Senador Marco Antonio Gama, al pronunciarse en contra del anteproyecto de dictamen de las comisiones unidas en materia de legalización de la mariguana

Intervención del senador Marco Antonio Gama Basarte, al pronunciarse en contra del anteproyecto de dictamen de las comisiones unidas de Justicia, de Salud y de Estudios Legislativos Segunda, con opinión de la Comisión de Seguridad Pública, por el que se expide la Ley para la Regulación del Cannabis y se reforman diversas disposiciones de la Ley General de Salud y del Código Penal Federal.

 

 


Gracias, senadora presidenta.

Nada más para poner en contexto, presidentes de las comisiones de Salud y de Justicia. En el proceso que acordamos en la última reunión, digo esto para cuestiones de tiempo, mencionaron el establecer primero una respuesta a la solicitud de la Corte en estos cinco puntos, nada más como referencia, ¿saber si las tenemos o no contenidas en el dictamen?

Y, por otro lado, también presentar la postura de la Presidencia la República, concretamente del presidente respecto del tema, no escuché que se comentarán al inicio, pero en la mejor disposición de que lo podemos escuchar posteriormente esta postura y la respuesta a la solicitud de la Corte,  que es lo que ha urgido en ese sentido la aprobación de este dictamen.

Quiero decirle también que, en nombre de la fracción del PAN, sí estamos de acuerdo en el uso de la cannabis en el ámbito de la salud, el uso medicinal, en la investigación, que queremos fortalecer esa parte, y creo que tenemos que empezar por ahí.

La propuesta concreta es fortalezcamos el uso medicinal de la marihuana y posteriormente discutamos a fondo el uso lúdico.

Desde nuestro punto de vista, legalizar la marihuana con fines recreativos podría generar un clima social más proclive a la comisión de conductas antisociales en los distintos rumbos de nuestro país.

Y es, además, sin duda, una falsa salida, si esa política no se aplica integralmente.

No existe, contrario a lo que han dicho aquí algunas de ustedes, no existe dato alguno, hoy, que demuestre la tesis de la reducción del crimen violento si se legaliza el consumo de la marihuana. No pudiendo de ninguna manera plantearse, por tanto, más allá y lo aceptamos de un nivel de hipótesis de trabajo.

En cualquier caso conviene no olvidar lo que la experiencia ha demostrado y es que el problema de las drogas es un asunto global, que necesita de políticas universales para su abordaje, como lo mencionó bien la senadora Ruiz Massieu, y de poco sirve que un país facilite la legalización si la política no es común, ni universal.

Por otro lado, en algunos de los comentarios que se han vertido, pensar que se podría apoyar a los productores agrícolas si se legaliza el consumo de marihuana es meramente una ilusión.

Sobre el desarrollo económico rural por el cultivo de marihuana, harían falta otras medidas más importantes de política agraria, desarrollo rural y de promoción social a través de programas macro y microsociales para lograr un desarrollo económico y social de las zonas productoras. En el contexto actual, de abandono al campo, eso suena francamente imposible.

Nuevamente quiero recalcar que nos oponemos al uso lúdico o recreativo del cannabis porque es una droga que afecta la salud humana y provoca adicción a quien la consume.

Y como integrante de la Comisión de Salud pues también contamos con compañeras médicas y compañeros médicos y les preguntaría, si me hicieron favor de contestarlo, ¿acaso no tiene efectos físicos en las personas que fuman la marihuana? Ojalá que nos puedan orientar en ese sentido, porque también me sorprende el que hace poco se aprobó un decreto presidencial para prohibir el uso del cigarro electrónico, y entre las consideraciones encuentro consideraciones en materia de salud, que afecta, no sé si afecte más el cigarro electrónico o el uso de la cannabis. Por favor, si nos pueden ilustrar al respecto.

Cuál sería el escenario que nos puede ocurrir si aprobamos el uso lúdico, recreativo, que el consumo de cannabis se convierta en un problema de salud pública, con el agravante de que nuestro sistema de salud presente actualmente serios rezagos, que se han agravado en el actual gobierno, por lo que sería difícil enfrentarlo de manera eficiente.

Tenemos serias dudas de la capacidad financiera, humana y material del actual gobierno federal para implementar las políticas públicas que se proponen en el dictamen para prevenir el consumo de la cannabis entre la población.

Hasta aquí mi comentario y mi manifestación en contra de esta aprobación.

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *