Senador Gustavo Madero Muñoz, al presentar un dictamen de las comisiones unidas de Economía y de Estudios Legislativos

Intervención del senador Gustavo Madero Muñoz, al presentar un dictamen de las comisiones unidas de Economía y de Estudios Legislativos, que reforma la fracción III del artículo 7, el primer párrafo del artículo 35 y el primer párrafo del artículo 36, todos de la Ley Federal para el Fomento de la Microindustria y la Actividad Artesanal.

 

 

Con el permiso de la Presidencia.

Honorable Asamblea.

A nombre de la Comisión de Economía vengo a presentar el dictamen con proyecto de decreto por el que se reforman diversas disposiciones de la Ley Federal para el Fomento de la Microindustria y la Actividad Artesanal.

Este dictamen tiene su origen en una iniciativa presentada por el Senador Raúl Bolaños Cacho Cué, del grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista de México.

Esta reforma se fundamenta en que el Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías, Fonart, establece que una artesanía es un bien que contiene identidad cultural comunitaria, cuya elaboración requiere de procesos manuales auxiliados por instrumentos rudimentarios y algunos instrumentos mecánicos que facilitan su producción, además de que su fabricación se sustenta en materias primas transformadas, obtenidas de la región donde habitan sus artesanos.

Basta ver que la Secretaría de Cultura ha publicado un mapa del panorama de las artesanías en México, el cual refleja que en todas las entidades federativas se registra la presencia de la actividad artesanal.

Por ejemplo, las piezas de cobre de Santa Clara del Cobre, en Michoacán.

Las piezas de cerámica de Juan Mata Ortiz, en el estado de Chihuahua.

Los alebrijes de San Martín Tilcajete o las piezas de cerámica de barro negro de San Bartolo Coyotepec, ambos del estado de Oaxaca.

Por otro lado, según datos del Inegi, en el 2012 se estimó que cerca de 12 millones de personas se dedican a la producción de artesanías de las cuales sólo 4 millones de personas estaban registradas en el Fonart.

Asimismo, el sector representa 123 millones de pesos. En este sentido, los artesanos enfrentan con dificultades como la penetración en el mercado de los souvenirs, productos manufacturados, costos de materias primas y falta de capital, entre otros.

Es de destacar que los artesanos son quienes mantienen la vida cultural y las tradiciones regionales del territorio nacional.

No resulta extraño, entonces, que en México existen en promedio 62 grupos étnicos, los cuales tienen características culturales para la producción de las artesanías.

Por otro lado, las artesanías mexicanas han sido bien recibidas en el mercado internacional, los principales destinos de la exportación son Australia, Alemania, Canadá, Colombia, Estados Unidos e Italia, cuya demanda se basa en productos hecho a base de plata, de ónix, barro y de talavera, madera, cerámica, textiles y cuadros con temáticas prehispánicas.

Por todo lo anterior y dada la importancia que el sector artesanal tiene para nuestro país, se actualizó el artículo 7° de la ley en comento y se modificó la fracción III del mismo artículo para que se elaboren programas de difusión, gestión, formación y capacitación empresarial y artesanal, así como de servicios de extensionismo para identificar y resolver los problemas relacionados con la organización, producción y mercado de las microindustrias y de los artesanos.

Finalmente, se moderniza el artículo 36 de esta ley para incluir a la Comisión Intersecretarial de Fomento a la Microindustria, al Banco del Bienestar y el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas.

Es por ello, compañeras y compañeros Senadores, que solicitamos su apoyo para la aprobación del presente dictamen que sin duda es en bien de las y los artesanos de nuestro país.

Es cuanto, Presidente.

Muchas gracias.

ooOoo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *