Senador Víctor Fuentes Solís, en la discusión de un dictamen de las comisiones unidas de Puntos Constitucionales

Intervención del senador Víctor Fuentes Solís, al participar en la discusión de un dictamen de las comisiones unidas de Puntos Constitucionales y de Estudios Legislativos Segunda, por el que se reforma el artículo 4o. de la Constitución.

 

 

 

Gracias, Presidenta.

Muchas gracias a todos por su atención, quienes se encuentran aquí porque evidentemente que aquí en el Senado de la República no hay quórum, resulta evidente, si pasan imágenes del Pleno se van a dar cuenta que hoy como ayer y como siempre en este Senado hay una falta de respeto al ejercicio, al desarrollo del mismo.

Primero quiero aprovechar aquí para exigirle al presidente Andrés Manuel López Obrador que cancele vuelos internacionales, porque el coronavirus entró por avión a México y él lo pudo haber evitado, así es que el responsable de lo que le sucede a los mexicanos es el Presidente y el secretario de Salud.

Entrando al tema, entrando al tema, cómo no estar de acuerdo en una reforma para el bienestar; cómo no estar a favor de apoyar a los grupos más vulnerables, a los más pobres de este país, si lamentablemente vivimos en uno de los países más pobres y más desiguales del mundo.

Somos uno de los 20 países más ricos de este planeta, la catorceava economía del mundo, para ser precisos, cómo no estar a favor de que se le dé dinero a muchos, a miles tal vez a millones de estos mexicanos que lamentablemente por las omisiones de los gobiernos anteriores, incluyendo el de mi partido, y asumo la parte de responsabilidad que me corresponde, creo haberla asumido en el proceso electoral anterior, no voltearon a ver a estos grupos muy necesitados, tal vez los más necesitados en un esquema neoliberal.

Pero subo hoy en día a hacer uso de esta tribuna por mi rechazo a la falta de sensatez, por mi rechazo a que lo que aquí abunda es la falsedad, lo que no hay es lamentablemente un discurso auténtico, lleno de verdad.

Por qué no decirles también a los más necesitados de este país que de ahora en adelante sí habrá dinero en unas tarjetas que les van a depositar o en dinero efectivo que les van a dar una ventanilla, pero que ahora faltará dinero también para muchos otras garantías esenciales, elementales y sustantivas.

Cómo no decirles que ahora les depositarán dinerito pero que ya no habrá,  porque ya no hay dinero para medicinas y tratamientos; por qué no decirles a los niños y a sus padres que ahora tendrán dinerito en una tarjeta de débito pero que ya no habrá más escuelas nuevas porque desaparecieron presupuestalmente el Inafed; por qué no decirles a los jóvenes que ahora tendrán un poquito de dinero las tarjetas pero que ya no habrá más porque eliminaron los presupuestos para el fomento del deporte y de la cultura, y aquí la presidenta Cultura, mi amiga Susana Harp no me dejará mentir.

Por qué no le dicen al pueblo de México que con estas garantías ya no habrá dinero para muchas otras cosas; por qué no le dicen que del programa de becas para los alumnos talentosos pasamos de 11  mil millones a 4 mil, que les bajaron 62 por ciento del presupuesto; por qué no decirles a los maestros que ahora ya no tendrán dinero para su superación, para su desarrollo, para su progreso, porque del Programa de Desarrollo Profesional Docente pasamos de mil 700 a 454 millones, un 75 por ciento menos.

Por qué no decir también que precisamente ya no habrá escuelas mejores, nuevas, con mejores baños, con mejores instalaciones, porque este presupuesto se redujo nada más y nada menos que en un 99 por ciento; por qué no decirles que ya no habrá apoyo para las pequeñas empresas, para las micros que también sacaban a mucha gente de la pobreza, porque el presupuesto de 2 mil millones se convirtió en un presupuesto de 143 millones de pesos apenas, un 93 por ciento menos.

Por qué no decirles a los cientos de miles de trabajadores de México que a través del subsidio para la vivienda ya no van a poder tener,, quienes ganan menos de dos salarios mínimos, una vivienda nueva.

Por qué no decirle a todo el país, al mundo entero y a las organizaciones internacionales que ya este país no tendrá dinero para apoyar y para sacar adelante los temas del medio ambiente, porque el programa de calidad para el aire pasó de 5 mil millones a 333, disculpen 5 (inaudible), un 94 por ciento menos.

Y así pudiera decirles mil cosas, por qué no decirles a los habitantes de todos los municipios de México que el dinero el Fortasec fue disminuido en un 40 por ciento al pasar de 5 mil a 3 mil millones, dinero que ocupaban para las patrullas, pago de nóminas de los policías y muchas otras cosas más.

Concluyo. Por qué  no hablarle al pueblo de  México con la verdad, por qué no decirles que su programa y su ofensiva contra el combate a la corrupción no se ha recabado un solo peso; por qué no decirle que la eliminación de las exenciones fiscales no se ha traducido en una mayor recaudación; por qué señoras y señores, senadoras y senadores no hacemos un esfuerzo con la verdad y con la sensatez.

Concluyo, Presidenta. Porque este gobierno no tengo la menor duda que pasará a la historia como el gobierno más despensero, más que clientelar, más populista y más demagogo de la historia, porque este gobierno no pasará a la historia como el gobierno del progreso y del desarrollo que genere la riqueza y los impuestos que se derivan de ella para que éste y muchas otras garantías más puedan ser subsanadas con el dinero de todos.

Muchísimas gracias, Presidenta.

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *