Proponen senadores del PAN Ley de Emergencia y Recuperación Económica para superar la crisis

  • Urgen a gobierno federal implementar medidas extraordinarias de apoyo a la economía de los mexicanos
  • Piden Ingreso Básico Universal de 3 mil 207 pesos mensuales para todos los trabajadores que hayan perdido su empleo

La bancada panista, por conducto de la senadora Guadalupe Murguía Gutiérrez, presentó una iniciativa para expedir la Ley de Emergencia y Recuperación Económica, mediante la cual se prevé otorgar un Ingreso Básico Universal a los trabajadores formales e informales que han perdido su empleo a consecuencia de la propagación del Covid-19.

Con el propósito de aminorar el impacto de la crisis, los senadores del Partido Acción Nacional (PAN) urgieron al Gobierno federal a implementar medidas extraordinarias de apoyo a la economía de los mexicanos, a fin de evitar la pérdida del patrimonio de las familias y garantizarles un mínimo de bienestar y tranquilidad ante las dificultades que atravesamos.

Estamos en medio de la pandemia del Covid-19, con una situación muy grave en materia de salud, pero también con serias afectaciones a la economía de todas las familias y de todos los sectores productivos del país, lo que daña particularmente a las clases medias y a la población con menos recursos, expuso la senadora Guadalupe Murguía.

“Solo por mencionar, el Inegi reporta que las exportaciones del país cayeron 40.9 por ciento, la secretaría de Economía a finales del mes de abril reconoció que se habían perdido 750 mil empleos, el Consejo Coordinador Empresarial habla de la pérdida de un millón de empleos, la Concamin reporta que un millón 750 mil empresas cerrarán por la crisis”, destacó.

Al presentar la iniciativa en la sesión virtual de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, la legisladora por Querétaro indicó que, de acuerdo con los pronósticos, la crisis económica mundial que sobrevendrá será una de las más severas que hayamos vivido.

En el caso de México, citó que, de acuerdo con proyecciones de diversos analistas, podrían perderse hasta dos millones de empleos formales y agregó que las micro, pequeñas y medianas empresas (MiPymes) serán las más afectadas, lo que resulta particularmente grave porque representan el 74% de los empleos y el 52% de los ingresos del país.

La legisladora panista expresó que aunque el Ejecutivo federal presentó ya un Programa de Recuperación Económica, consideró que éste resultó insuficiente y solo atiende a un sector de la población, por lo que insistió en la necesidad de contar con una Ley de Emergencia y Recuperación Económica como la que otros países han emitido.

Esta legislación, sostuvo, sería reglamentaria del artículo 25 de la Constitución y se expediría para atender casos fortuitos, de fuerza mayor o contingencias sanitarias.

El plan de reactivación económica del PAN incorpora el Ingreso Básico Universal de tres mil 207 pesos por mes para los trabajadores formales e informales que hayan perdido su fuente de ingresos en esta pandemia. El monto corresponde a la línea mínima de bienestar establecida por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

También se prevé otorgar 27 mil 500 pesos mensuales a los microempresarios durante tres meses, para pagar nómina y renta, así como posibilitar una moratoria fiscal a las MiPymes, mediante el aplazamiento del pago de deudas tributarias durante seis meses sin que causen intereses, ni se impongan multas.

Entre otras medidas, la iniciativa propone las siguientes:

  1. Apoyar con un Ingreso Básico Universal de $3,207.00 pesos por mes, que corresponde a la línea mínima de bienestar establecida por el Coneval, por parte del Gobierno Federal, para los trabajadores formales e informales que han perdido su empleo, su fuente de ingresos;

 

  1. Apoyar a microempresarios con 27 mil 500 pesos al mes, durante 3 meses, a fin de que cuenten con la liquidez necesaria para pagar sueldos y no se vean en la necesidad de despedir trabajadores;

 

  1. Otorgar a las MiPymes un aplazamiento del pago de impuestos y aportaciones de carácter fiscal, durante seis meses sin que causen intereses, ni se impongan multas;

 

  1. Restablecer la compensación universal a efecto de facilitar el pago de las contribuciones y dar mayores beneficios de liquidez a los contribuyentes;

 

  1. Exención de pago de ISR a las personas físicas que tengan ingresos inferiores a 10 mil pesos mensuales y a MiPymes, por el tiempo de la emergencia;

 

  1. Reducir los plazos para que la autoridad hacendaria efectúe la devolución de los saldos a favor a los contribuyentes;

 

  1. Establecer un programa emergente de financiamiento a las micro, pequeñas y medianas empresas, a través de la banca de desarrollo, con condiciones blandas;

 

  1. Otorgar un subsidio del cien por ciento del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios de la gasolina y el diésel a las empresas dedicadas al autotransporte de carga, para garantizar el abasto de productos básicos;

 

  1. Reducir el IVA en la zona fronteriza del norte y sur del país;

 

  1. Instrumentar un programa emergente de inversión pública, que otorgue prioridad en la asignación de obras a proveedores nacionales e incentive la generación de empleo.

La iniciativa de los senadores del PAN se turnó a las comisiones unidas de Economía y de Estudios Legislativos Segunda del Senado, para su análisis y dictamen correspondiente.

ooOoo

Versión de la intervención en tribuna de la senadora Guadalupe Murguía Gutiérrez al presentar iniciativa con proyecto de decreto que expide la Ley de Emergencia y Recuperación Económica derivada de caso fortuito, fuerza mayor o contingencia sanitaria, reglamentaria del artículo 25 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

 

Gracias, presidenta, con su permiso; compañeras y compañeros legisladores.

Estamos en medio de la pandemia del Covid19 con muy graves consecuencias para la salud y la economía de los mexicanos, se ha dicho reiteradamente que esta pandemia puede afectarnos en la salud a un 70 por ciento de la población, pero lo que también es cierto y ya se está dando es la afectación a la economía de todas las familias y todos los sectores productivos del país.

Esta crisis económica es y será la más severa que hayamos vivido, sólo por mencionar, el Inegi reporta que las exportaciones del país cayeron 40.9, la secretaria de Economía, a finales del mes de abril, reconoció que se habían perdido 750 mil empleos; el Consejo Coordinador Empresarial habla de la pérdida de un millón de empleos; la Concamin reporta un millón 750 mil empresas que cerrarán a causa de la crisis económica.

Proyecciones de diversos analistas indican que podrían perderse hasta 2 millones de empleos formales; las micro, pequeñas y medianas empresas van a ser las más afectadas, y esto es particularmente grave porque representan el 74 por ciento de los empleos del país y el 52 por ciento de los ingresos en nuestro país.

Ante esta emergencia económica es urgente que el gobierno federal implemente medidas extraordinarias ante la situación extraordinaria que representa esta grave crisis económica, que afecta a la economía de todos los mexicanos, particularmente a las clases medias y la población con menos recursos económicos.

Efectivamente, ya el Ejecutivo federal presentó un programa de recuperación económica que, a nuestro juicio, es insuficiente y sólo atiende a un sector de la población, de ahí la necesidad de presentar una Ley de emergencia y de recuperación económica, como la que en otros países se ha emitido, con el propósito de aminorar el impacto de la crisis y estar en posibilidad de que, al término de la emergencia sanitaria, la actividad económica pueda reactivarse.

Esto también, como digo, se justifica en estas circunstancias extraordinarias, que requieren desde luego medidas extraordinarias. Entre las medidas que proponemos, a semejanza de lo que ha presentado el PRD y Movimiento Ciudadano, es apoyar con un ingreso básico universal de tres mil 207 pesos mensuales a los trabajadores formales o informales que han perdido su empleo o su fuente de ingresos durante esta pandemia.

Apoyar a microempresarios con 27 mil 500 pesos al mes durante un periodo de tres meses. El propósito es que cuenten con la liquidez necesaria para pagar los sueldos de sus empleados

Otorgar a las mipymes un aplazamiento en el pago de los impuestos y demás contribuciones fiscales durante un plazo de seis meses, sin que causan intereses, ni correspondan a la imposición de multas.

Restablecer la compensación universal a efecto de que las micro, pequeñas y medianas empresas tengan mayor liquidez.

Exentar en el pago del Impuesto sobre la Renta a las personas físicas con ingresos inferiores a $10 mil pesos mensuales y a las mipymes, sólo durante el tiempo de la emergencia.

Pedimos reducir el plazo para que la autoridad hacendaria haga la devolución de los saldos a favor de los contribuyentes.

Solicitamos establecer un programa emergente de financiamiento para las mipymes a través de la banca de desarrollo con condiciones y tasas de interés blandas.

Otorgar un subsidio del 100 por ciento del IEPS de la gasolina y el diesel a las empresas dedicadas al autotransporte de carga para garantizar el abasto a los productos básicos.

Reducir el IVA en la zona fronteriza norte y sur de nuestro país.

Instrumentar un programa emergente de inversión pública en el que la obra se asigne a contratistas y proveedores nacionales, buscando con ello incentivar la generación de empleo.

La propuesta de iniciativa contiene también medidas importantes para atender, gracias, para atender el sector turístico y de servicios tan gravemente afectado.

Me referí solamente a las cuestiones más relevantes de esta iniciativa de Ley de Emergencia y Recuperación Económica que el Grupo Parlamentario de Acción Nacional presenta.

Gracias, señora presidenta.

ooOoo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *