Busca Martha Márquez implementar alertas por desabasto de medicamentos

  • Urge garantizar suministro de medicamentos de calidad para la población más vulnerable
  • La iniciativa busca facultar a la Cofepris para que notifique a la Secretaría de Salud los casos de desabasto que se presenten a nivel nacional

Ante la crisis por desabasto de medicamentos que enfrenta el sector salud, la senadora Martha Cecilia Márquez Alvarado presentó ante el Pleno del Senado una iniciativa que busca facultar a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) para que notifique a la Secretaría de Salud sobre posible desabasto de medicinas.

“Allá afuera hay muchas personas cuya vida depende de su medicamento, aplazar su tratamiento conlleva a poner en riesgo su vida. Hasta el momento ningún órgano tiene la facultad jurídica de notificar sobre desabasto, por esto la importancia de esta iniciativa”, expresó.

Al hacer uso de la tribuna, Márquez Alvarado señaló que la finalidad es que a través de estas alertas se tomen acciones inmediatas y con los cuidados sanitarios necesarios, ya que dijo: “ante el recién desabasto el Gobierno federal abrió la posibilidad de importar medicamentos sin tener inspección sanitaria, lo cual pone en riesgo la salud de millones de pacientes”.

Añadió que dichos avisos se implementarán como mecanismo de prevención, pues la Cofepris tendrá que alertar sobre las cantidades que se tienen de medicamentos y el tiempo de duración, obligando a las autoridades facultadas a que garanticen la medicina de forma oportuna y suficiente.

Asimismo, la legisladora federal hizo un llamado a los titulares de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, de la Secretaría de Salud y de la Cofepris para que juntos implementen soluciones como éstas.

Finalmente, urgió a dar celeridad a la dictaminación de iniciativas para atender el desabasto, pues indicó que lo más importante es que no se siga poniendo en riesgo la vida de la población, principalmente de las niñas y los niños con cáncer.

La iniciativa que plantea adicionar una fracción II Bis al artículo 17 Bis y se agrega un nuevo párrafo al artículo 28 de la Ley General de Salud, fue turnada a las comisiones unidas de Salud y a la de Estudios Legislativos Segunda, para su análisis y dictaminación.

ooOoo

Comunicado de la oficina de la senadora Martha Cecilia Márquez Alvarado

 

Intervención de la senadora Martha Cecilia Márquez Alvarado, al presentar una iniciativa que adiciona una fracción II Bis al artículo 17 Bis y se agrega un nuevo párrafo al artículo 28 de la Ley General de Salud.

 

 

Con su permiso, presidenta.

El día de ayer vimos circular de manera sumamente lamentable, un video circulado por Reforma, donde el subsecretario de Salud, Hugo López Gatell, da muestra de una gran falta de sensibilidad ante esta crisis de salud que hoy vive nuestro país. Él dice que son cinco los papás de niños con cáncer, que no importa, que son cinco y que quién sabe si sean papás de niños con cáncer.

Me parece totalmente lamentable ese video y, ¿qué le respondemos? Dice que detrás de esos movimientos hay legisladores y hay partidos políticos.

¿Y qué esperaba? Que cuando los papás de niños con cáncer se manifiesten en el Senado, en la Cámara de Diputados, en la Secretaría de Salud, en la Secretaría de Gobernación y son ignorados, que los ignorados no los escuchemos. Está totalmente equivocado.

Y aquí está una más de las propuestas para tratar de mejorar, tratar de remediar la problemática que hoy existe en materia de salud.

Desde inicios de esta legislatura se ha debatido y discutido sobre los posibles, las posibles perfecciones que necesita el marco jurídico en materia de salud, para generar certidumbre en este sector y garantizar la atención y los servicios en todos los niveles.

El descontento social es comprensible, allá afuera existen muchas personas cuya vida depende de su medicamento; aplazar su tratamiento conlleva a poner en riesgo su salud y su vida misma.

Ante las manifestaciones que se han llevado a cabo por diferentes sectores de la población, incluidos principalmente los papás de niños con cáncer, el gobierno federal no logra mesas de diálogo concretas y se ha dedicado, exclusivamente, a desmeritar y a difamar dicho movimiento en lugar de proponer soluciones que coadyuven al abastecimiento de medicinas.

De acuerdo con un estudio realizado por el Instituto Mexicano para la Competitividad, titulado: “Pequeños pasos para transformar el sistema de salud”, dio como resultado que México es el segundo país de la OCDE con el mayor porcentaje de gasto de bolsillo en salud, no gubernamental, de bolsillo.

Este gasto, principalmente dirigido a enfermedades crónicas condiciona que una familia pueda caer en pobreza. Además, el ingreso que destinan los hogares afectados por alguna enfermedad crónica, equivale a 7.3 veces el presupuesto de la UNAM.

Con esto podemos afirmar que con las nuevas modificaciones en el sector salud, los pacientes no son el centro de la reforma ni del sistema, no existe instancia en la que los pacientes puedan empoderarse. Pero, sobre todo, deja de lado la prevención de la salud, ya que muchos padecimientos se siguen incrementando.

Para darnos una idea de esto, tan solo en el 2016 se diagnosticaron 6.7 millones de mexicanos con diabetes, lo que equivale al 9 % de la población.

A inicio de este año circuló un oficio de la Oficialía Mayor de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público en donde se solicitaba la compra de medicamentos y en donde se aclaraba que las instituciones de salud en los estados debían de hacerse cargo por sus propios medios para garantizar dicho abasto, pero lo más preocupante es el acuerdo entre el gobierno federal, a través de la Secretaría de Salud y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, mediante el cual han abierto la posibilidad de que se importen medicamentos al país, sin tener una inspección sanitaria por parte de la Cofepris, lo cual pone en riesgo la salud de millones de personas en todo el territorio nacional.

Por otra parte, la Comisión de Salubridad General es la que se encarga de establecer los insumos en materia de salud con los que contará el país, los cuales se registran en el Compendio Nacional de Insumos para la Salud.

Sin embargo, no hay hasta el momento ningún órgano al que se le atribuya la facultad jurídica para que alguien sea responsable de notificar sobre un posible desabasto de medicamentos.

Es por ello que la presente iniciativa tiene la intención de que sea la Cofepris, basada en el Compendio Nacional de Insumos para la Salud, quien notifique a la Secretaría de Salud sobre el desabasto.

Si esta iniciativa estuviera aprobada, hoy la Cofepris estaría notificando a la Secretaría de Salud que hay desbasto en el país.

Es cuanto, senadoras y senadores.

Si le damos esta facultad a la Cofepris, puede ser que para el próximo año podamos tener unas mejores condiciones en materia de salud.

Es cuanto, muchas gracias.

–000–

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *