Presenta Víctor Fuentes iniciativa de ley “con mis hijos no te metas”

  • El Estado no puede obligar actividades curriculares o extracurriculares en contra de la opinión ideológica de los padres, indicó

 El senador Víctor Fuentes Solís presentó una iniciativa para reformar la Ley General de Educación con el objetivo de que los padres cuenten con un mecanismo para autorizar o no la impartición de cualquier conocimiento que no esté de acuerdo con sus convicciones ideológicas.

La propuesta que el senador panista denominó “Con mis hijas y mis hijos no te metas”, pretende que los padres de familia sean los que decidan bajo qué convicciones ideológicas se eduquen a los menores de edad, ya que dijo, el Estado no puede atentar contra el interés superior de los menores.

“Es importante que los legisladores entendamos el derecho preferente y preponderante que tienen los padres a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos. Este derecho de los padres es un derecho humano, inalienable, imprescriptible y tampoco es negociable con el Estado.

“El Estado no puede obligar a nuestros hijos e hijas a participar en aquellas actividades curriculares o extracurriculares en contra de nuestras convicciones ideológicas y debe garantizar que los padres puedan ejercer su derecho humano para que las niñas y los niños accedan a una educación sustentada en principios científicos y no en principios ideológicos”, señaló desde la tribuna del Senado de la República.

Explicó que el PIN parental es una solicitud escrita que va dirigida a los directores de los centros educativos en la que los padres piden que les informen previamente sobre cualquier materia, charla, taller o actividad que vaya en contra de sus convicciones ideológicas.

“De tal forma que los progenitores, a través de una autorización expresa, puedan dar su consentimiento para que sus hijas e hijos reciban contenidos para los cuales no están aptos de recibir o son contrarios a sus convicciones ideológicas”, apuntó.

La iniciativa del senador Fuentes Solís adiciona una fracción XII al artículo 128 de la Ley General de Educación en el capítulo sobre la participación de madres y padres de familia o tutores, y fue turnada a las comisiones de Educación y de Estudios Legislativos Segunda para su análisis y dictaminación.

ooOoo

Comunicado de la oficina del senador Víctor Fuentes Solís

 

Intervención en tribuna del senador Víctor Oswaldo Fuentes Solís, para presentar iniciativa con proyecto de decreto por el que se adiciona una fracción XII del artículo 128 de la Ley General de Educación.

Muchas gracias, Presidenta.

Con su permiso.

Compañeras Senadoras, compañeros Senadores.

Y todo lo que se encuentra entre unos y otros.

Gracias por su atención.

Quiero comenzar comentando, a quienes nos ven, nos escuchan, yo abría ahorita la señal del Facebook, aquí le mando saludos a la gente de Nuevo León, comentándoles que deben los ciudadanos de Nuevo León y de México estar bastante más atentos a dónde y qué hacen sus Senadores, porque evidentemente ahorita aquí en el Pleno de la Cámara de Senadores, la alta tribuna del país, no hay quórum.

Evidentemente aquí en el Pleno hay una gran desatención hacia el acto de representación que moral, ética, constitucionalmente tenemos que realizar.

Valdría la pena, Presidenta, en virtud que no empezamos nunca a las 11:00, en virtud que difícilmente sostenemos el quórum en una sesión, analizar si los Senadores de todo el país tenemos que venir aquí a la Ciudad de México todas las semanas, tal vez podamos estar en una plataforma, ahora digital, realizando esta sesión simultáneamente, votando, platicando, viéndonos y no estar llevando a cabo estas sesiones que a la mayoría de los Senadores les importa verdadera y auténticamente un comino, lo que estamos viendo aquí.

Entrando en materia, en el marco del Día de la Familia, que vamos a celebrar el próximo domingo, acudo a esta tribuna a presentar la siguiente iniciativa de ley y lo hago por mis hijos, por mi hija Damiana, por mi hijo Víctor, y por todos aquellos quienes tienen la fortuna, la dicha, el honor, de ser padres de familia.

Mi única intención es precisamente que los padres de familia conservemos en todo momento la capacidad, la oportunidad y el deber de decidir sobre la educación que queremos para nuestros hijos. El pin parental es precisamente una solicitud escrita que va dirigida a los directores de los centros educativos, en la cual se pide a los padres de familia breve información a través de una autorización expresa sobre cualquier materia, charla, taller o actividad que vaya en contra de nuestras convicciones ideológicas, de tal forma que los progenitores, sus padres, podamos dar el consentimiento pleno para que nuestros hijos o nuestras hijas asistan o no a recibir esa información de carácter estrictamente religioso e ideológico.

La Real Academia de la Lengua define a la verdad como el juicio o preposición que no puede negarse racionalmente. Para poner un ejemplo, dos más dos es cuatro. Yo creo que nadie en el mundo tiene la más mínima duda que ese es el resultado, sin embargo, el diccionario Oxford en el 2015 definió a la posverdad como aquello que subjetivamente se siente que es verdad, “yo creo que es mejor el helado de fresa”, algunos pensarán que es de vainilla, otros que es de chocolate, pero al final de cuentas no hay una definición exacta y cierta, sino va con el gusto de cada quien.

El Estado no puede atentar contra el interés superior de los menores impidiéndoles contenidos o imponiéndoles, a su vez, para los cuales no sean aptos de recibir y más si son contrarias a las convicciones ideológicas, por lo que es constitucional, legal y legítimo que los padres tengan en todo momento la posibilidad de oponerse a que sus hijos reciban ese tipo de contenidos.

Adicionalmente, deben estar plenamente informados sobre los contenidos educativos que puedan controvertir sus convicciones personales.

Es importante que los legisladores, los Senadores, los Diputados, entendamos el derecho preferente y preponderante que tenemos como padres de familia sobre el derecho de escoger el tipo de educación que habrá de impartírsele a nuestros hijos. Este derecho de los padres de escoger es un derecho humano, inalienable, imprescriptible y tampoco es negociable para el Estado.

El Estado, a su vez, debe garantizar en todo momento las alternativas para que nosotros, los padres de familia, podamos ejercer ese derecho humano en plena libertad, para que nuestras niñas y nuestros niños accedan a una educación sustentada en principios científicos y no en principios ideológicos promovidos desde el Estado, como lo pretende hacer el gobierno de izquierda de Andrés Manuel López Obrador.

Los padres de familia tenemos la posibilidad de elegir el tipo de educación que nuestros hijos pueden recibir y nunca el Estado puede obligar a nuestros hijos a participar en aquellas actividades extracurriculares que actúen en contra de nuestras convicciones ideológicas.

Por eso debemos apostarle a la verdad, el acceso a la verdad posibilita en todo momento y en cualquier circunstancia la libertad humana, la libertad de pensamiento y la libertad de acción, mientras que la posverdad impone acciones y cualquier imposición siempre será en perjuicio de cualquier modelo democrático, como el que ayer analizábamos en el foro a que nos convocó el Senador Monreal, en el cual estuve ahí siempre muy atento. Y la libertad de educación, así lo comentaron diferentes expositores, es un principio elemental para la vida democrática de este país y de cualquier otro. Cualquier imposición siempre será en perjuicio.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos, el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos, el Pacto Internacional de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales, la Convención sobre Derechos Humanos y la Ley General de Niños, Niñas y Adolescentes, prevén, en todo momento y en toda circunstancia, que los padres tenemos el derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a nuestros hijos de acuerdo a nuestras convicciones ideológicas y religiosas. Esa es la verdad.

Con mis hijos, como cualquier padre de familia; el Estado, la izquierda, Andrés Manuel, Morena, no puede ni debe meterse.

Por su atención, muchísimas gracias.

 

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *