Posicionamiento del GPPAN en el Senado sobre el plan económico de AMLO

Ante la peor emergencia económica en 90 años (Citibanamex prevé caída de -9%), el gobierno pretende enfrentarla con demagogia irresponsable.

Las medidas anunciadas no son más que ocurrencias: ilegales e insuficientes. Violan los derechos laborales de los servidores públicos, y no protegen los empleos ni el ingreso de las familias.

Es muy grave la desesperación del gobierno para jalar recursos de donde pueda: quiso tomar los remanentes del Banxico y ahora amenazan las Afores.

En gobierno, lo que destruye no es cometer un error sino la reiteración del mismo: hay que cancelar ya los proyectos faraónicos.

Seguir con los caprichos de los proyectos inviables es un suicidio económico.

Es absurda la construcción de la refinería de Dos Bocas en estos momentos en donde el precio del petróleo está por los suelos. Producirlo sale más caro que comprarlo.

La terquedad de Dos Bocas hundirá, aún más, las finanzas de PEMEX. La degradación de la calificación de PEMEX se debe en parte a la inviabilidad económica de la refinería: es seguir echando dinero bueno al malo.

Insistimos: urgen medidas de mayor profundidad y amplitud. Estamos hablando de sectores económicos completos, como el turístico, restaurantero, de la construcción, manufacturas, que corren el riesgo de colapsar, y con ellos millones de empleos.

La solución es aprobar una Ley de Emergencia Económica para dar recursos inmediatos a desempleados, a familias, para proteger el empleo y los ingresos de las y los mexicanos. Tenemos propuestas concretas y serias para hacerlo.  Sesionemos para aprobarlas.

Por mencionar algunas de ellas:

En beneficio de las familias y de los trabajadores.

  1. Que el gobierno federal entregue un Ingreso Básico Universal de $3,207 a los trabajadores formales e informales impactados negativamente por la emergencia.
  2. Exención del Impuesto Sobre la Renta a trabajadores que ganan menos de diez mil pesos;
  3. Suspensión mínima de cuatro meses de pagos a los trabajadores que tienen hipotecas de interés social de INFONAVIT Y FOVISSSTE, así como el pago de créditos automotrices;
  4. Un programa de empleo temporal a trabajadores en materia de infraestructura social;
  5. Congelar por tres meses el pago de luz, agua, Internet y telefonía celular.

Para los Micro, pequeños y medianos empresarios que son quienes generan 7 de cada 10 empleos:

  1. El Estado garantice un apoyo a los microempresarios de cuando menos 10 salarios mínimos mensuales, durante tres meses, destinados a pagar nómina y renta.
  2. Constituir un Fondo de Garantías de veinte mil millones de pesos, para que las instituciones financieras puedan otorgar créditos preferentes a las micro, pequeñas y medianas empresas, a tasas menores de diez por ciento anual.
  3. Exención del Impuesto Sobre la Renta (ISR), la cual será́ aplicable únicamente durante el tiempo que dure la emergencia económica.
  4. Exenciones de contribuciones de seguridad social por 6 meses, para las micro, pequeñas y medianas empresas que mantengan su planta laboral.
  5. Otorgar créditos fiscales a las empresas que mantengan su plantilla laboral, contra el pago del ISR equivalente a un mes de su nómina, para ser aplicado en el presente ejercicio fiscal.
  6. Devolver el IVA en un plazo máximo de diez días, de las solicitudes presentadas a más tardar el 15 de abril.
  7. Permitir el pago en parcialidades del IVA y del IEPS correspondiente a los meses de marzo, abril, mayo y junio de 2020, sin que para estos efectos apliquen recargos

Las únicas medidas relevantes y responsables que se ha tomado han sido por parte del Banco de México. Buscan garantizar liquidez y destinar recursos para financiar a micro, pequeñas y medianas empresas, que como hemos insistido, son de quienes dependen el ingreso de la mayoría de las familias.

 

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *