Senador Roberto Juan Moya Clemente, al presentar una iniciativa que reforma la Ley de la Propiedad Industrial

Intervención del senador Roberto Juan Moya Clemente, al presentar una iniciativa que reforma las fracciones III y IV y que adiciona una fracción V al artículo 165 de la Ley de la Propiedad Industrial.

 

 

Muy buenas tardes a todas y a todos, estimadas Senadoras y Senadores amigos.

La iniciativa con proyecto de decreto que el día de hoy me es grato compartir con ustedes pretende conceder a los Senadores y a los Diputados integrantes el Honorable Congreso de la Unión la facultad de solicitar al Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial que proceda a emitir la declaración de protección de una denominación de origen o de una indicación geográfica; es decir, regular la facultad de solicitar a la autoridad rectora en la materia para que proteja el nombre de una zona geográfica u otra denominación conocida, por hacer referencia a la citada zona, que sirva para designar un producto como originario de la misma.

Lo anterior se propone ya que dicha facultad actualmente se concede a las personas físicas o morales que se dediquen a la extracción, producción o elaboración del producto que se pretenda amparar; a las cámaras o asociaciones de fabricantes o productores vinculados con el producto por proteger; a las dependencias o entidades del gobierno federal y a los gobiernos de los estados en cuyo territorio se produzca o elabore el producto por amparar. Es decir, además de los entes citados, esa facultad debe recaer también en los integrantes de las Cámaras del Poder Legislativo Federal, ya que nosotros tenemos en muchos casos el conocimiento pleno de lo que sucede y acontece al interior de nuestros estados y municipios.

Por nuestra función, conocemos a detalle y a fondo los productos, las usanzas, la gastronomía, el entorno; en fin, conocemos el vivir cotidiano en nuestras demarcaciones.

Como legisladores federales, conocemos también los factores naturales y los factores humanos de nuestras zonas. Como factores naturales conocemos el suelo, la temperatura, la humedad, la altitud, el clima. Como factores humanos conocemos las tradiciones y costumbres, la especialización en un determinado arte u oficio y la actualización de procesos especiales.

Lo anterior, además, nos lleva a que los Senadores y Diputados Federales podamos convertirnos, a la vez de protectores, en los mejores promotores y generadores de turismo y cultura en nuestros estados y municipios.

El conocimiento de las regiones es la pieza angular y fundamental que se necesita para estar en posibilidad de solicitar al Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, tanto la protección de las denominaciones de origen, como la protección de las indicaciones geográficas.

Claro ejemplo tuvimos cuando presentamos aquí, y se aprobó la Ley para Proteger el Origen de los Diseños de Nuestros Artesanos, se aprobó la ley, pero hoy tiene que proceder un proceso burocrático administrativo.

Si esto pasara adelante o se aprobara, nosotros lo podríamos hacer de manera directa y no depender de una entidad distinta a la nuestra.

Las denominaciones de origen y las indicaciones geográficas son figuras jurídicas de la propiedad industrial que se ha regulado a lo largo del tiempo y se encuentran contempladas en diversos acuerdos internacionales.

Como ejemplo, y sin ser exhaustivo, el Convenio de París para la Protección de la Propiedad Industrial; el Arreglo de Madrid, relativo a la represión de las indicaciones de procedencias falsas o engañosas de los productos; el Arreglo de Lisboa, relativo a la protección de las denominaciones de origen y su registro internacional; el Acta de Ginebra, del arreglo relativo a las denominaciones de origen y a las indicaciones geográficas, y muchos otros acuerdos sobre los aspectos de los derechos de propiedad intelectual relacionados con el comercio.

Como podemos ver, derivado de la importancia que representan las figuras que contemplan en la presente iniciativa, la regulación de las mismas se sigue fortaleciendo y actualizando de manera constante y permanente.

Además, resulta muy importante mencionar que con la presente iniciativa a las Cámaras del Poder Legislativo Federal no se les consagran derechos o potestades especiales en cuanto a la solicitud de protección de las denominaciones de origen o de las indicaciones geográficas, sólo se les concede la facultad para que, una vez que cumplan con los mismos requisitos de los demás entes contemplados en el artículo 165 de la ley toral, dichas cámaras puedan solicitar el inicio del procedimiento, destinado a llevar a cabo la protección de las denominaciones de origen y de las indicaciones geográficas.

Hay muchos ejemplos de denominaciones e indicaciones que son populares, denominaciones como el tequila, la talavera, el café de Veracruz; denominaciones de origen, como queso Chihuahua, sal de Colima; indicaciones geográficas en estudio hoy, como manzana de Zacatlán, pulque de Hidalgo, mezcal de Oaxaca, chile poblano.

Es decir, hay muchas de estas denominaciones e indicadores que están corriendo un proceso que puede ser tortuoso y muy burocrático. Si nosotros lo hiciéramos de manera directa quizá seríamos más eficaces y eficientes en poder promover este tipo de denominaciones de nuestras entidades.

Finalmente, les quiero decir que valdría la pena que nos dediquemos a analizar con cuidado esto en una comisión, porque conlleva, además de lo ya platicado, la posibilidad de un mayor desarrollo económico, turístico y social para nuestras propias entidades.

Muchísimas gracias por su atención.

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *