Senadora Gloria Núñez Sánchez para referirse a un dictamen de las Comisiones Unidas Para la Igualdad de Género; y de Estudios Legislativos

Intervención en tribuna de la senadora Gloria Núñez Sánchez para referirse a un dictamen de las Comisiones Unidas Para la Igualdad de Género; y de Estudios Legislativos, Primera, el que contiene proyecto de decreto por el que se reforman y adicionan diversas disposiciones de la Ley Federal de Defensoría Pública, de la Ley General de Salud, de la Ley General de Cultura Física y Deporte, de la Ley General de Cambio Climático, de la Ley Orgánica de la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente, de la Ley Orgánica del Seminario de Cultura Mexicana, de la Ley de la Agencia Nacional de Seguridad Industrial y de Protección al Medio Ambiente del Sector Hidrocarburos, de la Ley de la Comisión Federal de Electricidad, de la Ley de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, de la Ley que crea la Agencia de Noticias del Estado Mexicano, de la Ley del Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano, de la Ley de Instituciones de Seguros y de Fianzas, de la Ley del Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo, de la Ley de la Industria Eléctrica, de la Ley de la Economía Social y Solidaria, Reglamentaria del párrafo octavo del artículo 25 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en lo referente al Sector Social de la Economía, de la Ley de la Casa de Moneda de México, de la Ley de Concursos Mercantiles, de la Ley de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados, de la Ley de Aguas Nacionales, de la Ley de Asistencia Social, de la Ley General de Desarrollo Social, de la Ley Orgánica de la Financiera Nacional de Desarrollo Agropecuario, Rural, Forestal y Pesquero, de la Ley Federal para la Administración y Enajenación de Bienes del Sector Público, de la Ley Federal de Variedades Vegetales, de la Ley Federal de Sanidad Vegetal, de la Ley Federal de Sanidad Animal, de la Ley Federal de Fomento a las Actividades realizadas por Organizaciones de la Sociedad Civil, de la Ley Orgánica del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, de la Ley de Protección al Ahorro Bancario, de la Ley de los Institutos Nacionales de Salud y de la Ley de Ciencia y Tecnología.

 

Con su permiso, presidenta.

Primero hacer un reconocimiento a las comisiones dictaminadoras y a cada una de las legisladoras que hoy hacen historia.

“Un día sin mujeres” fue sin duda el silencio más fuerte que las mujeres hemos gritado al paso de la historia de nuestro país; gritamos con nuestra ausencia porque las mujeres hemos ocupado ese lugar, siendo víctimas desde hace muchos años de una violencia irracional y en diferentes formas.

Nos ausentaron, sí, pero nos ausentaron en contra de nuestra propia voluntad; la violencia que hemos sufrido se ha manifestado de muchas maneras, de las más creativas posiblemente pudiera decir yo, nos han intentado callar y lo han logrado en repetidas ocasiones, con las formas menos ortodoxas y más indignantes posibles.

Se ha simulado abrir espacios plurales para que nuestras voces sean escuchadas, hemos luchado por ser visibles como si esto no fuera ya inherente a nuestra condición humana y, con mucho orgullo, hoy puedo decir que estamos conquistando los derechos que nos fueron arrebatados y que estamos tirando esos muros y construyendo puentes, para que el acceso a una vida libre de violencia verdaderamente sea posible para todas las mujeres, que exista verdaderamente una igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres.

Con profunda emoción, me encuentro en mi Grupo Parlamentario con una mayoría evidente de mujeres en su conformación, y me emociona porque es el reflejo de la confianza que han depositado en nosotros como legisladoras y como motores de cambio en nuestra sociedad, y esto se logró gracias a las inmensas luchas de miles de mujeres que hoy ya no están, pero que gracias a sus luchas y gracias a su entrega hoy nosotras pudimos estar en una boleta.

Me honra estar aquí, en la máxima tribuna de México, defendiendo las garantías que nos pertenecen y hoy pavimentando el camino para que las siguientes generaciones no tengan que callar nunca más.

El conjunto de dictámenes que estamos votando abren el paso a una nueva visión política, abonan a la erradicación de la violencia sistemática de las cuales no queremos que regresen a nuestra vida pública de nuestro país; se está construyendo para que verdaderamente hoy podamos hablar de una paridad de género real; vamos a mejorar, con acciones contundentes, el acceso al poder de las mujeres, nunca más vamos a aceptar que una mujer sea candidata a un distrito donde no tiene oportunidad de garantizar, por razones geográficas o de historia, sólo para que un partido político cumpla con su mandato jurídico.

Hoy estamos apostando a una sana legislación, que cumpla con los principios de paridad sin importar los colores o los distanciamientos pasados.

Las mujeres en el Senado de la República estamos juntas y daremos ejemplo de una verdadera sororidad.

El día de hoy no importa si eres regidora, legisladora local, legisladora federal, yo estoy absolutamente convencida que todas hemos sufrido violencia política en algún momento de nuestras vidas.

Y es por ello que hoy estamos aquí, unidas en el Senado, porque transformar la realidad sí es posible y esto no será un logro de nadie más, que no sea de la lucha al paso de la historia de miles de mujeres.

Y hoy, a la lucha que se está dando en esta aprobación en el Senado de la República y también por mujeres. Felicidades a todas las senadoras que el día de hoy hicieron posible con cada una de sus iniciativas el poder hacer estas reformas, esto significa que quienes hemos sido agraviadas y que a pesar de los obstáculos hemos salido adelante y llegado hasta este lugar privilegiado de toma de decisiones, estamos haciendo lo necesario para seguir avanzando, sí, avanzando y así consolidar una realidad distinta.

Quienes hemos sido agraviadas, porque me cuento como parte de ellas, vamos a honrar la confianza otorgada para conquistar el reconocimiento de un nuevo sistema político en México, con perspectiva de género y con voces que representen a hombres y mujeres por igual.

A las mujeres nadie nos manipula, nadie nos dice que hacer o cómo votar, a nosotras, a nosotras nos guía la convicción propia, a nosotras nos motivan las razones legítimas y el único compromiso que tenemos nosotras es con México, con nuestras mexicanas, pero también con nuestros mexicanos.

Por eso, condenamos a quienes en su intento de agravio nos han denostado y nos han acusado y nos siguen acosando, además, para hacernos sentir inferiores y que lo han hecho desde espacios de poder y desde voces con privilegios, desde medios de comunicación y desde los mismos partidos políticos a los cuales representamos.

A pesar de sus conductas machistas, hoy estamos aquí, de frente, dando la lucha por nuestras compañeras, pero sobre todo por esa estudiante que hoy sueña en poder tener un espacio de decisión, que hoy sueña es ser regidora, legisladora, presidente de la República, por qué no, y que va a encontrar en su camino muchas piedras que no están tiradas, sino que se las han arrojado.

La lucha es por ella, es por todas. Las mujeres van a acceder hoy al poder sin obstrucciones y en plenitud de sus derechos.

Hoy quiero retomar lo que ya reiteradamente he escuchado: hoy hacemos historia en el Senado de la República, pero también muchas y muchas mujeres han hecho historia nuestro país. A todas ellas le digo que hoy vamos a cambiar la realidad política de México, porque a las mujeres, a las mujeres nada las detiene.

Y efectivamente, no pedimos más, pero tampoco pedimos menos, sólo lo que nos corresponde.

 –000–

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *