones de dólares, cifra ligeramente superior a los dólares que salieron en todo el primer semestre de 1995, en la crisis del tequila.

La dinámica de la economía mexicana se desenganchó de la de Estados Unidos, lo que no sucedía desde 1994. Esto habla de un problema bastante profundo que exige reformas urgentes.

Respecto a la migración hubo un repunte de mexicanos deportados, sobrepasando los 103 mil casos durante los primeros siete meses del año en curso.

Con la pandemia, los cruces ilegales han aumentado y la crisis humanitaria se ha agravado en las ciudades fronterizas.

El Gobierno de México ha deportado, además durante la pandemia a 31 mil 722 extranjeros, la mayoría centroamericanos y caribeños, que huyen de sus naciones a causa de la violencia y este proceso muchas veces acompañado de violaciones a sus derechos humanos.

¿Con qué autoridad moral vamos a exigir un buen trato hacia nuestros connacionales en Estados Unidos?

Con la reciente visita del presidente a Washington, nuestros connacionales padecieron lo mismo que en otras décadas, fueron totalmente ignorados.

Ante estas circunstancias, el Grupo Parlamentario del PAN, congruente con sus principios y como oposición responsable, no acompañará ningún recorte a la protección consular ni a la tareas sustantivas que desarrollan los 50 consulados en los Estados Unidos; al contrario, promoverá que se les provea de los recursos necesarios.

El viaje presidencial resultará en una perspectiva histórica como una desafortunada aventura en medio de un proceso electoral, la incoherencia del presidente López es alarmante, aquel político de antaño que escribía un libro contra el presidente Trump, ahora cambia su política y acepta desplegar a la Guardia Nacional con 27 mil elementos, para crear un nuevo muro, un muro humano, vulnerando nuestra seguridad interna, por un lado, y cazando a nuestros hermanos centroamericanos, por otro.

La cooperación con Estados Unidos se centró en la puesta en marcha del programa Remain in Mexico, con lo que de facto nos convierte en un tercer país seguro, nada más, nada se abordó sobre los temas más relevantes para México, como el programa de Acción Diferida (DACA).

Respecto a otro de los grandes temas, el de armas, el informe no reporta aún resultados tangibles y relevantes en materia de la lucha contra el tráfico ilegal transfronterizo, tampoco sobre la supuesta reformulación de la Iniciativa Mérida.

En materia de medio ambiente, este Senado aprobó el Acuerdo de Cooperación Ambiental entre México y Estados Unidos y Canadá; sin embargo, la política energética es contraria en la práctica a ese nuevo acuerdo, así como el contenido del capítulo ambiental que aprobamos en el T-MEC.

En materia energética, hace unos meses el presidente Trump accedió a cubrir tres cuartas partes del recorte petrolero que los países exportadores de petróleo pedían al gobierno mexicano; jamás nos informaron, ni el presidente ni la Secretaría de Energía a qué se comprometió con Estados Unidos para cumplir el capricho del gobierno de no reducir su cuota de producción.

Este tipo de secretos ofende la labor de este Senado mexicano.

Por otro lado, en junio, el Instituto Estadounidense del Petróleo y la Asociación Americana Manufacturera de Combustibles y Petroquímicos enviaron cartas a la administración Trump, acusando de cambios en las reglas en el sector energético mexicano.

Finalmente, quisiera referirme al tema del presupuesto en política exterior, ya para terminar.

En junio, la Cancillería informó a sus embajadas, consulados, delegaciones y oficinas, que se recortaría el 75 por ciento del presupuesto disponible para servicios generales, materiales y suministros; este recorte se suma a muchos otros que han diezmado las capacidades diplomáticas de nuestra Cancillería, por lo que el Servicio Exterior Mexicano desarrolla un trabajo en las más difíciles condiciones.

Compañeras y compañeros:

Construyamos juntos una nueva agenda de política exterior, que vaya más allá de las ocurrencias de una sola persona, cuyo aislamiento y soledad no se debe de reflejar en nuestras relaciones internacionales.

Es cuanto, señora Presidenta.

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *