Senador Marco Antonio Gama Basarte para hablar en contra del dictamen de Ley de Amnistía

Intervención del senador Marco Antonio Gama Basarte, al participar en la discusión de un dictamen de las comisiones unidas de Gobernación y de Estudios Legislativos Segunda sobre la Ley de Amnistía.

 

 

 

Señoras y señores Senadores:

México vive, como lo diría Carlos Fuentes, bajo un tiempo nublado, una época donde el debate público se ha adulterado y los conceptos se pervierten a la medida de la conveniencia del gobierno.

Con profundo pesar la democracia de nuestro país ha involucionado y se ha restituido el viejo sistema presidencialista, que convertía las ocurrencias del Presidente en iniciativas de ley en órdenes imperiales y a los legisladores en simples levanta dedos dispuestos a renunciar a su derecho de ser contrapeso de los excesos o de los absurdos con tal de congraciarse con el inquilino de Palacio.

Aquí estamos otra vez discutiendo un proyecto de decreto aberrante, que confunde la criminalización de la pobreza con la legalización del crimen, porque, no se confundan, por hambre o por necesidad un mexicano puede robar alimento para su familia o uniformes escolares para sus hijos, pero más bien seguramente por hambre o por necesidad un padre o una madre harían lo que hacen la mayoría de los mexicanos, es decir, aceptar cualquier trabajo, por pesado que sea, casi seguramente en la economía informal, todo con tal de darles un mejor futuro a sus hijos.

Pero hoy no estamos aquí para ver la manera de ayudar a esos mexicanos que todos los días salen a partirse el lomo para salir adelante, estamos aquí para ayudar a aquellos que cometieron delitos e incluso a los que les robaron a aquellos el fruto de su trabajo honrado.

También estamos aquí porque Morena y sus partidos aliados pretenden conceder amnistía a las mujeres que cometieron aborto y a las personas que les ayudaron a materializar el cese de la vida, de una vida que no pudo defenderse. Si suponen que pueden cometer ese acto impunemente sin que nadie levante la voz en este Senado, están muy equivocados.

Durante la presentación del dictamen nos dijeron que se considera para la amnistía a personas que no hayan realizado delitos contra la vida, pero el aborto se encuentra precisamente en el título de delitos contra la vida en el Código Penal Federal.

Lo mismo nos dicen que se trata de personas que no afectaron derechos fundamentales o que no hicieron daño irreparable. Me pregunto ¿el aborto es un daño reparable? ¿No afecta el derecho fundamental de la vida?

En México muchas mujeres y hombres defendemos la vida desde el momento de la concepción y nunca aceptaremos que se legitime que la ley autorice que se pueda segar de tajo una vida humana solo porque personas con plena conciencia deciden que ya no tienen derecho a vivir y que conste que no estamos hablando de las mujeres que caben en los supuestos de exclusión de pena de cárcel por abortar en alguno de los supuestos que los códigos penales establecen, no, aquí hablamos de conceder amnistía a quien decidió abortar a sabiendas que era un delito y ejecutó deliberadamente los actos materiales para ello.

Y no solo eso, si hablamos de las mujeres en situación vulnerable, quienes por cierto no se verán beneficiadas con esta amnistía pues no existen mujeres presas por aborto en los penales federales, según el último informe del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, sino que se beneficia a hombres presos por aborto, incluidos familiares que hayan tenido que ver con él y la mujer que se busca  beneficiar, ¿no corre peligro de que su posible victimario salga libre?

Queda claro que este es el gobierno que se preocupa por los delincuentes, pero es indolente ante el dolor de las víctimas.

Se puede tener la mayoría, pero eso no significa que se tenga la razón, porque no se confunda, no es por hambre ni por necesidad que una persona decide poner un punto de venta de drogas, ni por ello decide ser informante del crimen organizado, ni por ello se dedica diligentemente al despojo de los demás y mucho menos elige dedicarse profesionalmente al robo,  sabiendo que su conducta criminal le arrebata el patrimonio a quienes, a alguien que trabajo muy duro para lograr.

Aprobar una amnistía en los términos que se propone es mandar un mensaje desastroso a toda la nación, es decirle a la gente que en este país el Estado piensa primero en la forma de ayudar  a quienes cometen crímenes que a quienes respetan la ley, a quienes cometieron delitos se les tiene toda la comprensión y se les brinda todo el apoyo del gobierno, pero a los micro, pequeños y medianos empresarios que están a punto de quebrar por la pandemia que les obligó a cerrar sus negocios este gobierno ni los ve, ni los oye.

A mí no me sorprende esto que pretenden hacer, pero que no pretendan engañarlos, los representantes de la demagogia, aquí no se trata de evitar que quienes fueron encarcelados por ser pobres obtengan su libertad, aquí lo que pretenden es privilegiar a quienes cometieron delitos por encima de la gente que trabaja honradamente, lo hacen por el resentimiento que los ha envilecido y porque quieren destruir a México.

Señoras y señores:

De la misma manera que regalarle dinero a jóvenes que no estudian, ni trabajan, para que simulen que acuden a capacitarse, no es política social y que poner universidades sin claustro docente, sin reconocimiento de validez oficial de estudio y sin instalaciones no es política educativa, nunca será justicia sacar de prisión a quienes han agraviado a la sociedad, porque elegir a los delincuentes por encima de las víctimas sólo tiene un nombre que se llama infamia.

Eso es lo que están haciéndole a este país, la infamia de pisotear las leyes en el mismo lugar en el que se hace, por supuesto no avalaré esta aberración  y sepan que allá afuera somos más, muchos más los mexicanos que creemos que el Estado debe procurar, en primer lugar el bienestar de las víctimas y no de los delincuentes, a quienes cumplen las leyes  y no a quienes las quebrantan, por supuesto, votaremos en contra de esta  decisión en nombre de la dictadura de la mayoría pretende pisotear la razón y el Estado de derecho.

Es cuanto, Senadora Presidenta.

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *