Nos queda poco tiempo, debemos avanzar rápido para atender la contingencia económica y de salud: Mauricio Kuri

El coordinador del Grupo Parlamentario del PAN (GPPAN) en el Senado, Mauricio Kuri González, planteó siete recomendaciones estratégicas para afrontar los retos que vive México ante la crisis de salud y económica por el Covid 19, y pidió ir al fondo de las soluciones “rápido, con decisión, profundidad y amplitud”.

Durante su participación en las mesas de trabajo de la Conferencia Nacional para la Recuperación Económica, Kuri González urgió a atender la doble emergencia que está cobrando vidas y porvenires, y alertó que queda poco tiempo para hacerlo.

El senador por Querétaro dijo que hay que actuar con decisión y tomar medidas extraordinarias para enfrentar tiempos extraordinarios; con profundidad, pues la crisis que viene requerirá de todos los recursos de la nación para superar, la cual será larga y dolorosa, y con amplitud, para atender a todas las personas y a todos los sectores. “O se gobierna para todos o se malgobierna”, apuntó.

Kuri González recordó que el GPPAN presentó una iniciativa de Ley de Emergencia Económica que da un marco legal preciso, acotado y claro, para atender la emergencia económica.

En ese sentido, plateó siete recomendaciones estratégicas concretas y pidió generosidad, altura de miras y apertura para apreciarlas y adoptarlas:

  1. La primera política pública, la más importante en este momento, la más urgente, es la unidad de las y los mexicanos. No podremos superar este reto divididos ni enfrentados por quien debería cohesionarnos.
  2. Hace falta elaborar dos grandes programas. El primero es el de subsistencia y el segundo es de reactivación económica. El primero es para evitar un colapso social. La ONU ha alertado que la mitad de la población padecerá hambre. México no será la excepción. Hay que conectar la producción del sector primario con sistemas logísticos de distribución.
  3. Hemos ofrecido herramientas concretas para apoyar a la gente: un ingreso de 3 mil 207 pesos por mes, establecida por el CONEVAL para los desempleados y autoempleados. Y un ingreso de 27 mil 500 pesos al mes, durante 3 meses a microempresas para que paguen nómina y no se pierdan empleos. No nos limitamos a decir qué, sino de donde salen los recursos: cancelando las obras faraónicas, reconduciendo 4% del presupuesto y 160 mil millones de pesos del fondo de contingencias.
  1. Urgimos a una política fiscal de posposición de obligaciones que permita tener flujo a las empresas de todos los tamaños, así como moratoria tributaria y regulatoria.
  2. Necesitamos un gran acuerdo financiero en donde la Banca de Desarrollo otorgue las garantías para que la banca privada mantenga el crédito. El BANXICO ya puso el ejemplo.
  3. Después requeriremos un Programa de Reactivación Económica. Ese es el segundo gran programa macro: Pugnamos por un programa industrial de coordinación trilateral con Estados Unidos y Canadá para el eslabonamiento de la cadena productiva. Tenemos que preparar recursos para inyectar a la promoción turística y al sector turístico en general.
  4. Por último, reconsideremos la racionalidad de un superavit pero con recursos etiquetados por una mayoría calificada en el senado y una temporalidad concreta para eliminar un posible déficit en este sexenio. Esos recursos deben destinarse a un Programa de Mantenimiento de Infraestructura, para generar empleo, ejecutado por el sector privado de la construcción; a un gran Programa Público Privado de generación de nueva infraestructura, para elevar la competitividad, detonar nuevos sectores y dar flujo a empresas; decretar prioritarios el sector de Energías Renovables, Turismo, y Logística.

“En este momento crítico para México, pueden faltar muchas cosas, pero una no: no puede faltar valor. Es momento de definiciones. De enfrentar los desafíos. No exagero: es ahora o nunca”, concluyó.

ooOoo

Versión de la participación del coordinador de los senadores del PAN, Mauricio Kuri González en la Mesa 1. “Atención inmediata a la crisis: macroeconomía y políticas públicas”, de las mesas de trabajo de la Conferencia Nacional para la Recuperación Económica

La extensión de mi participación es igual a la urgencia que tiene el país: tenemos muy poquito tiempo.

Tenemos que ir al fondo de las soluciones rápido, con decisión, profundidad y con amplitud.

Rápido: porque la doble emergencia -de salud y económica- cobra vidas y cobra porvenires.

Decisión: tendremos que tomar medidas extraordinarias para enfrentar tiempos extraordinarios.

Profundidad: la crisis que viene requiere de todos los recursos, quiero subrayar, todos los recursos de la nación para poder superarla. Por cierto, va ser larga y va a ser muy doloroso.

Amplitud: se tiene que atender a todas las personas y a todos los sectores. O se gobierna para todos o se malgobierna.

En el GGPAN presentamos ya una iniciativa de Ley de Emergencia Económica que da un marco legal preciso, acotado y claro, para entender y atender la emergencia económica.

Hacemos 7 recomendaciones estratégicas muy concretas:

  1. La primer política pública, la más importante en este momento, la más urgente, es la unidad de las y los mexicanos. No podremos superar este reto divididos ni enfrentados por quien debería cohesionarnos.
  2. Hace falta elaborar dos grandes programas. El primero es el de subsistencia y el segundo es la reactivación económica. El primero es para evitar un colapso social. La ONU ha alertado que la mitad de la población en el mundo va a padecer hambre. México no va a ser la excepción. Hay que conectar la producción del sector primario con sistemas logísticos de distribución.

3.Hemos ofrecido herramientas concretas para apoyar a la gente: un ingreso de 3 mil 207 pesos por mes, que por cierto está establecido por el CONEVAL para los desempleados y autoempleados. Y un ingreso de 27 mil 500 pesos al mes a microempresas, para que paguen nómina y no se pierdan los cientos de empleos.

No nos limitamos a decir qué, sino por supuesto también de dónde salen los recursos y éstos pueden salir cancelando las obras faraónicas, reconduciendo 4 por ciento del presupuesto y 160 mil millones de pesos del fondo de contingencias.

Cuarto. Urgimos a una política fiscal de posposición de obligaciones que permitan tener flujo a las empresas de todos los tamaños, así como moratoria tributaria y regulatoria.

Quinto. Necesitamos un gran acuerdo financiero en donde la Banca de Desarrollo otorgue las garantías para que la banca privada mantenga el crédito y nos pueda dar mucho más.

Sexto. Después vamos a requerir un Programa de reactivación económica. Ese es el segundo gran programa macro: Pugnamos por un programa industrial de coordinación trilateral con Estados Unidos y Canadá para hacer el eslabonamiento de la cadena productiva. Tenemos que preparar recursos para inyectar a la promoción turística y al sector turístico en general.

Séptimo y último. Reconsideremos la racionalidad de un superávit, pero con recursos etiquetados por una mayoría calificada en el Senado y una temporalidad concreta para eliminar un posible déficit en este sexenio.

Esos recursos deben destinarse a un programa de mantenimiento de infraestructura, para generar empleo ejecutado, por supuesto, por el sector privado de la construcción; a un gran programa público privado de generación de nueva infraestructura, para elevar la competitividad, detonar nuevos sectores y dar flujo a empresas; y decretar prioritarios el sector de energías renovables, turismo y logística.

Son propuestas concretas y son propuestas viables.

Y quisiera cerrar con una reflexión. En este momento crítico para México, pueden faltar muchísimas cosas, pero una no, no puede faltar valor. Es momento de definiciones. De enfrentar los desafíos. El que es valiente no se arrepiente.

No exagero, es ahora o nunca. Muchas gracias.

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *