Senador Ismael García, en la discusión por el que se valida la idoneidad de María del Rosío Vargas Suárez, como consejera independiente de la CFE

Intervención intervención del senador Ismael García Cabeza de Vaca, al participar en la discusión de un dictamen de la Comisión de Energía, por el que se valida la idoneidad de María del Rosío Vargas Suárez, al cargo de consejera independiente del Consejo de Administración de la Comisión Federal de Electricidad, para el periodo que abarca desde su aprobación hasta el 16 de septiembre de 2024.

 

 

Con tu permiso, Presidenta.

A partir de la entrada de la actual administración central, fueron desgraciadamente canceladas las subastas para adquisición de energía por parte de la Comisión Federal de Electricidad; se cancelaron, en su modalidad de largo plazo, con las que se incentiva la instalación de plantas renovables, se trata de una gran herramienta para combatir el cambio climático, como también a mediano plazo para obtener mejores tarifas de generación de energía mediante ciclos combinados.

La CFE ha detenido todas las subastas hasta 2021 con el argumento de que planea un proyecto integral de transmisión y para fortalecer, para competir en el mercado.

También se canceló la licitación de la línea de transmisión de corriente directa, que iría de Oaxaca a Morelos, con la intención de enviar energía eólica al centro de nuestro país.

La cancelación de las subastas, sin duda, es un gran retroceso para el país, es necesario regular al sector privado para que sus empresas ya establecidas en México puedan generar la energía que el Estado puede generar ni a corto ni a mediano plazo, también las líneas de transmisión.

Parece que la CFE quiere acabar con las empresas que quieren producir energías limpias y baratas; la CFE está cancelando inversiones, generación de empleo, la disminución y la estabilización de las tarifas eléctricas y la soberanía energética de nuestra nación; está limitando que nuestro país sea uno de los principales destinos de inversión de energías renovables, al cancelar el esquema de subastas, y la lógica que a mayor volumen de energía eléctrica contratada por esta vía, mayor es el impacto positivo de las tarifas y, en consecuencia, en el bolsillo de los consumidores finales.

La CFE es el principal comprador y beneficiario en los precios bajos que se ofertan en las subastas, se trata de precios estables a largo plazo, al favorecer la generación de energía eléctrica con fuentes limpias, eólica, solar, geotérmica, de 2012 a 2018 se multiplicó por 7 la capacidad instalada de energías limpias en el país.

Se está dejando a un lado el enorme potencial que esto representa para la nación; la CFE ha tratado de detener toda operación e inversión en nuestro país, incluso de contratos ya firmados, ha intentado renegociar y anular cláusulas de gasoductos, como pasó en el tema del ducto Texas-Tuxpan, donde pues la buena noticia fue que cambiaron de opinión, no tanto por su capacidad y visión de futuro, sino por una muy amable carta que tomó a bien mandar el gobernador de Texas, Greg Abbott, donde le pide al gobierno central que deje de sabotear inversiones que benefician al país, pero también a Texas; casualmente, después de esa carta, el 27 de agosto, reactivaron este ducto de Texas a Tuxpan.

Es por ello que mi votó será en contra de poder poner a una candidata a modo, que pueda ceder a los caprichos del titular de la CFE, para poder seguir boicoteando las inversiones que tanto requiere nuestro país.

Es cuanto, secretaria.

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *