Senador Gustavo Madero Muñoz, para referirse a un dictamen de las Comisiones Unidas de Puntos Constitucionales

Intervención en tribuna del senador Gustavo Madero Muñoz, para referirse a un dictamen de las Comisiones Unidas de Puntos Constitucionales; y de Estudios Legislativos, Segunda, el que contiene proyecto de decreto por el que se reforma y adiciona el artículo 4o. de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

 

 

Muchas gracias, presidenta, con su venia.

Que nadie se quede atrás. Es un mandato de la agenda 2030, con 17 objetivos del desarrollo sustentable para evitar la desigualdad, la marginación y la exclusión, la discriminación. Firmado por todos los países, por todos los Estados miembros de la ONU, no por un partido político, no por un gobierno, por todos los Estados.

Sin duda, el seguimiento de esta Declaración Universal de los Derechos Humanos firmada a mediados del siglo pasado, es un gran logro civilizatorio que nos debe sentir muy orgullosos y esperanzadores como humanidad.

Y estos derechos se han venido ampliando, de tal manera que ya no sólo hay derechos políticos, económicos, sociales, culturales, el derecho a la alimentación, a la salud, a la vivienda, a la seguridad social.

Es importante recordar algo que pasa desapercibido, los derechos humanos pueden ser violados por los gobiernos, por los Estados, y por eso lo que llamamos con frecuencia grupos vulnerables en realidad son grupos vulnerados, porque son vulnerador por el sistema, por los gobiernos.

Las personas con discapacidad son vulnerados sus derechos cuando no se les garantiza la accesibilidad, la inclusión, las oportunidades.

Y este reconocimiento nos lleva a ver los derechos y los apoyos no con una visión asistencialista, sino realmente con una visión de derechos propios del ser humano.

Y ahí es donde queremos llegar y avanzar. Las personas con discapacidad en México –ahorita  estaban hablando de que se va a incluir en el artículo 4° los apoyos a las personas con discapacidad– pues sí, pero garantícenselos a través de un censo.

¿Saben cuántas personas con discapacidad hay en México? Pues el censo dice que es el 6 por ciento de la población y curiosamente todos los países del mundo andan arriba del 12 por ciento de la población. Esto quiere decir que hay más de 15 millones de mexicanas y mexicanos que tienen alguna vulnerabilidad, alguna discapacidad.

Y el programa de apoyos, de transferencias a personas con discapacidad sólo se le da a menos de un millón de personas. Entonces, no engañemos a la gente, no generemos algo que no vayan a poder cumplir, porque esto sí es violentar los derechos y la dignidad de las personas.

Los adultos mayores, las personas con discapacidad, las personas en situación de migrantes, jornaleros agrícolas, población indígena, afroamericanos, todos deben ser sujetos sociales prioritarios para el Estado mexicano, pero deben serlo no sólo en la expresión de un deseo, sino en la asignación proporcional de recursos para que se cumplan.

Los derechos humanos se garantizan cuando hay transparencia, rendición de cuentas, cuando hay medición y evaluación de impacto, cuando realmente hay un aumento en las capacidades, no como cuando las becas del bienestar, sembrando vida o cancelando los derechos, como cuando se cancelan las guarderías o los refugios para las mujeres en situación de violencia.

Hay demagogia y hay populismo cuando se otorgan de manera opaca, discrecional, sin la participación de los ciudadanos como destinatarios, como sujetos sociales prioritarios, como sujetos de su propia historia y no como una visión paternalista, clientelar, corporativista.

Cuando se gasta el presupuesto federal en monumentos a los egos presidenciales, en vez de cubrir los apoyos a las personas con discapacidad, es cuando se está haciendo demagogia.

Yo voto a favor de garantizar los apoyos a los adultos mayores, a las personas con alguna discapacidad, pero estaré en contra siempre de su promoción partidista y de su utilización clientelar, y no como un derecho que les asiste a todas las personas y grupos vulnerables.

Lucharemos por la renta básica universal, que forma parte de nuestra plataforma política para que en realidad en México nadie, nadie se quede atrás.

Es cuanto, presidenta. Muchas gracias

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *