Senador Erandi Bermúdez Méndez para presentar reservas al dictamen de Ley de Amnistía

Intervención del senador Erandi Bermúdez Méndez, al presentar reservas a un dictamen de las comisiones unidas de Gobernación y de Estudios Legislativos Segunda sobre la Ley de Amnistía.

 

 

Gracias, Presidenta.

Compañeras y compañeros senadores muy buenas tardes.

El día de hoy fuimos convocados en el Senado de la República para venir a hablar del tema de la Ley de Amnistía, y he escuchado muchos argumentos, verdades a medias, posverdades de los supuestos beneficios que la Ley de Amnistía traería o traerá a los mexicanos y las mexicanas, de cómo se quiere hacer ver en el debate y en el discurso si esto va a beneficiar a gente inocente o no.

Déjenme decirles algo, yo creo que debe de haber gente inocente dentro de las cárceles, eso es sin lugar a duda, y también otro argumento que escuchaba es que, por la urgencia del tema de la pandemia, y hay que decirlo que esta Ley de Amnistía está desde antes de que tuviéramos en el mundo esta alerta de la pandemia, y es un asunto que tenemos que decir la verdad al pueblo de México.

He escuchado también con atención que se ha dicho que esta ley permite que haya o que se deje en libertad a mujeres que han sido procesadas por el delito de aborto.

Y déjenme decirles, por datos del propio Secretario de Seguridad Pública, de Durazo, donde solamente son doce hombres los que están en centros penitenciarios por este delito, no hay una sola mujer en todo el país y ustedes han venido a decirle al pueblo de México que es uno de los beneficios que traerá esto, si no reclámenle a Durazo, él, es pública esta información y ahí la tiene y que él lo está diciendo.

Y por eso digo que el día de hoy que fuimos convocados para esta Ley de Amnistía hoy el país necesita dos cosas importantísimas: la salud y la economía.

Hoy vemos y hemos escuchado reservas muy importantes de muchos compañeros Senadores, de muchos partidos donde se quiere incluir que haya un castigo para las personas que agredan a nuestro ejército de hombres y mujeres de blanco, de las enfermeras, y vemos que han hecho oídos sordos.

Y hoy tenemos esa gran oportunidad como mexicanos para poderles llevar a los mexicanos esa voz que este Poder Legislativo tiene, recordemos algo, somos un poder, no dependemos del Ejecutivo, nosotros también podemos tener esa facultad para poderle llevar beneficios ¿a quién? por ejemplo, 75 % de los empleos en este país los generan las micro y pequeñas y medianas empresas, y el Presidente dice que él no quiere saber nada con los empresarios, habrá que decir que no con todos porque hoy ya tiene sus favoritos.

Si no veamos el contrato millonario que le acaban de entregar a TV Azteca, un contrato millonario que la acaban de entregar y su comunicador estrella principal golpeando al Presidente de la República y al Subsecretario de Salud, cosas que son realmente sorprendentes.

Pero yo me he puesto a reflexionar el porqué el Presidente manda esta Ley de Amnistía en este momento, y le he dado muchas vueltas. Cuando hoy los ciudadanos necesitamos que en México este poder le lleve a los ciudadanos esa esperanza en salud, esa esperanza a las micro y pequeñas y medianas empresas que generan estos empleos y hoy salimos con este distractor más.

Yo creo que el Presidente es consciente de lo que está haciendo, yo creo que sí es consciente y lo está haciendo muy bien, de tener este distractor para todos nosotros, para poder dar esta situación que hoy México no necesita.

Y a mi cabeza se vienen dos frases muy poderosas que el presidente dijo en los últimos meses en sus mañaneras: una, recuerdo muy bien, así lo dijo el Presidente, no se me vayan a escandalizar, cuando el Presidente dijo: “que los pobres eran como las mascotas”. Y yo me puse a reflexionar el por qué hizo esas reflexiones, pública y lo dijo en una mañanera.

Y la otra frase que dijo el Presidente: “que esto le caía como anillo al dedo”.

Pero si revisamos la historia del mundo, si revisamos la historia y el perfil del Presidente por qué diría que esta pandemia le cae como anillo al dedo. Y yo tengo mi hipótesis y yo tengo mi teoría, y lo digo muy claro, tengo mi hipótesis y tengo mi teoría porque, efectivamente, el Presidente yo creo que esta pandemia le calló como anillo al dedo.

¿Por qué le cae como anillo al dedo? Porque esta es la tormenta perfecta, que Dios no quiera, el día de mañana tengamos un problema más grave de salud y de economía, déjenme darles un dato, la Ley de Ingresos que aprobamos en este Senado y el Presupuesto de Egresos que aprobaron en la Cámara de Diputados hay cinco principales fuentes de financiamiento: el turismo, no lo tenemos ahorita; el petróleo en un centavo tampoco; las remesas, 21 millones de americanos hoy están desempleados. Y así le vamos sumando.

¿Y por qué les digo esta situación? Porque se va formando esta tormenta perfecta que el presidente llamaba “como anillo al dedo”. Y si quieren podemos revisar la historia de Rusia, de Alemania, de Hungría, de Checoslovaquia en los 20, 30 y’40, cómo se esperaban las tormentas perfectas, incluso en Venezuela, para poder llegar a esta situación.

Y yo les aseguro, compañeras y compañeros Senadores, que Dios no quiera nos llega a pasar una situación mucho más terrible de lo que estamos viviendo, y les aseguro que si el Presidente de la República dice: Tendremos que reducir el presupuesto a la Comisión Nacional de Derechos Humanos, a la Comisión de Hidrocarburos, al INE, a los partidos políticos, a todos los organismos autónomos.

Es más, yo les aseguro que en ese momento el Presidente, y también a Dos Bocas y a las demás.

¿Saben qué mexicano se va a oponer a eso? Ninguno, ninguno nos opondríamos a eso, lo único que estaríamos haciendo es entregar las instituciones de nuestro país en esta pandemia, en este anillo al dedo, en esta tormenta perfecta.

Por eso para nosotros era muy importante que el día de hoy le lleváramos un mensaje de incertidumbre, ¿a quién? A los mexicanos, los que votaron por ustedes y votaron por nosotros, 30 millones de mexicanos que votaron por el Presidente Andrés Manuel hoy tienen esa necesidad.

¿Y el Presidente lo sabe? Claro que lo sabe perfectamente, claro que sabe que tiene eso, pero el Presidente está jugando en la rayita electoral, efectivamente.

Por eso es que yo tengo mi teoría y mi hipótesis y ojalá me equivoque, y ojalá que no pase esa tormenta perfecta por el bien del país.

Hace un rato vimos cómo está el petróleo en el mundo, una jugada maestra que se había hecho hoy nos está afectando a todos los mexicanos y va a afectar los programas sociales del Presidente que hace tres semanas aprobamos aquí en el cuarto constitucional y que yo les decía en esa tribuna:  No podemos dar un derecho porque el día de mañana nuestras fuentes de financiamiento pueden estar en riesgo, y hoy cinco fuentes de financiamiento de nosotros los mexicanos está en riesgo: El turismo, el petróleo, las remesas, las inversiones, que por cierto 20 mil millones de pesos vamos a pagar, y otro aspecto muy importante IVA e ISR.

¿Que la generan quién? Las empresas, los empresarios, los empleos directos. Por eso para nosotros es muy importante que se haga esta reflexión, pero que se le diga a la gente también con la verdad lo que está sucediendo, que esta Ley de Amnistía no es un tema para hoy ayudar a los presos que cometieron un delito y que están injustamente, o a las mujeres que están en cárceles federales por un delito federal de aborto o demás. Hoy ahí están los documentos y esto es muy claro lo que está pasando.

Y con esto concluyo, Senadora Presidenta y agradezco a mis compañeros Senadores.

Hoy tenemos una gran oportunidad, hoy tuvimos una gran oportunidad, hoy dejamos pasar en este Senado de la República lo que representa el Poder Legislativo, llevar a las mexicanas y a los mexicanos, a las mujeres madres de familia que aquí hay muchas con grandes historias y grandes ejemplos que han sido padre y madre y que todos los días se levantan para trabajar para sacar a sus hijos adelante, y hoy no les vamos a dar una respuesta.

Hoy hay muchos meseros en la calle que no tienen que comer. Hoy hay muchos taxistas y no les vamos a poder llevar una respuesta.

Y esta Ley de Amnistía va a tardar seis, siete o más meses; hicimos venir a muchos Senadores, a muchas Senadoras por temas que no nos están dando lo que los mexicanos necesitamos: La certeza, la confianza, la esperanza en nosotros, hayan votado por uno o no hayan votado por nosotros, pero la confianza y la esperanza por todos nosotros.

Por eso a mí me da mucha tristeza que el día de hoy hayamos dejado de pasar esta oportunidad y por eso yo les hablaba de mi teoría y esta tormenta perfecta de estas grandes frases que el presidente nos ha dado: “De los pobres son como las mascotas, y esta pandemia me calló como anillo al dedo”.

Gracias, compañeras y compañeros senadores.

Gracias, senadora presidenta.

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *