Senadora Guadalupe Saldaña Cisneros, para presentar reservas a un dictamen de las Comisiones Unidas de Puntos Constitucionales

Intervención en tribuna de la senadora Guadalupe Saldaña Cisneros, para presentar reservas a un dictamen de las Comisiones Unidas de Puntos Constitucionales; y de Estudios Legislativos, Segunda, el que contiene proyecto de decreto por el que se reforma y adiciona el artículo 4o. de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos

 

 

Muchas gracias, Presidenta.

Muy buenas tardes a todas y a todos.

Hace unos días en mi estado, Baja California Sur, circuló una página con pauta pagada en donde decía que Lupita Saldaña votó en contra del artículo 4º constitucional, nada más falso de quienes predican doble moral y quienes predican doble discurso.

Aquí estoy, estoy a favor del 4º constitucional, porque como ya dijeron algunos compañeros, y coincido, tiene buenas intenciones y ninguno, creo, de los que creemos en que tiene que apoyársele a los grupos vulnerables, podríamos estar en contra.

Claro, difiero de las formas y lamento que temas como el que expuso aquí mi compañera Claudia no sean receptivos y no sean humildes para corregir un dictamen.

Quisiera primero mencionar que suscribo lo que dijo aquí mi compañero Damián Zepeda, es la oportunidad de darles a los mexicanos una tranquilidad en el tema del Covid-19. Podemos hoy dejarlo en ley, podemos hoy dejar en ley que exista un apoyo económico a quien pierda su empleo, sea formal o informal, ante una contingencia y una emergencia nacional como la que precisamente va a vivir nuestro país. Podemos hoy hacer historia en el Senado de la República metiéndolo en este 4º constitucional.

Hoy vamos a medir de qué está hecho este Senado, hoy podríamos marcar esa verdadera historia aprobando un apoyo económico a todos los que en este país no tienen un trabajo como nosotros y no van a recibir un ingreso porque en lugares como mi estado, Baja California Sur, hay hoteles que ya están cerrando, porque dependemos del turismo y dependemos del viajero.

Y mis otras tres reservas que planteo las recogí en campo con la gente, primero es para atender el llamado de muchas señoras y señores de la tercera edad que tienen 63, 64 y que habían juntado sus papeles para entrar al programa y hoy los recorrieron hasta los 68. Mi propuesta es que sea desde los 65, como estaba ya estipulado.

La otra propuesta, las becas para las personas con discapacidad se les da sólo a los menores de edad. Conozco muchísimos casos de gente que no es menor de edad y que tiene esta problemática y a quienes deberíamos estar ayudando.

Por eso, propongo que sea gente que tenga vulnerabilidad y que, por supuesto, tenga esta discapacidad permanente.

Y, por supuesto, suscribiría, así como lo plantea nuestra compañera Claudia Anaya.

Y, por último, en el tema de las becas a los jóvenes, quiero dejarles algo muy claro, compañeras y compañeros, ese programa es muy bueno, hay que apoyar a los estudiantes, pero no sé si saben que se les da a todos, a los que no van a la escuela, a los que reprueban; se le da lo mismo al que saca un cinco y al que saca un diez.

¿Ustedes creen que así vamos a mejorar la calidad de la educación? Claro que no, es cuando la conclusión del programa nos lleva a pensar que son malas intenciones y que en realidad es otro el objetivo.

Es lógico, si quieren darle el recurso a la educación subámoslo de nivel y damos ese recurso a universidades y a otros niveles, pero hay que ponerle reglas.

Esa es mi otra propuesta, a esos programas se les tienen que poner reglas.

Estoy proponiendo una modificación para que vayan estas reglas incluidas y que este programa de becas se les dé a los estudiantes que saquen mejores promedios.

Si ustedes me dicen que, de siete en adelante, acepto, está bien; si ustedes me dicen que el 98 % de asistencias, perfecto. El tema es que hoy no hay esas reglas y hoy ustedes no están mejorando la calidad de la educación, porque les dan a todos, al que es irresponsable, al que no asiste, al que no estudia, al que no se prepara para un examen. Eso no es mejorar la calidad de la educación.

Seamos responsables, aceptemos el trabajo y la opinión de todos; mejoremos estos programas y que en realidad sean políticas públicas que ayuden a México a salir adelante, compañeras y compañeros.

Es cuanto.

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *