Senador Gustavo Madero, para exponer el posicionamiento del GPPAN sobre las leyes del T-MEC

Intervención del senador Gustavo Madero Muñoz, al presentar el posicionamiento del GPPAN respecto a la armonización legislativa con motivo de la entrada en vigor del T-MEC.

 

 

 

Con el permiso de la Presidencia, muchas gracias.

Estimada senadores y senadoras.

El T- MEC que entrará en vigor este 1 de julio sustituirá al Tratado de Libre Comercio de Norteamérica, después de 26 años, en los que nuestro país se convirtió en el séptimo productor y el cuarto exportador a nivel mundial de vehículos ligeros y que somos ya el principal socio comercial de los Estados Unidos de Norteamérica y el tercer socio comercial de Canadá.

Nuestro comercio asciende a 600 mil millones de dólares y las exportaciones e importaciones representan el principal motor de nuestra economía.

El dinamismo económico en la región permitió que durante 2019 en México exportara a nuestros socios más de mil millones de dólares al día. Y otro dato, en los últimos 20 años hemos captado más de 600 mil millones de dólares de inversión extranjera.

Hoy el Senado se reúne para analizar discutir y aprobar seis instrumentos jurídicos para lograr la instrumentación del T- MEC; seis proyectos de dictámenes que han sido trabajados al interior de las comisiones y en los cuales se ha logrado incorporar una visión de los distintos grupos parlamentarios para beneficio de las y los mexicanos, me refiero a las modificaciones del Código Penal Federal y la Ley Federal de Derecho de Autor, así como la expedición de tres nuevas leyes: la Ley de Impuestos Generales de Importación y Exportación, la reforma a la Ley Aduanera, la Ley de Infraestructura de Calidad y la Ley Federal de Protección a la Propiedad Industrial.

Quiero también aprovechar para destacar lo bueno que hemos logrado; estos seis dictámenes se han logrado por unanimidad en seis comisiones codictaminadoras: la de Hacienda; la de Estudios Legislativos Segunda; la de Salud; la de Cultura; la de Justicia y la de Economía, por unanimidad, dictámenes muy técnicos. Básicamente protegen la propiedad industrial, el conocimiento, las patentes, la innovación, y eso es muy importante porque lo estamos haciendo en el marco, de entrada, de la Cuarta Revolución Industrial, la revolución del conocimiento, la economía del conocimiento, la innovación, por eso es tan importante lo que hoy estamos aquí aprobando, en un mundo de creciente intercambio comercial y donde las empresas hoy valen más por sus intangibles que por sus tangibles, y el valor de lo que se exporta vale más las patentes y las marcas que los sustentos materiales.

Lo bueno es que se lograron apoyar finalmente a los laboratorios nacionales y quitar las restricciones de 3 y 8 años para iniciar la investigación y el desarrollo de productos con fines de registro sanitario, como genéricos, para poder tener en México, el día siguiente del vencimiento de las patentes, medicinas más baratas y con mayor competencia, eso se logró y eso es lo bueno.

¿Qué es lo malo?, lo malo son que las acciones del Gobierno federal todos los días contradicen el espíritu de estos tratados. De nada sirve tener tantos tratados si las decisiones administrativas del gobierno federal contradicen en los hechos el espíritu de la apertura y la certidumbre de la inversión extranjera y privada y nacional, mediante la cancelación de proyectos, cambios legales, reglas del juego sin apegarse al Estado Derecho y obligando a llevar a la judicialización como única medida de defensa que han tenido los inversionistas que han confiado en nuestro país.

Ya hemos salido de la lista de los 25 países del mundo más atractivos de la inversión debido a estas malas decisiones.

Lo feo. Ya dije lo bueno, ya dije lo malo y ahora voy a decir lo feo; lo feo es que le vamos a hacer el caldo gordo, pretenden hacerle el caldo gordo a Donald Trump y llevarle como ofrenda al Presidente de los Estados Unidos estas reformas para que presuma a sus electores de Estados Unidos que sí ha cumplido sus dos ofertas de campaña, que eran cancelar el TLC, y ahora T-MEC, y construir un muro y que lo paguen los mexicanos, el cual está siendo muro humano con la Guardia Nacional, así será utilizado este viaje, así será criticado este inoportuno viaje y este preocupante mensaje, y sus consecuencias.

Pero lo más malo y lo más grave es cómo se va a poner la situación económica en nuestro país, las dimensiones de la crisis cada vez se estiman que van a ser más profundas, más graves y más dañinas, vamos a tener…, ya basta de decir el Presidente de la República que vamos a tener una “vigorosa recuperación” y que en julio ya no se van a perder empleos; Presidente, por favor, tenemos que ser más sensibles al dolor y a las consecuencias de lo que está pasando en millones de hogares y familias; y lo malo es que el Senado sólo se reúne para atender los compromisos del comercio exterior, pero se rehúsa a sesionar para aprobar una Ley de Emergencia Económica, la pandemia grave y para largo, la crisis va a ser profunda, y las consecuencias van a ser graves y desastrosas, incluso con estallidos sociales y de mayor inseguridad.

Urge que este Senado voltee a los mexicanos que menos tienen y a los más afectados, y legisle por ellos; este paquete es para legislar para las grandes empresas que exportan, que importan, que innovan, que registran patentes, pero necesitamos una legislación que atienda la emergencia económica, una ley que reestructure el gasto para destinarlo a las prioridades actuales de la gente, de las empresas, de los trabajadores que perderán ingresos, de las familias afectadas; una red de protección con un Ingreso Básico Universal.

Esto es lo bueno, esto es lo malo y esto es lo feo de este Tratado; hagámonos cargo y responsabilicémonos para convocar, a la brevedad, a un periodo extraordinario que legisle sobre una nueva Ley de Emergencia Económica orientada a atender las necesidades urgentes de la gente, cancelar o posponer o diferir algunos proyectos de inversión que hoy no son pertinentes y atender las necesidades de los que más lo necesitan.

Es cuanto, Presidenta.

Muchas gracias.

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *